Evaluación Global de Estrés Postraumático EGEP-5 - Tea Ediciones

EGEP-5: Escala de Evaluación Global del Estrés Postraumático

Ficha técnica

  • Nombre: EGEP-5: Evaluación Global de Estrés Postraumático
  • Autores: Crespo, Gómez y Soberon (2017)
  • Aplicación: Individual o colectiva
  • Edad de aplicación: Adultos a partir de 18 años
  • Numero de ítems: 58 ítems agrupados en tres secciones que hacen referencia a: los acontecimientos traumáticos, la sintomatología y el funcionamiento.
  • Tiempo de aplicación: 30 minutos
  • Evaluación :El objetivo principal de este instrumento es determinar la presencia del cumplimiento de los criterios diagnósticos DSM – 5 para el Trastorno de Estrés Postraumático a partir de la existencia de distintos acontecimientos traumáticos
  • Baremación: La baremación se ha llevado a cabo con una amplia muestra de adultos de a partir de 18 años.
  • Editorial: TEA Ediciones

Materiales

  • Manual de aplicación, corrección e interpretación
  • Ejemplar de respuesta
  • Hoja de corrección

Escalas

A continuación, en el siguiente apartado hablaremos de las escalas que conforman la EGEP-5

  • Reexperimentación
  • Síntomas intrusivos
  • Evitación y embotamiento afectivo
  • Evitación
  • Hiperactivación
  • Alteraciones cognitivas del estado de ánimo
  • Síntomas clínicos subjetivos
  • Alteraciones en la activación y reactividad

En contraposición con instrumentos anteriores, la EGEP-5 considera la totalidad de los síntomas descritos en el DSM – 5

Puntuaciones

A continuación, en el siguiente apartado hablaremos de algunas de las puntuaciones que podemos obtener a través de la aplicación del EGP-5.

  • Historia de acontecimientos traumáticos
  • Numero de síntomas postraumáticos presentes
  • Gravedad de los síntomas
  • Nivel de afectación del funcionamiento
  • Diagnóstico del TEPT según criterios DSM – 5
  • Especificacion del trastorno: con o sin síntomas disociativos

Finalidad de la evaluación

La EGEP-5 tiene como fin último determinar evaluar la sintomatología postraumática en victimas adultas ante distintos eventos.

Detección

El amplio abanico de ítems considerados por este instrumento, así como las escalas de las que consta, permite detectar de manera eficiente la presencia de numerosos síntomas en función de las puntaciones obtenidas.

Intervención

Las puntuaciones proporcionadas por la EGEP-5 permite al evaluador crear un protocolo de intervención individualizado y personalizado, atendiendo a las necesidades del evaluado.

Ventajas

A continuación, se detallan un conjunto de ventajas encontradas tras el análisis exhaustivo del EGP-5.

Información

La información aportada por la EGEP-5 aporta información sumamente rica y variada, teniendo en cuenta todos los síntomas descritos en la nueva versión del DSM, el DSM – 5. Por ello, que se haya convertido en instrumento ampliamente utilizado en el ámbito clínico.

Aplicación

La sencillez de su aplicación y su corrección y sus adecuadas propiedades psicométricas hacen de la EGEP-5 una herramienta muy útil para diagnosticar TEPT, obteniendo información sobre la experiencia traumática sufrida por la persona, el tipo y la intensidad de la sintomatología que presenta, así como las áreas del funcionamiento cotidiano que se han visto alteradas

Corrección

La EGEP-5 cuenta con un sistema de aplicación y corrección online que facilita en gran medida el trabajo del evaluador, disminuyendo de forma significativa el tiempo necesario para la corrección.

Limitaciones

Hasta el momento no hemos encontrado limitaciones reseñables relacionadas con instrumento de evaluación.

Carla A. Carvalho Gómez

Carla A. Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología

Aventura Pirata Andrés Sardinero - Tea Ediciones

La Aventura Pirata

Nombre

La Aventura Pirata

Organiza

TEA Ediciones

Modalidad

ONLINE

Precio

Gratuito

Fechas

13 de Junio

Estimulación Cognitiva: la importancia desde los primeros años de vida

Hablemos de Neurociencia

¿Qué es la hipomelanosis de Ito?

¿Qué es la hipomelanosis de Ito?

Introducción

Los trastornos neurocutáneos se caracterizan principalmente porque afectan tanto a la piel como al sistema nervioso central. Dentro de este tipo de trastornos, se encuentra la Hipomelanosis de Ito, que a pesar de ser de los menos conocidos, es el tercer trastorno neurocutáneo más frecuente después de la Neurofibromatosis tipo 1 y la Esclerosis Tuberosa [1,2,3,4,5].


Concepto

La hipomelanosis de Ito (HI) o incontinencia pigmentaria acrómica fue descrita por Ito en 1952 para referirse a sus manifestaciones cutáneas. Actualmente es considerada un trastorno neurocutáneo multisistémico, ya que pueden verse comprometidos distintos sistemas más allá de la epidermis y el sistema nervioso central [2,3,4,5].

Tiene una baja incidencia, aproximadamente 1 de cada 8.000-10.000 nacimientos y es más frecuente en mujeres que en varones (2:1). [1,2,4,5].

Genéticamente, se pensó que era un trastorno hereditario, debido a algunos casos familiares. Sin embargo, actualmente es más plausible que su origen sea debido a mutaciones que se producen después de haberse formado el cigoto, con lo cual, no trasmitidas por los progenitores.

Distintas mutaciones pueden producir mosaicismos mediante una alteración en la mitosis celular de la que resultaría un recuento o disposición anormal de cromosomas (por duplicación, trisomía, aneuploidía o traslocación) [1,2,3,4].

Debido a lo anterior, podemos referirnos a este trastorno como mosaicismo pigmentario tipo Ito, donde la migración de dos tipos de células genéticamente distintas se manifiesta con una distribución característica en la piel y, cuyo fenotipo puede acompañarse de anomalías relacionadas con el sistema nervioso central (SNC), el musco-esquelético y el ocular, entre otros [4,5].


Características

A continuación vamos a describir un conjunto de características propias de esta patología

Cutáneas

El signo principal para poder determinar la HI es la aparición, al nacer o en los primeros meses de vida, de hipopigmentaciones cutáneas que siguen las líneas de Blaschko, formando líneas, ondas o espirales.

Pueden ser heterogéneas en cuanto a su forma y extensión pero suelen localizarse en el tronco y extremidades principalmente, no así, en el cráneo, en las plantas de los pies ni en las palmas de las manos [1,2,3,5].

Durante el desarrollo embrionario, las células que formarán la piel proliferan desde la línea primitiva, concretamente desde el ectodermo, y van migrando siguiendo los patrones de las líneas de Blaschko. Sin embargo, cuando una mutación modifica la composición celular, se expresarán alteraciones en la piel, en este caso hipopigmentadas [4].

Este patrón de hipopigmentación se presenta en todos los casos, pero en relación a la piel, existen otros síntomas que pueden acompañarle, como son: cambios en la textura y color del cabello, alopecia o exceso de vello en zonas determinadas, o trastornos en la sudoración [3,4].

Como veremos a continuación, la denominada HI muestra gran variabilidad entre sujetos en cuanto a las alteraciones que estos presentan, o no, en el resto de sistemas.

Sin embargo, ya que todos los afectados muestran las anomalías cutáneas características, cuando éstas sean detectadas, los criterios diagnósticos publicados por Ruiz-Maldonado et al. (1992) actualmente pueden seguir sirviendo de orientación clínica [3,4,5].

Neurológicas

Más del 75% de los pacientes presentarán alteraciones que acompañan a las hipopigmentaciones, siendo las de mayor prevalencia las que afectan al SNC [1,3,5].

A lo largo de los distintos casos descritos se han detectado anomalías a nivel cerebral, como son: atrofia corticosubcortical, porencefalia, hemimegaencefalia, heterotipias en sustancia gris, alteraciones de la sustancia blanca, hipoplasia cerebelosa, malformaciones arteriovenosas, etc. [1,2,3,5].

Las alteraciones neurológicas que se asocian en porcentajes significativos son la discapacidad intelectual y la epilepsia. La primera, se ha corroborado en alrededor del 75% de los pacientes y puede variar de leve a grave; mientras que la segunda, se constata en aproximadamente la mitad de los casos en forma de espasmos infantiles, convulsiones tónico-clónicas parciales, mioclónicas y generalizadas [1,2,3,5].

Hay que tener en cuenta, que a pesar de la alta prevalencia y asociación entre discapacidad intelectual y epilepsia, existen casos de HI donde la inteligencia se encuentra en un rango normal pero existe epilepsia, o puede haber retraso mental en ausencia de crisis convulsivas [1,3].

También se ha detectado autismo infantil en torno al 10% de los casos, así como, retraso en el desarrollo del lenguaje o déficit de atención e hiperactividad [rojo, azul, verde, morado].

Dado que las alteraciones del SNC no se observan sistemáticamente en todos los casos, se piensa que la HI puede ser un trastorno infradiagnosticado en pacientes que no manifiestan síntomas o que tienen alteraciones más leves [2,3].

Musculo-esqueléticas

Se han documentado anomalías tanto a nivel muscular como óseo en relación a la zona donde se encuentran las hipopigmentaciones, como por ejemplo: hiper o hipotrofia muscular o cambios en la morfología de la caja torácica y/o de las vértebras (cifosis y escoliosis) [2,3,5].

Pueden originarse también, anomalías craneales, dentales y faciales, tales como: micro, macro o braquicefalia; falta de piezas dentales, dientes cónicos y/o separados; facies tosca, puente nasal ancho, etc. [3,4]

Oculares

Aproximadamente, el 30% de las personas con HI pueden desarrollar problemas oculares relacionados con la distancia de separación entre los ojos o el tamaño de los mismos, la pigmentación del iris o de la retina, malformaciones de los párpados o en el iris, y también, cataratas, miopía, nistagmo, estrabismo, etc. [3,5].

Otros sistemas alterados

Además de las anteriores, existen otros tipos de afectaciones que han sido reportadas en pacientes con HI, que están relacionadas con el malfuncionamiento renal, el desarrollo precoz y/o alterado de los genitales y malformaciones cardíacas (p. ej. tetralogía de Fallot) [2,4,5].


Implicaciones

Como hemos visto, el patrón de pigmentación cutánea tiene que alertar al clínico de que pueden presentarse alteraciones en los distintos niveles descritos, por lo que las revisiones y la intervención de los profesionales especializados en cada área es realmente necesaria para actuar en beneficio del mejor pronóstico posible [5].

Desde el punto de vista neuropsicológico, las alteraciones cognitivas relacionadas con la HI son variadas y heterogéneas, por lo que se carece de un perfil, sin embargo, es importante evaluar el desarrollo cognitivo del niño sabiendo las posibles complicaciones neurológicas que pueden llegar a presentarse [1]

El conocimiento de las alteraciones en el resto de sistemas ha de servir para adaptar la intervención neuropsicológica individualmente, la cual, es recomendable a edades tempranas, potenciando las capacidades e involucrando a las familias, con el fin de repercutir positivamente en el desarrollo del niño [1].

Referencias bibliográficas

  1. Díaz Victoria AR, et al. (2007) Análisis neuropsicológico de la hipomelanosis de Ito. Estudio de caso. Rev Mex Neuroci; 8(1): 86-90.
  2. Fernández-Jaén A, et al. (2002) Trastornos neurocutáneos en la población infantil. Med Integral; 40 (8): 343-53.
  3. Gómez-Lado C, et al. (2004) Hipomelanosis de Ito. Un síndrome neurocutáneo heterogéneo y posiblemente infradiagnosticado. Rev Neurol; 38 (3): 223-228.
  4. Prudencio Beltrán R, et al. (2015) Hipomelanosis de Ito. Archivos Bolivianos de Medicina; 23 (91): 69-74.
  5. Romero A, Salazar M, Tufino M, Villacís A, Galarza F. (2015) Hipomelanosis de Ito. Dermatol Rev Mex; 59: 43-48.

Leticia Ramos Blázquez

Neuropsicóloga.

EBP: Escala de Bienestar Psicológico

Ficha técnica

  • Nombre: EBP: Escala de Bienestar Psicológico
  • Autor: Sánchez-Cánovas J. 
  • Aplicación: individual y colectiva
  • Edad de aplicación: 17-90 años. La escala de Relaciones con la pareja solo se aplicará a partir de los 26 años)
  • Tiempo de aplicación: 20-25 minutos.
  • Evaluación: la finalidad de este instrumento es la evaluación del bienestar psicológico subjetivo, del bienestar material, del bienestar laboral y de las relaciones de pareja
  • Baremación: Aporta baremos en percentiles por rango de edad y sexo para cada escala
  • Editorial: TEA Ediciones

Materiales

  • Manual de aplicación, corrección e interpretación
  • Hoja de respuestas autocorregible.

Puntuaciones

A continuación, en el siguiente apartado hablaremos de algunas de las puntuaciones que podemos obtener a través de la aplicación de este instrumento.

Subescalas

El cuestionario EBP está constituido por un total de 65 ítems, organizados en torno a cuatro subescalas:

  1. Bienestar psicológico subjetivo
  2. Relaciones de pareja
  3. Bienestar material
  4. Bienestar laboral

Las cuestiones que integran cada una de las escalas son de elaboración propia y poseen una estructura similar, en cuanto a su forma de presentación, de dar las respuestas, incluyendo el sistema de corrección y puntuación.

La aplicación de las diferentes escalas y la obtención de las puntuaciones vinculadas nos permitirán obtener la siguiente información:

Valoraciones específicas

Es posible realizar una estimación independiente de cada una de las subescalas a partir de los baremos individuales.

  • Bienestar subjetivo psicológico: esta escala hace referencia a la felicidad o al bienestar, por lo tanto, a mayor puntuación, mayor percepción subjetiva de bienestar.
  • Relaciones pareja: finalmente, la escala de bienestar con la pareja trata de examinar las relaciones entre los miembros de la misma, como uno de los componentes fundamentales del bienestar general y la felicidad
  • Bienestar material: por su parte, en esta escala podremos obtener información acerca de la percepción subjetiva de la persona en torno a los ingresos económicos, las posesiones materiales cuantificables y otros índices similares.
  • Bienestar laboral: esta escala trata de examinar los diversos factores relacionados con la satisfacción/insatisfacción laboral, destacando la estrecha relación de las mismas con la satisfacción general y la salud en su sentido más global y completo.

Escala combinada de bienestar psicológico

La aplicación de las cuatro escalas contribuye a la obtención de una puntuación general o global.

Escala ponderada

Por otro lado, también podremos obtener una puntuación ponderada a partir de los ítems con un mayor valor disciminativo.

Finalidad de la evaluación

Este instrumento permite valorar el grado de bienestar general de una persona a partir de la información subjetiva de su nivel de satisfacción en diferentes ámbitos de su vida. Específicamente, EBP ofrece la posibilidad de valorar el nivel de felicidad general de una persona en función de sus bienes materiales e ingresos económicos, su trabajo o la relación con la pareja.

Ventajas

A continuación se detallan un conjunto de ventajas encontradas tras el análisis exhaustivo del instrumento.

Aplicación individualizada de escalas

Una de las características más ventajosas de EBP es la posibilidad de aplicación individualizada de sus escalas, a excepción de las dos primeras (Bienestar psicológico subjetivo y Bienestar Material). Este hecho, nos permite obtener de forma breve y rápida una estimación específica del grado de bienestar de la persona evaluada.

Tiempo de aplicación

Igualmente, la corta duración del instrumento, junto con el diseño de sus materiales, permite su aplicación en una sola sesión, haciendo de este instrumento una prueba de evaluación asequible y de fácil uso.

Justificación estadística

Adentrándonos en los aspectos más metodológicos de la prueba, la construcción del cuestionario EBP se ha apoyado en la recolección de una amplia cantidad de datos, permitiendo un proceso continuo de depuración y fundamentación estadística. 

Limitaciones

EBP, a pesar de ofrecer un formato de fácil manejo, con cuadernillo de aplicación y hoja de autorrespuestas, aún no ofrece una versión online de corrección, lo que requiere la consulta física de las puntuaciones y baremos de interpretación

Carla A. Carvalho Gómez

Carla A. Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología

Experto – Máster en Neuropsicología Clínica Adultos e Infantil

Hablemos de Neurociencia

Filogenia del Sistema Nervioso

Filogenia del Sistema Nervioso

Introducción

El sistema nervioso, como otras partes del organismo (tanto propio como el de otras especies), ha sufrido a lo largo de los millones de años cambios constantes. La evolución también afectó a la estructura del sistema nervioso de las distintas especies a lo largo de la historia de la vida en el planeta, y a cada gran peldaño que se iba consiguiendo a nivel evolutivo, más complejo y sofisticado se volvía dicho sistema permitiendo así que haya multitud de especies animales que presenten un repertorio de conductas más o menos complejas. No obstante, el árbol evolutivo completo del sistema nervioso tiene muchas lagunas que el registro fósil todavía no

En este artículo se hará mención a grandes hitos de la evolución del sistema nervioso que han permitido llegar al que poseen los mamíferos, el cual en muchas especies de éstos, es tremendamente complejo y con unas estructuras que permiten muchos procesos mentales y conductas de gran complejidad. Debido a esto último, en la parte final se abordará las capacidades de los primates, enfocándose sobre todo en los simios [11].


Inicios en el mar

Los primeros indicios de sistema nervioso pueden rastrearse pocos miles de años después de la gran explosión de vida a inicios del periodo Cámbrico. Durante los inicios de este periodo, la vida experimentó grandes cambios en sus formas y estructuras, pasando de organismos procariotas (bacterias de diversos tipos) a organismos eucariotas más complejos (aparición de los primeros invertebrados como artrópodos, celentéreos y vertebrados como los peces). A medida que iba aumentando la complejidad de la vida, sus estructuras corporales y sus funciones, el entorno marítimo se fue haciendo más hostil y con ello solamente las especies con un sistema nervioso más adecuado pudieron sobrevivir.

Orígenes primitivos

En los orígenes primitivos de dicho sistema, se puede ver como uno de los más antiguos representantes un artrópodo marino con un sistema nervioso muy rudimentario, lo suficientemente desarrollado como para que pueda obtener información pertinente del entorno. Dicho artrópodo fue hallado en China hace relativamente poco tiempo y presentaba un primitivo sistema nervioso compuesto por un complejo neuronal simple.

No obstante, es conveniente empezar primero con otros organismos algo más antiguos y más simples anteriores a este artrópodo. Con la irrupción en el agua de la vida, organismos simples como bacterias (de diversos tipos) o animales más primitivos que evolucionaron hasta llegar a formas algo más complejas como los moluscos y, finalmente, acabarían llegando los artrópodos con sus primitivos sistemas nerviosos.

A día de hoy, se sabe que moluscos y otros invertebrados acuáticos presentan sistema nervioso descentralizado, como en el caso del calamar gigante, el cual debido a esta naturaleza sirve para un gran número de estudios e investigaciones relacionadas con la neurociencia. Fue inevitable la colonización de la tierra firme y con ella los diversos artrópodos (crustáceos, miriápodos, arácnidos e insectos), los cuales han sido citados al principio de este apartado, desarrollaron diversas formas y capacidades para poder conquistar la tierra.

En la aparición de los primeros vertebrados marinos, los peces, ya se empieza a apreciar los primeros detalles que darían lugar al encéfalo moderno que presentan las clases de animales que acabarían colonizando la tierra firme. Los primeros peces eran de anatomía primitiva y su sistema nervioso era muy rudimentario así que el repertorio conductual fue cambiando a medida que a nivel anatómico aparecieron novedades que permitieron la conquista de tierra firme (el paso de aletas a aletas lobuladas y, de ahí, a las patas) y la adaptación a un nuevo entorno [1,5,7,8,9,10,12].


Desarrollo en tierra firme

En tierra firme, el primer grupo de vertebrados en asentarse de forma fija en la tierra (alternando ciertos periodos) es el de los anfibios, el cual ya muestra características que, con la aparición de los reptiles (y posteriormente los mamíferos) les valdría para poder establecerse en distintas partes del mundo. Con respecto a los anfibios su estilo de vida y su relación con el entorno, el vivir en entornos húmedos y que requieren una adaptación tanto terrestre como acuática exige ciertas características primordiales para ello.

En los reptiles se origina por fin lo que se conoce como “córtex cerebral”, ya que en esta clase de animales ya se distinguen estructuras tales como los hemisferios cerebrales que recubren otras estructuras subcorticales. La línea evolutiva de reptiles que daría lugar a los mamíferos consolidó esas estructuras neurales que perdurarían hasta nuestros días. Millones de años después, los mamíferos adoptarían un rol dominante y adoptarían multitudes de formas y tamaños y, con ellas, las adaptaciones de sus sistemas nerviosos a las diferentes demandas de sus entornos [1,5,12].


Evolución del sistema nervioso en mamíferos

Con la consolidación de los mamíferos como clase animal reinante en el planeta hace millones de años, los sistemas nerviosos de éstos también fueron variando en función del lugar que ocuparían en el planeta, ya que durante la expansión de esta clase animal ocuparon tanto la tierra firme como el mar e, incluso, algunos desarrollaron habilidad para el vuelo.

En el caso de los mamíferos cetáceos, el córtex no tiende a ser grueso y su sistema nervioso no está tan fuertemente interconectado (tanto en la cantidad como en la calidad de conexiones) y, a pesar de ello, poseen facultades mentales superiores a otros mamíferos.Con respecto a los quirópteros, su sistema nervioso está adaptado a la ecolocalización en casos de especies pequeñas de este grupo mientras que especies más grandes no lo necesitan para moverse y se traduce en una mayor densidad cortical.

De los mamíferos terrestres, con ciertas peculiaridades en función de su desarrollo evolutivo, poseerán unas estructuras características u otras, pero en cualquier caso comparten una serie de características que se desarrollan en común: la presencia de un encéfalo centralizado con corteza cerebral (dividida en hemisferios) y estructuras subcorticales para conductas menos elaboradas.

En el caso de los primates, y más concretamente de los simios, este desarrollo del sistema nervioso les ha permitido alcanzar unos niveles de complejidad neuronal y conductual altos. En el caso concreto de homínidos, la evolución a lo largo de los años y procesos como la neotenia les han permitido alcanzar conductas complejas tales como pensamiento abstracto, razonamiento lógico o incluso habilidades de crear leyes y sociedades para poder crear las civilizaciones e incluso desarrollar psicopatologías. [2,6,13].


Conclusiones

Como puede verse, llegar hasta los niveles de complejidad de sistema nervioso desde los primeros indicios con los seres vivos que existían en la fauna marina de hace millones de años hasta los animales más evolucionados.

Por otra banda, gracias a esta mayor complejidad del sistema nervioso que ciertas especies poseen (en especial, los primates como los simios) se dan lugar ciertas conductas de carácter más complejo.

Sin embargo, en el caso especial de los seres humanos, todavía se desconoce más que lo que se conoce, con lo cual comprender aún ciertos fenómenos que ocurren en las personas todavía necesita investigación y análisis de su sistema nervioso y su funcionamiento [3,4].

Referencias bibliográficas

  1. Aboitiz, F., Morales, D., & Montiel, J. (2003). The evolutionary origin of the mammalian isocortex: towards an integrated developmental and functional approach. Behavioral and Brain Sciences, 26(5), 535-552.
  2. Barton, R. A. (2012). Embodied cognitive evolution and the cerebellum. Phil. Trans. R. Soc. B, 367(1599), 2097-2107.
  3. Bassett, D. S., & Gazzaniga, M. S. (2011). Understanding complexity in the human brain. Trends in cognitive sciences, 15(5), 200-209.
  4. Bullmore, E., & Sporns, O. (2009). Complex brain networks: graph theoretical analysis of structural and functional systems. Nature Reviews Neuroscience, 10(3), 186.
  5. Butler, A. B., Reiner, A., & Karten, H. J. (2011). Evolution of the amniote pallium and the origins of mammalian neocortex. Annals of the New York Academy of Sciences, 1225(1), 14-27
  6. Donald, M. (2006). Art and cognitive evolution. The artful mind: Cognitive science and the riddle of human creativity, 3-20.
  7. Edgecombe, G. D. (2010). Arthropod phylogeny: an overview from the perspectives of morphology, molecular data and the fossil record. Arthropod Structure & Development, 39(2-3), 74-87.
  8. Ginsburg, S., & Jablonka, E. (2010). The evolution of associative learning: A factor in the Cambrian explosion. Journal of theoretical biology, 266(1), 11-20.
  9. Ma, X., Hou, X., Edgecombe, G. D., & Strausfeld, N. J. (2012). Complex brain and optic lobes in an early Cambrian arthropod. Nature, 490(7419), 258.
  10. Moroz, L. L., Kocot, K. M., Citarella, M. R., Dosung, S., Norekian, T. P., Povolotskaya, I. S., … & Ptitsyn, A. (2014). The ctenophore genome and the evolutionary origins of neural systems. Nature, 510(7503), 109.
  11. Northcutt, R. G. (2012). Evolution of centralized nervous systems: two schools of evolutionary thought. Proceedings of the National Academy of Sciences, 109(Supplement 1), 10626-10633.
  12. Northcutt, R. G. (2002). Understanding vertebrate brain evolution. Integrative and comparative biology, 42(4), 743-756.
  13. Porges, S. W. (2001). The polyvagal theory: phylogenetic substrates of a social nervous system. International Journal of Psychophysiology, 42(2), 123-146.

Germán Albeleira

Licenciatura en Psicología. Máster en Neurociencias.