El duelo desde la Neuropsicología

El duelo desde la Neuropsicología

¿Qué es el duelo?

El duelo es un conjunto de reacciones de tipo físico, emocional y social, que tiene lugar por el fallecimiento de una persona próxima, y que pueden oscilar desde un sentimiento transitorio de tristeza hasta una desolación completa, que en algunos casos puede durar desde algunos años a toda la vida.

Las manifestaciones del duelo pueden ser en forma de síntomas somáticos como pérdida de apetito, insomnio, dolor, etc., y psicológicos, como pena. También pueden aparecer sentimientos de culpa, por no haber cumplido lo posible para evitar el fallecimiento, o por no haber hecho al fallecido lo suficientemente feliz en vida a alguien con quien mantenía una relación cercana [2, 3, 4].

¿Cuáles son los síntomas con los que lo podemos relacionar?

Algunos de los síntomas que suelen aparecer son: anhelo/añoranza persistente del fallecido. En niños pequeños, la añoranza puede expresarse mediante el juego y el comportamiento, incluyendo comportamientos que reflejan la separación y también el reencuentro con un cuidador u otra figura de apego; pena y malestar emocional intensos en respuesta a la muerte; preocupación en relación al fallecido; preocupación acerca de las circunstancias de la muerte; importante dificultad para aceptar la muerte; anestesia emocional en relación a la perdida; dificultades para rememorar de manera positiva al fallecido; evitación excesiva de los recuerdos de la perdida; alteración social/de la identidad; deseos de morir para poder estar con el fallecido; dificultades para confiar en otras personas desde el fallecimiento; sentimientos de soledad o desapego de otros individuos desde la muerte [2,3,4].

La reacción de duelo es desproporcionada o inconsistente con las normas culturales, religiosas, o apropiadas a su edad [4].

Fases en el proceso del duelo

Las primeras reacciones no señalan necesariamente la evolución del duelo. Hay individuos que al principio tienen una leve respuesta emocional y sin embargo más tarde el duelo se cronifica, pero sin embargo, otras personas expresan un intenso sufrimiento inicial, y luego superan el duelo más fácilmente [2,4].

Fases del duelo según Bowlby (1961)

La fase 1, “fase de shock”, es la fase más temprana y se produce una intensa desesperación, se caracteriza por el aturdimiento, cólera, negación y la no aceptación del duelo. Su duración puede ser de un momento o de varios días [2,4].

La fase 2, “fase de anhelo y búsqueda”, es un periodo donde se tiene un intenso recuerdo y de búsqueda de la persona fallecida, se caracteriza por inquietud física y pensamiento recurrentes sobre el fallecido. Puede durar de varios meses hasta años de una manera atenuada [2,4].

La fase 3, “fase de desorganización y desesperanza”, en esta fase la realidad de la pérdida comienza a establecerse, la sensación de no poder evitar los acontecimientos está presente y la persona en duelo parece apática e indiferente, puede padecer insomnio, tener pérdida de peso y sensación de que su vida ha perdido sentido. La persona en duelo revive continuamente los recuerdos de la persona que ha fallecido [2,4].

La fase 4, “fase de reorganización”, es una etapa en la que comienzan a remitir los aspectos más dolorosos del duelo y el individuo comienza a experimentar la sensación de reincorporarse a su vida, en esta fase se tiene el recuerdo del fallecido con una sensación de alegría y tristeza y se internaliza la imagen de la persona perdida [2,4].



Tipos de duelo 

Se puede distinguir entre diferentes tipos de duelo como son:

  • Duelo patológico o complicado: es el conocido duelo anormal. En este tipo de duelo se intensifican las reacciones hasta que la persona se encuentra desbordada, recurre a conductas desadaptativas o permanece estancado en el proceso de duelo sin llegar a su resolución [3,4].
  • Duelo anticipado: el proceso de duelo comienza un tiempo antes del momento en el que se produce la muerte. Cuando se emite un mal pronóstico del paciente, se provoca en el familiar un estado de tristeza y una adaptación más o menos consciente a la nueva situación que tendrá lugar [3,4].
  • Duelo inhibido o negado: se niega la expresión del duelo ya que la persona no afronta la realidad de la pérdida. Puede aparecer una falsa euforia [3,4].
  • Duelo agudo: este tipo de duelo dura semanas o meses, tiempo en el que la persona tiene pensamientos de negación y no acepta emocionalmente la muerte aunque conscientemente si la pueda reconocer. Se caracteriza por bloqueo emocional, parálisis psicológica y sensación de aturdimiento e incredulidad ante lo que se está viviendo [3,4]. Duelo crónico: el duelo crónico se encuentra dentro de las variantes del duelo patológico, este tiene lugar cuando la duración es excesivamente prolongada o permanente. Se suele dar en personas con una relación previa de fuerte dependencia con el fallecido [3,4].

Repercusiones del duelo a nivel familiar, laboral y social

Las relaciones familiares que fueron gratificantes antes del duelo podrían pasar a ser tensas después de la pérdida. Tras un duelo traumático, la mayoría de las personas notan un cambio dramático en la atmósfera del hogar [4].

También, las personas en duelo traumático al regresar al trabajo pueden enfrentarse con serias dificultades de concentración y memoria, lo que reduce su capacidad de funcionamiento. Los cambios fisiológicos pueden conducir a problemas de demora, asistencia y productividad [4].

Además, los afectados por la pérdida rara vez reciben un apoyo afectivo. La situación puede ser especialmente difícil si el fallecido era una importante fuente de apoyo social para el afectado. Además, muchas personas tienen una fuerte tendencia a retraerse socialmente después de la tragedia, acortando de ese modo las relaciones sociales [4].

Bases biológicas del duelo patológico

Se considera que el trastorno por estrés postraumático contribuye de forma especial al desarrollo del duelo patológico al suprimir la función de la corteza prefrontal medial y de la corteza cingulada anterior, las cuales actúan facilitando el proceso de duelo normal [1,4].

Según diferentes estudios, una variedad de trastornos mentales, como la depresión, el TEPT y otros trastornos de ansiedad, coexisten en individuos afligidos por un duelo complicado. Los hallazgos en imagen funcional verifican las similitudes en estos tipos de patologías, hallando que la amígdala, responsable de procesar el miedo y la ansiedad, se activa al procesar los estímulos negativos tras el TEPT [1,4].

Por otra parte, se encontró una menor activación de la corteza prefrontal medial, la corteza cingulada anterior y el tálamo en pacientes con TEPT comparados con pacientes sin el trastorno [4].

Otros estudios sobre la función cerebral del dolor emocional han encontrado que en sujetos con una condición cercana al duelo patológico, también se indicó una elevada actividad de la amígdala, al igual que en el TEPT, responsable no solo de los sentimientos de miedo sino también de las situaciones de angustia [4].

Amígdala y corteza cingulada

En otro estudio se indica que la conectividad funcional de la amígdala y la corteza cingulada anterior derecha tuvieron una correlación negativa con el grado de tristeza. La CCAd y la corteza prefrontal juegan un papel importante en la regulación de las emociones utilizando la estrategia de la reevaluación cognitiva. Por lo tanto, se supone que la activación de la CCAd en la fase aguda del duelo contribuye a llevar un duelo normal, por lo que la baja activación de la CCAd en la etapa inicial de la pérdida familiar que ha resultado traumática produce una disfunción de la regulación de las emociones, lo que lleva a no desarrollar un duelo normal [4].

Áreas implicadas en el estrés

Las áreas o estructuras cerebrales implicadas en el estrés y, por lo tanto, en esta patología son el hipocampo, la amígdala y el córtex prefrontal medial. El hipocampo es un área cerebral implicada en el aprendizaje y en la memoria, especialmente sensible al estrés. Su función es básica para la respuesta a las situaciones estresantes. Esta estructura es la encargada de buscar la huella mnémica en la que se va a basar la respuesta ante un reto [4].

Duelo patológico

En cuanto a los estudios focalizados en los correlatos neurobiológicos del duelo patológico, éstos sugieren que pueden existir alteraciones en las estructuras hipocámpicas, amigdalares y del córtex prefrontal medial, como consecuencia del trauma y que serían las responsables de la sintomatología y de su carácter patológico. Tras los hallazgos experimentales sobre el cerebro, se puede presuponer que no siempre tiene que haber una lesión en las estructuras mencionadas para que aparezcan síntomas de los síndromes que venimos comentando, sino que sería suficiente con que se haya establecido una huella mnénica potente que impida que pueda ser desplazada con facilidad, sobre todo si es reforzada con estímulos reiterativos, como es en el caso del duelo [4].

Referencias bibliográficas

  1. Bados, A., Greco, A. y Toribio, L. (2012). Experiencias traumáticas y trastorno por estrés postraumático en universitarios españoles. Anales de psicología, 28(2), 387-396.
  2. Barreto, P., Yi, P., Soler, C., Martínez, E., Fombuena, M., Aldana, C. y Espinar V. (2008). Factores protectores del duelo complicado. IV Congreso de la Asociación Latinoamericana de Cuidados Paliativos, 29-31.
  3. Fernandez-Alcántara, M., Pérez-Marfil, M., Catena-Martínez, A., Pérez-García, M. y Cruz-Quintana, F. (2016). Influencia de la psicopatología emocional y el tipo de pérdida en la intensidad de los síntomas de duelo. Revista Iberoamericana de Psicología y Salud, 7(1), 15-24.
  4. Marín Arcos, M. (2016). Correlatos neurobiológicos del proceso de duelo patológico o traumático. Jaén: Universidad de Jaén.
Sandra Rodríguez Chinea

Sandra Rodríguez Chinea

Trabajadora social. Grado en Psicología.

lteraciones visuales relacionadas con el tamaño de los objetos

Alteraciones visuales relacionadas con el tamaño de los objetos

Introducción

Gracias al sentido de la visión, nuestros ojos nos permiten captar la información de todo cuanto nos rodea salvo que exista algún problema relacionado con este sentido. Todo lo que pueda caer dentro del campo de visión del ser vivo en cuestión y ser visto por éste, será visto de una forma u otra en función del sistema visual que posea.

No todas las especies animales poseen visión y tampoco todas las especies animales ven de la misma forma su entorno, ya que la configuración de sus diferentes sistemas y órganos relacionados con la visión presentan diferencias claras.

A mayores, en el caso de la especie humana, el sistema visual puede presentar anormalidades en su funcionamiento y hacer que los objetos no se muevan o que incluso varíen de tamaño (mayor o menor) a como son en la realidad. Incluso es posible percibir cosas que no existen [3, 5].

La visión humana

El ojo es uno de los órganos más complejos que se dan en la naturaleza y, como se ha mencionado anteriormente, permite al organismo contemplar con mayor o menor precisión el entorno. El ojo humano presenta una serie de características que se mencionarán brevemente para poder ahondar en el fenómeno de las alteraciones relacionadas con el cambio de tamaño de los objetos que perciben.

Componentes

Los componentes del ojo son los siguientes: globo ocular como estructura que consta de otras estructuras del ojo, córnea como envoltura de dicho globo, iris como estructura que regula el tamaño de la pupila, pupila como ventana de entrada de la luz al ojo, cristalino como estructura con forma de espejo, humores acuoso y vítreo como sustento y relleno del interior del globo ocular y retina como estructura neuronal que capta la luz del entorno para llevar la información visual y que el sujeto pueda actuar en consecuencia.

La retina posee un conjunto de células receptoras que son importantes para analizar la información de los objetos, y es necesario pararse un poco en ellas para poder abordar el tema de cómo se ven los objetos: Los conos y los bastones. Los conos son unos receptores que reciben su nombre de la forma que poseen y se reparten por el centro de la retina, el cual es conocido como fóvea; se encarga de la visión específica del color (existen tres tipos de conos que recogen diferentes longitudes de onda) y de la visión precisa. Los bastones tienen forma cilíndrica en su parte receptora y se reparten por toda la retina salvo por la fóvea; se encargan de una visión más general y no distinguen colores.

Una vez está la información en el ojo, ésta viaja desde la retina hasta el nervio óptico y, a través de él, llega al núcleo geniculado lateral del tálamo para luego proyectar y llegar a la corteza occipital del cerebro y, de allí, la información relacionada con los diversos componentes de lo que ve el sujeto va a diferentes partes del cerebro [7, 8].

Alteraciones del tamaño de los objetos

Existen dos vías salientes de la corteza occipital del cerebro que analizan las cualidades de lo que nos rodea: Una es la vía dorsal y otra la vía ventral. La primera es la conocida como vía del dónde y la segunda es la vía del qué. La conocida como “vía del qué” analiza cómo es lo que rodea al individuo. La otra vía se encarga de ubicar en el espacio lo que rodea al individuo.

Adicionalmente, es necesario tener claro lo que es una alucinación: Es una percepción sin objeto, con lo cual los sentidos perciben cosas que en realidad no están presentes. Las distorsiones son alteraciones de las propiedades de los objetos.

En relación con las alteraciones en las que los objetos son pequeños, se puede hablar de dos tipos concretos: Las alucinaciones liliputienses y las micropsias. En el primer caso, lo que percibe el sujeto (alucinaciones; esto es, percepciones sin objeto) son personas de tamaño reducido, como las personas que veía el personaje literario de Gulliver en ese mundo de fantasía llamado Lilliput. En el segundo caso, lo que acontece es que los objetos que realmente están allí y que se perciben más pequeños con respecto a cómo los veían anteriormente.

En relación con las alteraciones en las que los objetos son grandes, también se puede hablar de dos tipos concretos: Las alucinaciones gulliverianas y las macropsias. Ocurre, ante el mismo tipo de estímulos, lo inverso: Las personas y los objetos se perciben más grandes de su tamaño habitual.

Las bases neurales relacionadas

Con respecto a las micropsias, se han descrito diferentes regiones atendiendo a diferentes tipos de pacientes: En el contexto de una investigación sobre el “Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas” se ha visto que un tipo específico de micropsia llamado “hemimicropsia” tiene su origen en daños en la región inferior del paraestriado derecho extendiéndose entre la región calcarina y las proyecciones del genículoestriado. Otros estudios con otras técnicas de neuroimagen muestran otras regiones: Se ha registrado una hipoactivación en la región occipital y una hiperactivación de la región parietal superior derecha.

Macropsias

En el caso de las macropsias lo que acontece es lo siguiente: En las hemimacropsias la existencia de daños en la parte medial del lóbulo occipital, giro lingual y fusiforme. Esto probablemente sea causado por una serie de daños que se dan en la región ventral de las proyecciones occipitotemporales. Las macropsias propiamente dichas parece que también tienen relación con anomalías en el lóbulo temporal.

Alucinaciones

Las alucinaciones liliputieneses pueden darse por lesiones en el tronco cerebral o en el tálamo y, adicionalmente, daño en el sistema activador reticular ascendente. Las razones por las cuales acontecen éstas pueden ser debidas a infartos de arterias cerebrales que impiden la irrigación de estas regiones y, en consecuencia, se producen daños.

Las alucinaciones gulliverianas, también llamadas alucinaciones brobdingnagianas, tiene como posible núcleo de origen de dicha patología la alucinosis peduncular.

En ambos casos, estos tipos de alucinaciones pueden darse en el contexto de una patología llamada “Síndrome de Charles Bonnet”, caracterizado por una serie de anomalías perceptivas consecuencia de daños en regiones relacionadas con la visión.

Otra patología en la que se da este tipo de alucinaciones es el “Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas”, patología asociada a fenómenos como los que experimenta la protagonista de la novela de Lewis Carroll y en las que el sujeto experimenta alucinaciones y distorsiones por daños en regiones temporo-parieto-occipital [1, 2, 4, 6].

Consideraciones finales

Las alteraciones relacionadas con el tamaño de los objetos tienen una serie de características que pueden interferir en la vida del sujeto. Existen diversidad de patologías y variedad de regiones del sistema nervioso que pueden originarlas. Conociendo cómo funciona este sentido servirá para entender las causas de diferentes patologías [9].

Referencias bibliográficas

  1. Blom, J. D. (2009). A dictionary of hallucinations. Springer Science & Business Media.
  2. Cammaroto, S., D’Aleo, G., Smorto, C., & Bramanti, P. (2008). Charles Bonnet syndrome. Functional neurology, 23(3), 123.
  3. Goodale, M. A., & Westwood, D. A. (2004). An evolving view of duplex vision: separate but interacting cortical pathways for perception and action. Current opinion in neurobiology, 14(2), 203-211.
  4. Kitchener, N. (2004). Alice in Wonderland syndrome. Int J Ch Neuropsychiatry, 1(1), 107-12.
  5. Lee, K. M. (2004). Presence, explicated. Communication theory, 14(1), 27-50.
  6. Mastria, G., Mancini, V., Viganò, A., & Di Piero, V. (2016). Alice in Wonderland Syndrome: A Clinical and Pathophysiological Review. BioMed research international, 2016.
  7. Murray, S. O., Boyaci, H., & Kersten, D. (2006). The representation of perceived angular size in human primary visual cortex. Nature neuroscience, 9(3), 429-434.
  8. Schneck, C. M. (2005). Visual perception. Occupational therapy for children, 3, 357-86.
  9. Toosy, A. T., Ciccarelli, O., Parker, G. J., Wheeler-Kingshott, C. A., Miller, D. H., & Thompson, A. J. (2004). Characterizing function–structure relationships in the human visual system with functional MRI and diffusion tensor imaging. Neuroimage, 21(4), 1452-1463.
Germán Albeleira

Germán Albeleira

Licenciatura en Psicología. Máster en Neurociencias.

Curso Online de Trastorno del Espectro Autista- Instituto Europeo de Neuropsicologia

Sorteamos una plaza en el Curso Online de TEA ofrecido por IEN

¿Qué sorteamos?

Hablemos de Neurociencia apuesta por la formación de calidad. Por ello, sorteamos una plaza en el curso ONLINE de TEA ofrecido por IEN.

Durante el desarrollo de este curso podrás beneficiarte de más de 30 horas de formación en TEA, de la mano del Instituto Europeo de Neuropsicología.

Metodología

El curso de Trastornos del Espectro Autista se realizará exclusivamente en modalidad e-learning. Todo el contenido del curso será proporcionado a través de la plataforma de formación de IEN, donde el alumno tendrá acceso a todos los contenidos teóricos, actividades y exámenes.

Bases

  1. Completa el formulario.
  2. Síguenos a Hablemos de Neurociencia en Facebook.
  3. Sigue a IEN en Facebook.

Requisitos

  1. El ganador se anunciará el día 30 de Marzo a las 20.00 horas a través de nuestras redes sociales.
  2. Comprobaremos que el ganador cumple las bases citadas anteriormente.
  3. El ganador tendrá 48 horas para ponerse en contacto con nosotros. En caso de no hacerlo, se realizará un nuevo sorteo.

Aclaraciones

  1. El sorteo es único y exclusivo de Hablemos de Neurociencia.
  2. El sorteo será realizado por parte de Hablemos de Neurociencia.
  3. Hablemos de Neurociencia designará el ganador.
  4. En caso de resultar ganador y tener ya tu plaza, se te devolverá el dinero pagado por la misma tras un acuerdo alcanzado con IEN.

(*)El premio quedaría sin efecto si por causas ajenas a Hablemos de Neurociencia el curso no se celebrase.

¡Mucha suerte a todos!

Curso Neuropsicología Funcional Madrid ineuro

Ya tenemos ganador para la plaza de Neuropsicología Funcional en Madrid

¡Ya tenemos ganador!

Durante el día de ayer ineuro® se puso en contacto con los diferentes participantes del sorteo ofrecido junto a Hablemos de Neurociencia para la plaza ofrecida en el curso de Neuropsicología Funcional que se celebrará en Madrid.

En un primer email informó de cómo se llevaría a cabo la asignación del ganador. Tras realizar el sorteo, a través de un segundo email, informó al ganador del mismo.

Por lo tanto, rogamos a todos los participantes que revisen su bandeja de entrada así como su lista de spam. El ganador tiene hasta el lunes para contactar con ineuro®, de lo contrario se asignará un nuevo ganador.

¿No has sido afortunado?

Recuerda que aún tienes tiempo de participar para ganar una plaza en Sevilla. ¡Tu eliges!

Bases

  1. Completa el formulario.
  2. Síguenos a Hablemos de Neurociencia en Facebook.
  3. Sigue a ineuro en Facebook

Requisitos

  1. Comprobaremos que el ganador cumple las bases citadas anteriormente.
  2. El ganador tendrá 48 horas para ponerse en contacto con nosotros. En caso de no hacerlo, se realizará un nuevo sorteo.
Aventura Pirata Andrés Sardinero - Tea Ediciones

La Aventura Pirata: Entrenamiento de la Atención y las Funciones Ejecutivas

Hace cuestión de unos meses contactamos con Andrés Sardinero, Neuropsicólogo en Rehabilita Memoria. Tras nuestra conversación envío al equipo de Hablemos de Neurociencia una muestra de su último material creado y publicado junto a TEA ediciones, “La aventura Pirata”.

¿Qué es la aventura pirata?

La Aventura Pirata es un programa diseñado para estimular la atención, la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas en paciente con TDAH de entre 6 y 12 años. En concreto, este programa se centra en potenciar la autonomia de los niños y niñas para resolver tareas por sí mismos de manera atenta y reflexiva.

El objetivo del programa es desarrollar el hábito de trabajo sistemático en niños que cometen errores en sus tareas diarias por problemas de atención. Se basa en la teoría de autoinstrucciones de Mencheinbaum, mediante la cual el niño verbaliza unas pautas durante el desarrollo de la tarea con la finalidad de obtener el resultado acorde a la tarea que está realizando sin saltarse ningún paso.

Materiales

  • Maletín portador de cuadernillos
  • Tres cuadernillos de ejercicios clasificados en función del nivel de edad del paciente
  • Hoja de auto instrucciones para la resolución de problemas

Edad

Está formado por tres cuadernos de fichas organizados de menor a mayor dificultad en función de la edad del paciente.

  • N1: de 1.º a 2.º de Primaria (de 6 a 8 años).
  • N2: de 3.º a 4.º de Primaria (de 8 a 10 años).
  • N3: de 5.º a 6.º de Primaria (de 10 a 12 años).

Aplicación

Individual

Tiempo de juego

Entre 10 y 15 minutos aproximadamente cada tarea (60 tareas por nivel)

Funciones cognitivas

Se trata de un programa diseñado para mejorar la capacidad atencional de niños y niñas diagnosticados con TDAH

Ventajas

  • Esta herramienta puede ser útil para estimular otros dominios cognitivos como la memoria de trabajo o las funciones ejecutivas.
  • El tiempo ofrecido para la realización de las diferentes tareas puede aumentar la motivación del paciente y, en consecuencia, la adherencia de éste al programa de estimulación.
  • La división de los cuadernillos en diferentes niveles permite ajustar la intervención no solo a determinadas características del paciente como la edad, sino que al mismo tiempo te permite ofrecer al paciente ejercicios de mayor o menor dificultad. Esto te permite, en consecuencia, aumentar o disminuir la motivación del mismo.

Limitaciones

Hasta el momento no podemos destacar ninguna limitación de este material.

Carla Andreia Carvalho Gómez

Carla Andreia Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología

Construyendo mejores cerebro: Cómo ayudar a un niño a desarrollar todo su potencial Álvaro Bilbao

Construyendo mejores cerebro: Cómo ayudar a un niño a desarrollar todo su potencial

Nombre

Construyendo mejores cerebros: cómo ayudar a un niño a desarrollar todo su potencial

Organiza

Educarnos para educar

Lugar

Sevilla

Fecha

10 de Marzo

Curso Neuropsicología Funcional Mallorca ineuro

Ya tenemos ganador de para la plaza de Neuropsicología Funcional en Mallorca

¡Ya tenemos ganador!

Durante el día de ayer ineuro® se puso en contacto con los diferentes participantes del sorteo ofrecido junto a Hablemos de Neurociencia para la plaza ofrecida en el curso de Neuropsicología Funcional que se celebrará en Mallorca.

En un primer email informó de cómo se llevaría a cabo la asignación del ganador. Tras realizar el sorteo, a través de un segundo email, informó al ganador del mismo.

Por lo tanto, rogamos a todos los participantes que revisen su bandeja de entrada así como su lista de spam. El ganador tiene hasta el lunes para contactar con ineuro®, de lo contrario se asignará un nuevo ganador.

¿No has sido afortunado?

Recuerda que aún tienes tiempo de participar para ganar una plaza en Sevilla o Madrid. ¡Tu eliges!

Bases

  1. Completa el formulario.
  2. Síguenos a Hablemos de Neurociencia en Facebook.
  3. Sigue a ineuro en Facebook

Requisitos

  1. Comprobaremos que el ganador cumple las bases citadas anteriormente.
  2. El ganador tendrá 48 horas para ponerse en contacto con nosotros. En caso de no hacerlo, se realizará un nuevo sorteo.
Lateralidad y funcionamiento ocular: Diagnóstico y prevención de Problemas del Aprendizaje CADIS

Lateralidad y funcionamiento ocular: Diagnóstico y prevención de Problemas del Aprendizaje

Nombre

Lateralidad y funcionamiento ocular: Diagnóstico y prevención de Problemas del Aprendizaje

Organiza

CADIS

Editorial Ingenia

Lugar

Sevilla

Fecha

23 – 24 de Febrero

 

La adolescencia: una etapa de muchos cambios

La adolescencia: una etapa de muchos cambios

Introducción

Cronológicamente la adolescencia se comprende desde cuando los individuos entran en la pubertad, aproximadamente a los doce años y se extiende hasta cerca de los veinte años de edad. Es una etapa, periodo o estado que se presenta con características bien definidas en el gradual desarrollo del hombre, aparece como un salto importante entre la infancia y la adultez. Es un periodo de marcados cambios, tanto fisiológicos como cognitivos, sociales y emocionales.

El desarrollo de facultades cognoscitivas del adolescente le permiten constituir un sistema de pensamiento que incluye la responsabilidad ante los demás, la internalización de valores y normas y un incipiente sentido de sí mismo. A esta edad se encuentra más preocupado por la opinión de sus iguales o de la sociedad que por lo que opinan sus padres.

El mundo adolescente

Los adolescentes ven, piensan y hablan de manera diferente a los niños pequeños. Su velocidad en el procesamiento de la información va en aumento, no de una manera tan espectacular como en la tercera infancia, aunque es posible que su pensamiento siga siendo inmaduro en algunos sentidos, muchos adolescentes tienen la capacidad de razonamiento abstracto y sofisticados juicios morales, así mismo pueden plantear de manera más realista el futuro [5]

Es normal que los adolescentes empiecen a teorizar y preocuparse por principios éticos, morales, filosóficos, sociales y políticos. La intelectualización está favorecida, los adolescentes entran en lo que Piaget considera como el más alto nivel del desarrollo cognitivo, cuando desarrollan la capacidad de pensamiento abstracto el cual ocurre aproximadamente a los 11 años, que proporciona una manera nueva y mas flexible de manipular la información. Adquiere el pensamiento hipotético-deductivo o formal. A partir de aquí ya pueden ser científicos a todos los niveles (la capacitación para adquirir los conocimientos de las operaciones y las relaciones de las leyes de la física, matemáticas y acceso al mundo de la filosofía, las artes, etc.) [2]

La función del cerebro -y de la inteligencia, que es su más elaborada creación- es dirigir el comportamiento del organismo para resolver los problemas que afectan a su supervivencia y a su bienestar.

El ser humano se enfrenta a esta tarea provisto de dos estupendos sistemas de control de todo el cuerpo: el sistema nervioso, cuya piedra central es el cerebro, y el sistema endocrino, que se encarga de producir unas sustancias químicas llamadas ¨hormonas¨, palabra que significa mensajeros, mediante las que dar órdenes al organismo. El sistema nervioso tiene todo bajo control mediante impulsos nerviosos; el sistema endocrino lo hace mediante mensajes hormonales.

Hormonas y adolescencia

Hay hormonas muy famosas: la testoterona, la progesterona, la oxitocina, la vasopresina, la hormona del crecimiento, por ejemplo. Como era de esperar, estos dos grandes sistemas están conectados: las hormonas influyen en el cerebro y el cerebro regula la producción de hormonas. Las hormonas influyen en la conducta y la conducta influye en las hormonas [4]

La hipófisis, mitad tejido nervioso mitad glándula endocrina, lo que sirve como imagen perfecta de la unidad de ambos sistemas. El sistema endocrino está muy relacionado con el mundo de los deseos y de las motivaciones, por lo que es un factor influyente en nuestro cerebro y en nuestra conducta.

Cambios en la adolescencia

  1. Cambios hormonales. En la niña se eleva los estrógenos y en el niño los andrógenos. Dicho proceso hace desarrollar los caracteres sexuales secundarios. Son propios de la pubertad y ésta solo representa el inicio de la adolescencia.
  2. Cambios corporales. Hace referencia a la modificación acerca de la propia ¨imagen corporal¨. Desde la imagen corporal, obenida a lo largo de toda la primera y segunda infancia, debe adquirirse una nueva que puede oscilar entre el mayor nivel de agrado y aceptación al mayor de los rechazos.
  3. Cambios psíquicos. No es extraño que la percepción del mundo y las vivencias se vean influenciadas. Apareciendo una serie de cambios de singular importancia.
  4. El ideal del yo. Cumple una misión clave para poder entender estos cambios. Ideal del yo que se va construyendo sobre cimentaciones imaginarias y un tanto míticas. Un ideal teórico, inalcanzable y bellamente utópico, en ocasiones es duro y dramático.
  5. Reactualización de conflictos aparentemente superados. La reactualización del conflicto epídico es el punto más relevante de la conflictiva psíquica. La identidad sexual y el deseo sexual cumplen un papel determinante en estas fases del desarrollo.
  6. La identidad personal. Es la base de la subjetividad, en la diferencia y en el contraste se va adquiriendo y consolidando la identidad.
  7. Cambios sociales. El más relevante es el que va desde la dependencia a la autonomia, tanto en la toma de decisiones como en las relaciones sociales, aparece la elección de modas, de pertenencia a grupos, la explosión de la identidad sexual y de la sexualidad en su conjunto. Hay que considerar como clave las capacidades personales y sociales de los propios adolescentes.

Actividad física y cognición

Dentro del marco de la neuropsicología, se han realizado investigaciones que evidencian los beneficios de la actividad física a nivel neurológico. El entrenamiento cognitivo y motor que implica el deporte conlleva modificaciones selectivas y transitorias en la sustancia gris y en la sustancia blanca tanto en jovenes como en adultos (Draganski, Gaser, Kempermann, Kuhn, Winkler, Buchel y May, 2006; Driemeyer, Boyke, Gaser, Büchel y Haggi, 2009).

La intensidad y frecuencia de la práctica deportiva constituyen factores importantes en la determinación de las modificaciones anatómicas del cerebro. En esta misma línea, se ha demostrado que la actividad física produce la liberación de endorfinas , serotoninas, dopamina y noradrenalina.

Las endorfinas, especialmente actúan sobre el cerebro, proporcionando disminución de los niveles de ansiedad, depresión y estrés, dando lugar a una sensación de bienestar (Salvador, Suay, Martínez, González, Rodríguez y Gilabert, 1995). Esto contribuye a la aparición de mejorías en determinadas psicopatologías relacionadas con dichos síntomas, constituyendo un factor neuroprotector. [3]

En el componente cognitivo-conductual dónde se ha llevado a cabo la mayor parte de las investigaciones, coinciden en muchas de ellas que la insatisfacción corporal se relaciona con un autoconcepto más pobre.

Una investigación realizada por Juan-Gregorio Fernández-Bustos, Irene González-Martí, Onofre Contreras, Ricardo Cuevas, 2015) se comprobó que una mayor insatisfacción también se asoció, aunque en menor medida, con peores percepciones de condición física, fuerza y habilidad deportiva.

En la etapa adolescente es especialmente importante el autoconcepto físico pues influye de manera decisiva en la formación del autoconcepto general, de ahí la gran correlación entre autoconcepto físico y general y la importancia de la imagen corporal en esta etapa. La actividad física tiene una influencia clara en el autoconcepto físico. [1]

Referencias bibliográficas

  1. Fernandez-Bustos, J.G., Gonzalez-Martí, I., Contreras, O., Cuevas, R. 2015. Relación entre imagen corporal y autoconcepto físico en mujeres adolescentes. Revista latinoamericana de psicología. Vol. 47, pag 25-33
  2. Guadarrama-Guadarrama, J.C., Hernández-Navor. C, Veytia-lópez, M. 2018. ¨Cómo me percibo y cómo me gustaría ser¨: un estudio sobre la imagen corporal de los adolescentes mexicanos¨. Revista de psicología clínica con niños y adolescentes. Vol. 5. n 1, pp37-43.
  3. Ibañez, A. 2016. Actividad física, endorfinas y desarrollo cognitivo, una fórmula adecuada para la adolescencia.
  4. Marina, J.A. El cerebro infantil: la gran oportunidad. Biblioteca up. Ariel. 2011.
  5. Moreno Rincon, D.M. 2014. Desarrollo cognitivo en la adolescencia, Prezi.
III Jornada Andaluza Sobre el Trastorno Específico del Lenguaje ALTESE

III Jornada Andaluza Sobre el Trastorno Específico del Lenguaje

Nombre

III Jornada Andaluza Sobre el Trastorno Específico del Lenguaje

Organiza

ALTESE

Colabora

Facultad de Psicología, Universidad de Sevilla

Lugar

Sevilla

Fecha

24 de Febrero