I Jornada de Disfagia Escola de Patologia del Llenguatge

I Jornada de Disfagia

Nombre

I Jornada de Disfagia

Organiza

Escola de Patologia del Llenguatge

Colabora

ORDESA

Lugar

Barcelona

Fecha

16 de Junio

Curso Online Estimulación Cognitiva en Demencias - Instituto Europeo de Neuropsicología

Estimulación Cognitiva en Demencias

Hablemos de Neurociencia

Evaluación Conductual de la Función Ejecutiva BRIEF-2 - Tea Ediciones

BRIEF-2: Evaluación Conductual de la Función Ejecutiva

Ficha técnica

  • Nombre: Evaluación Conductual de la Función Ejecutiva [BRIEF-2]
  • Autores: A. Gioia. P.K. Isquith, S.C. Guy y L. Kenworthy (2017)
  • Adaptación española:J Maldonado Belmonte, M.C Fournier del Castillo, R. Martínez Arias, J.M. Espejo-Saavedra Roca y P. Santamaría
  • Aplicación: Individual
  • Edad de aplicación: 5 – 18 años
  • Numero de ítems: 63 ítems
  • Tiempo de aplicación: 10 minutos
  • Evaluación: El objetivo principal de este instrumento es la evaluación de la Función Ejecutiva mediante nueve escalas clínicas (Inhibición, Supervisión de si mismo, Flexibilidad, Control Emocional, Iniciativa, Memoria de trabajo, Planificación y organización, Supervisión de la tarea y Organización de materiales)
  • Baremación: La baremación se ha llevado a cabo con una amplia muestra de niños de entre 5 y 18 años.
  • Editorial: TEA Ediciones

Materiales

  • Manual de aplicación, corrección e interpretación
  • Manual técnico
  • Ejemplar para responder por la madre, el padre u otro familiar
  • Ejemplar para responder por el profesorado
  • Clave de acceso para la corrección y aplicación por internet

Puntuaciones

A continuación, en el siguiente apartado hablaremos de algunas de las puntuaciones que podemos obtener a través de la aplicación de este instrumento.

Escalas de validez

Antes de interpretar las puntuaciones obtenidas es esencial considerar cuidadosamente la validez de los datos proporcionados. Por ello, debemos tener en cuenta las siguientes escalas.

  • Infrecuencia: Informa del grado en el que se han contestado de forma atípica los ítems.
  • Inconsistencia: Indican en qué medida la persona ha respondido el cuestionario de manera inconsistente o incongruente
  • Negatividad: Informa en qué medida la persona responde de modo inusualmente negativo a determinados ítems.

Escalas clínicas

Las escalas clínicas del BRIEF-2 se agrupan en tres índices de regulación (conductual, emocional y cognitiva) y otro global.

  • Conductual: Informa del grado de dificultad o problema de la persona evaluada para regular y supervisar sus conductas de manera efectiva.
  • Emocional: Informa del grado de dificultad o problema de la persona evaluada para regular las respuestas emocionales, especialmente, en situaciones cambiantes.
  • Cognitiva: Informa del grado de dificultad o problema de la persona evaluada de controlar y gestionar sus procesos cognitivos y resolver problemas de manera eficaz.
  • Índice global: Es una puntuación resumen de la prueba que incorpora todas las escalas.

Finalidad de la evaluación

El BRIEF-2 tiene como fin último determinar el funcionamiento ejecutivo del evaluado.

Detección

El amplio abanico de ítems considerados por el BRIEF-2 permite detectar de manera eficiente la presencia de numerosos problemas en función de las puntaciones obtenidas en las diferentes escalas de las que consta el instrumento.

Intervención

Las puntuaciones proporcionadas por el BRIEF-2 permite al evaluador crear un protocolo de intervención individualizado y personalizado, atendiendo a las necesidades del evaluado.

Ventajas

A continuación se detallan un conjunto de ventajas encontradas tras el análisis exhaustivo del instrumento.

Información

La información aportada por el BRIEF- 2 informa de la presencia de alteraciones relacionadas con las funciones ejecutivas en grupos clínicos tales como: TDAH, TEA, etc.

Nuevos análisis estadístico

Estos análisis permiten reforzar la interpretación de los resultados obtenidos tras la aplicación de este instrumento, facilitando su uso.

Aproximación multifuente

El BRIEF 2 nos permite una aproximación multifuente ya que nos permite extraer información de diferentes contextos como la escuela y la familia. De esta forma, podremos contextualizar las diferentes alteraciones infantiles, determinando si se trata de alteraciones específicas de un determinado contexto o, por el contrario, nos encontramos ante alteraciones generalizadas.

Aplicación y corrección online

El BRIEF 2 cuenta con un sistema de aplicación y corrección online que facilita en gran medida el trabajo del evaluador, disminuyendo de forma significativa el tiempo necesario para la corrección.

Limitaciones

Hasta el momento no hemos encontrado limitaciones reseñables relacionadas con instrumento de evaluación.

Carla Andreia Carvalho Gómez

Carla Andreia Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología

Curso de Trastornos Miofuncionales y Motricidad Orofacial

Curso de Trastornos Miofuncionales y Motricidad Orofacial

Nombre

Curso de Trastornos Miofuncionales y Motricidad Orofacial

Organiza

Asociación Española de Logopedas

Lugar

Madrid

Fechas

9 – 10 de Junio

¿Pueden pensar las máquinas?

¿Pueden pensar las máquinas?

Introducción

No hay una respuesta única a esta pregunta. Es una cuestión polémica incluso entre especialistas en Inteligencia Artificial. Quizás la diferencia de criterio se produce por no tener una cabal definición del vocablo “pensar”.

Podríamos decir que hay diferentes formas de pensamiento: Racional, creativo, inductivo, analítico, etc.

Sabemos que el pensar es fruto de la actividad mental que, a su vez, surge de la actividad cerebral.


¿Puede la actividad de microprocesadores generar una mente de silicio?

Si referimos a utilizar funciones lógicas podemos afirmar que las máquinas piensan. Sin embargo, como aún no nos hemos puesto de acuerdo si los animales piensan menos acordaremos respecto a las máquinas que todos los días demuestran tener nuevas capacidades o mejorar las existentes. Descartes dijo “pienso luego existo”, por lo que el pensar le daría existencia lo que generaría un dilema ontológico.

Entiendo que en cada caso se piensa en forma distinta y justificaría ponerle un nombre diferente a cada forma de pensar.

En los animales el pensamiento está codificado en su genética, se muestra estereotipado con pocas posibilidades de modificarse, orientado fundamentalmente hacia la supervivencia.

Los humanos, en cambio, poseemos la razón con la que podemos discernir en torno a múltiples opciones. Nuestro pensamiento también está mayormente influido por nuestra genética, tanto por las reglas lógicas que utilizamos como por las emociones que terminan direccionando  nuestras decisiones, pudiendo  trasmitir los mismos a otros por medio de la cultura. En el caso de las máquinas el pensamiento es más puro, objetivo, tan variado como los programas que los generan.


El pensamiento humano

El pensamiento humano tiene particularidades únicas que nos diferencian de los animales y de las máquinas. Somos los únicos que poseemos inteligencia. Las máquinas simulan tener inteligencia pero si realmente la tuvieran ya estaríamos en Humanidad 2.0. La naturaleza tardó 3500 millones de años en crear un ser inteligente, no va a ser tan fácil darle esa propiedad a un objeto inanimado. No es lo mismo seguir reglas preexistentes que crear nuestras propias reglas.

La inteligencia se caracteriza por generar pensamientos nuevos, que no surgen de copiar existentes ni del uso estereotipado de conductas codificadas en nuestros genes. Nos hace aprendices de Dios.


¿Qué es la inteligencia?

En la búsqueda de una definición al constructo que llamamos inteligencia, la dividimos en inteligencia débil e inteligencia fuerte.  Las máquinas poseerían inteligencia débil y los humanos inteligencia fuerte. La inteligencia es un  concepto del que todos hablamos pero pocos pueden definir cientificamente.

En los últimos años otorgamos a las máquinas la posibilidad de aprender.  A partir del método analítico conocido como Machine Learning (aprendizaje automático) y más recientemente con Deep Learning (aprendizaje profundo) están aprendiendo de información a la que tienen acceso en forma masiva.

Aún los microorganismos pueden aprender de alguna manera básica. No necesitamos inteligencia para aprender, sí memoria; y en esa capacidad las máquinas nos superan ampliamente.

Las máquinas tienen acceso a una extraordinaria cantidad de datos a través de redes físicas o Internet; y a partir de la disciplina dedicada a analizar datos masivos conocidos como “Big Data”, nos permiten analizar y encontrar patrones manipulando enormes cantidades de datos.

Deep Blue

En 1996 la computadora de IBM conocida como Deep blue derrota por primera vez a un campeón mundial de ajedrez. Esta supercomputadora utilizó “fuerza bruta” para tal fin.

Con la capacidad de calcular 200 millones de posiciones por segundo lograba encontrar la mejor opción en cada jugada.

En 2015 AlphaGo un programa de inteligencia  artificial  desarrollado por Google derrota al campeón del milenario juego de estrategia chino Go, lo que es considerado un hito en la investigación de inteligencia artificial.

En Diciembre de 2017 la misma empresa presenta Alpha Zero una variante más generalizada del algoritmo que además puede jugar ajedrez.  Utiliza redes neuronales de aprendizaje profundo. Se le brindó las reglas del juego y en pocas horas consiguió un nivel de juego sobrehumano.

Utiliza aprendizaje por refuerzo basado en la psicología conductista similar a la que usan los animales incluidos los humanos. Es como darle comida o un cariño cuando hace algo bien. Con solo calcular 80,000 posiciones por segundo logró un resultado muy superior dado que el aprendizaje logró centrarse en las respuestas con mayores posibilidades de ser exitosas.

Han llegado a tal capacidad de juego que para aprender ya no les sirve jugar con humanos sino que compiten con otras computadoras de generaciones anteriores o con otras tecnologías. Piensen o no las máquinas lo que sabemos es que lo hacen cada vez más parecido a los humanos con resultados mucho mejores.


Influencias del antropocentrismo

Influidos por nuestro antropocentrismo queremos crear máquinas a nuestra imagen y semejanza.  Hacemos máquinas emocionales con el fin de interactuar socialmente con nosotros.  Como consecuencia del análisis sobre las posibles capacidades de las máquinas nos damos cuenta de nuestras propias limitaciones, y que además puedan realizar actividades mejor que nosotros es un golpe a nuestro ego.

¿Cómo funciona el cerebro?

El cerebro funciona muy distinto a un CPU que todavía conserva la arquitectura de Von Neumann con ceros y unos, descripta en 1945. Tecnologías que han avanzado mucho en los últimos años, como son las redes neuronales y la computación cuántica, podrán brindarle a las máquinas nuevas potencialidades. Se intenta simular al cerebro con nuevos chips que imitan los circuitos cerebrales. Google saco su chip especializado o TPU. Microsoft, Nvidia e Intel están desarrollando chips similares.

Las máquinas compensan las limitaciones arquitectónicas con su enorme capacidad de procesamiento y memoria. Cuesta lograr generar capacidades nuevas en las máquinas, aunque una vez que se logran pueden trabajar sin detenerse, en forma económica, con altísimas velocidades y con la posibilidad de multiplicarse por millones. No necesitan comer ni respirar, siendo virtualmente inmortales. Podemos trasmitirles nuestras bondades sin nuestras limitaciones. Basado en la teoría de la evolución, el cerebro fue diseñado para sobrevivir, no para encontrar la verdad. Su diseño es algo desordenado agregando nuevas estructuras a las ya existentes.


Objetividad

Las máquinas tienen un atributo en el que nos superan ampliamente y con el que no podemos competir: la objetividad.

Al carecer de emociones, el pensamiento de las máquinas sigue las reglas con las cuales se las programó. Esta característica las hará particularmente eficaces en la práctica del derecho, ya tenemos software que ayuda a analizar expedientes, pudiendo aplicar sentencias justas rápidamente. Esta capacidad también será de utilidad en la medicina ayudando en los diagnósticos; en la psicología logrando realizar terapias objetivas y económicas; en la economía, resolviendo liquidación de impuestos, etc.

A las máquinas, con su prodigiosa memoria, les pasaría entonces como a Funes, el personaje hipermnésico del cuento de Borges, que no era muy capaz de pensar: “Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos”.

Más allá de las características del pensamiento de las máquinas, lo que podemos considerar seguro es que las mismas generarán cambios revolucionarios en nuestras vidas. Con su forma de pensar sea o esta inteligente o no, nos ayudarán a resolver muchos de los problemas que nos aquejan.

Daniel Pozzi

Daniel Pozzi

Biólogo especializado en Neurociencia.

¿Qué son las auras epilépticas?

¿Qué son las auras epilépticas?

Introducción

El concepto de aura epiléptica se ha ido desarrollando a medida que las investigaciones avanzan en su estudio. En los años 80, se consideraba como aquella manifestación que advertía de que iba a desencadenarse una crisis. Así, la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE 1981) la definía como aquella parte de la crisis epiléptica que ocurre antes de que se pierda la conciencia y cuyo recuerdo se conserva después [1,2,3].


Esta definición generó críticas por no ser suficientemente precisa, puesto que englobaría cualquier manifestación que preceda al ataque epiléptico y que pueda ser recordada cuando éste acabe. Una de las respuestas a esta definición más importantes, y que es apoyada por gran parte de los investigadores, explica que las crisis parciales simples conllevan, por definición, la preservación de la conciencia cuando acontecen. Por lo tanto, aura y crisis parcial simple serían distintos nombres para la misma entidad [1].

Otros autores han matizado que, dentro de la crisis, el aura sería esa sensación psíquica que experimenta la persona de que algo acaba de aparecer y, por ello, también se intentó concretar la definición de aura como un fenómeno ictal subjetivo. Esta experiencia psíquica subjetiva referida por los pacientes puede ser descrita como una sensación intensa de extrañeza que aparece repentinamente y que se desarrolla automáticamente, precediendo a los síntomas concretos de la crisis parcial [1].


Investigaciones

Fruto de las investigaciones anteriores, la ILAE (2010) propuso distintas modificaciones de clasificación y terminología. Por un lado, categoriza los antiguos tipos de crisis parciales como crisis focales; y por otro, incluye las auras como un tipo de estas crisis focales que implican solamente manifestaciones psíquicas o sensoriales subjetivas [1,3].

A pesar de las modificaciones de la ILAE el concepto no ha sido aplicado universalmente y aún se siguen utilizando las terminologías anteriores a la hora de tratar el tema de las auras y sus manifestaciones [3].

Implicaciones

Fisiopatológicamente, el aura se describiría como una crisis parcial simple donde un grupo de neuronas (foco epiléptico), localizado en un área determinada de uno de los hemisferios, generan una descarga anormal de breve duración. Dependiendo de las funciones del área cerebral activada, así se manifestará el aura, y dependiendo de la actividad epileptogénica pueden derivar, o no, en crisis con pérdida de conciencia o generalizarse bilateralmente [2].

Si entendemos el aura como el signo de inicio de la crisis, puede ser útil para localizar el área cerebral donde se encuentra el foco epiléptico. De esta manera, el primer síntoma del aura es la manifestación de alguna de las funciones de la zona activada por la descarga anormal, con lo cual el inicio de la descarga puede haberse originado en esa localización o cerca de ella. No obstante, el área que se activa no siempre será el lugar donde se origina la crisis ya que puede deberse a la propagación de la descarga desde otra zona que, aunque activada, no se manifiesta sintomatológicamente [1,2,3].


Clasificación

Las auras pueden implicar cualquiera de los sentidos y presentar síntomas variados, que serán más básicos al activarse cortezas primarias o más complejos si son de orden superior. También pueden expresar su relación con el sistema autonómico, las emociones, la cognición o la memoria [3].

Debido a que el aura se percibe de manera subjetiva y es el paciente el que expresa dicha sensación puede ser difícil de clasificar su respuesta en un tipo u otro. Además, una misma sensación puede encajar en varios tipos de aura, por ejemplo el calor puede ser autonómico o somatosensorial [3].

Se han conformado distintas clasificaciones de auras epilépticas pudiendo ser la más práctica aquella que las define, agrupa y diferencia en función de las manifestaciones clínicas típicas de las crisis parciales simples [1,2].


Síntomas autonómicos

Se caracterizan porque las manifestaciones son producto de la activación del sistema autónomo (palidez, vómitos, taquicardia, piloerección, etc.) [2,3].

Dentro de éstas, la más referida es aquella que produce sensaciones epigástricas y que es asociada frecuentemente, pero no exclusivamente, con la epilepsia del lóbulo temporal. Este tipo de aura produce una sensación no placentera, de vacío estomacal o presión abdominal, que suele ser ascendente y semejante a las náuseas. Los vómitos ictales están relacionados con la epilepsia parcial benigna y otras crisis parciales en las que también se incluyen las náuseas y arcadas (ictus eméticus) [2,3].


Síntomas experienciales

En este caso, existen distintas manifestaciones relacionadas con la memoria, las emociones, la cognición, así como con ilusiones perceptivas y alucinaciones. A todas ellas también se las etiqueta como auras psíquicas y, en ocasiones, puede ser difícil determinar si realmente su naturaleza es psíquica o sensorial. En general, las auras experienciales están relacionadas con áreas límbicas y de la neocorteza temporal [2,3].

Pueden existir alteraciones mnésicas, donde se distorsionan los recuerdos dando sensación de familiaridad o de extrañeza (tipos de déjà vu o jamais vu), o alteraciones cognitivas, con sensación de irrealidad y despersonalización [2].

En cuanto a los afectos, las auras emocionales aparecen, además de en la epilepsia temporal medial que afecta a la amígdala, en la epilepsia frontal medial. Ocasionalmente se han descrito emociones de tristeza, alegría, placer o irritabilidad, pero la que más frecuentemente se da en epilepsia temporal medial es el miedo ictal. Éste puede varia de leve ansiedad a gran terror y se acompaña de síntomas autonómicos (palidez, taquicardia, etc.) [2,3].

Otras formas de manifestación son las ilusiones y las alucinaciones. En las ilusiones sensoriales, los estímulos presentes se perciben distorsionados en cuanto a tamaño, color, forma, movimiento o intensidad. Así, podemos encontrar ilusiones visuales, auditivas, somateoestésicas, olfativas y gustativas. En cambio, las alucinaciones implican percibir estímulos que no están presentes, como ver personas u objetos, o escuchar voces o música, entre otras [2].


Síntomas sensoriales

Las auras estrictamente sensoriales son aquellas que involucran a alguno de los sentidos, aunque algunos autores también incluyen en este tipo el sistema vestibular.

Las auras visuales asociadas a crisis occipitales, temporales o temporooccipitales, se describen como manchas o figuras geométricas luminosas, a veces en movimiento, alteraciones del hemicampo o ceguera. Otras áreas que pueden estar implicadas en las auras visuales más complejas son la corteza prefrontal y el lóbulo parietal por su área de integración multisensorial, en relación a alucinaciones visuales y visión en túnel, respectivamente [3].

La activación del giro de Heschl, asociado a epilepsia temporal lateral, puede provocar auras auditivas básicas expresadas en pitidos, zumbidos o ruidos simples. Las más complejas, como las que implican escuchar voces que dicen algo, pueden estar relacionadas con la corteza de asociación auditiva en la circunvolución temporal superior [2,3].

Tanto las auras olfativas como las gustativas, que se manifiestan normalmente por la percepción de olores o sabores desagradables, tienen una incidencia muy baja (menor al 1%) en relación a crisis del lóbulo temporal. De hecho, las auras olfativas se asocian más a posible tumor orbitofrontal o mesial de éste mismo lóbulo. En cambio, la localización epileptogénica en las auras gustativas abarcan la circunvolución postcentral suprasilviana, los opérculos rolándico y parietal, y la ínsula [2,3].

Las auras somatosensoriales están más asociadas a epilepsia parietal y frontal y las sensaciones experimentadas pueden ser entumecimiento, acorchamiento o parestesia, sensación de movimiento o eléctrica, frío o calor, e infrecuentemente dolor [2,3].

Por último, las auras vestibulares o vertiginosas pueden expresarse como mareo o inestabilidad, rotación o desplazamiento corporal. Son las que han sido relacionadas con mayor número de áreas corticales pertenecientes a los lóbulos parietal, frontal y temporal [2,3].


Otros tipos de auras

En este último apartado se incluyen varias auras sobre las que hay diversidad de opiniones [2].

El aura cefálica engloba aquellas percepciones referidas a la cabeza como sensación de plenitud, presión, mareo, hormigueo, pesadez, etc. Y ha sido asociada más frecuentemente con áreas frontales que temporales. Sin embargo, no hay acuerdo en cuanto a clasificarla en síntomas autonómicos o en sensoriales [2,3].

Las auras motoras no son consideradas como tales debido a que se manifiestan de forma externa y no sólo subjetiva, sin embargo, otros autores señalan que aunque sean objetivables se producen cuando el paciente está consciente y son recordadas después. No obstante, han sido reportadas como movimientos faciales, masticatorios, oculares o alteraciones fonatorias como quedarse brevemente sin habla [2].


Referencias bibliográficas

  1. Álvarez- Silva, S et al (2006) Epileptic consciousness: Concept and meaning of aura. Epilepsy & Behavior; 8: 527–533.
  2. Fernández-Torre, JL. (2002) Auras epilépticas: clasificación, fisiopatología, utilidad práctica, diagnóstico diferencial y controversias. Rev Neurol; 34: 977-83.
  3. Perven, G & So, NK. (2015) Epileptic auras: phenomenology and neurophysiology. Epileptic Disord; 17 (4): 349-62.
Leticia Ramos Blázquez

Leticia Ramos Blázquez

Neuropsicóloga.

La Importancia de la Comprensión Lectora [ECOMPLEC] - Tea Ediciones

WEBINAR: La Importancia de la Comprensión Lectora [ECOMPLEC]

Nombre

La Importancia de la Comprensión Lectora [ECOMPLEC]

Organiza

TEA Ediciones

Modalidad

ONLINE

Precio

Gratuito

Fechas

17 de Mayo

Jornada sobre Estimulación Cognitiva en Infancia y Adolescencia - Cognitiva Unidad de Memoria

Jornada sobre Estimulación Cognitiva en Infancia y Adolescencia

Nombre

Jornada sobre Estimulación Cognitiva en Infancia y Adolescencia

Organiza

Cognitiva Unidad de Memoria

Lugar

Madrid

Fecha

7 de Junio

Curso Online Trastornos del Neurodesarrollo - Instituto Europeo de Neuropsicología

Sorteamos una plaza en el Curso Online de Trastornos del Neurodesarrollo

¿Qué sorteamos?

Hablemos de Neurociencia apuesta por la formación de calidad. Por ello, sorteamos una plaza en el curso ONLINE de Trastornos del Neurodesarrollo ofrecido por IEN.

Durante el desarrollo de este curso podrás beneficiarte de más de 120 horas de formación, de la mano del Instituto Europeo de Neuropsicología.

Metodología

El curso se realizará exclusivamente en modalidad e-learning. Todo el contenido del curso será proporcionado a través de la plataforma de formación de IEN, donde el alumno tendrá acceso a todos los contenidos teóricos, actividades y exámenes.

Bases

  1. Completa el formulario.
  2. Síguenos a Hablemos de Neurociencia en Facebook.
  3. Sigue a IEN en Facebook.

Requisitos

  1. El ganador se anunciará el día 28 de Mayo a las 20.00 horas a través de nuestras redes sociales.
  2. Comprobaremos que el ganador cumple las bases citadas anteriormente.
  3. El ganador tendrá 48 horas para ponerse en contacto con nosotros. En caso de no hacerlo, se realizará un nuevo sorteo.

Aclaraciones

  1. El sorteo es único y exclusivo de Hablemos de Neurociencia.
  2. El sorteo será realizado por parte de Hablemos de Neurociencia.
  3. Hablemos de Neurociencia designará el ganador.
  4. En caso de resultar ganador y tener ya tu plaza, se te devolverá el dinero pagado por la misma tras un acuerdo alcanzado con IEN.

(*)El premio quedaría sin efecto si por causas ajenas a Hablemos de Neurociencia el curso no se celebrase.

¡Mucha suerte a todos!

Lápiz Pedagógico - Proyecto Ymagina

¿Conoces el Lápiz Pedagógico Ymagina?

¿Qué es el lápiz pedagógico Ymagina?

Aprovechando el alto grado de motivación que muestran los niños ante los dispositivos móviles, Proyecto Ymagina ha desarrollado un puntero ergonómico que ayuda a los más pequeños a mejorar y corregir la llamada “pinza digital”, tan necesaria para desarrollar las destrezas motrices que permitan un óptimo desarrollo de la lectoescritura.

Diseño

El diseño del Lápiz se ha estudiado por pediatras y maestros en cuanto a materiales, forma, distribución de pesos y sensibilidad.

Se puede usar con cualquier dispositivo móvil y obliga al niño a ejercer una ligera presión sobre la pantalla que hace que los niños multipliquen la atención sobre el trazo mejorando notablemente la coordinación ojo-mano a la vez que se eleva el tono muscular del antebrazo y muñeca.

Materiales

Junto con el Lápiz, se entrega un código de activación permanente de la App Cópiame, en versión iOS y Android, con la que los propios profes y padres pueden crear listas de palabras a la medida de las necesidades de cada niño: preescritura, letras, sílabas, palabras, ortografía, idiomas.

Estas listas se pueden compartir con otros usuarios y se acompañan con imágenes y audios que los propios niños pueden grabar con lo que la diversión, además del aprendizaje, está siempre asegurada.

El Lápiz, que no requiere de pilas ni de electrónica adicional, se fabrica íntegramente en España con empresas socialmente comprometidas.

Carla Andreia Carvalho Gómez

Carla Andreia Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología