¿Qué es el Síndrome Cerebeloso Cognitivo Afectivo?

Introducción

“Síndrome Cerebeloso Cognitivo Afectivo” es el termino que acuñan Schamman y Sherman en 1998 para describir una serie de sintomatología cognitiva, conductual y emocional que surge como daño en el cerebelo.

Este síndrome se ha documentado en enfermedades de neurodesarrollo, enfermedades congénitas, lesiones y tumores  localizados en el cerebelo.

Tradicionalmente, en la literatura clásica, el cerebelo se ha relacionado exclusivamente con el movimiento, la coordinación y la postura; y  es a partir de los años 70 – 80 cuando algunos estudios empiezan a  atribuirle otras funciones como las perceptivas, cognitivas y afectivas.

Características del cerebelo

El cerebelo representa el 10% del peso total del encéfalo y en contraposición, su corteza contiene la mitad de las neuronas de este.

A nivel morfológico, se compone de láminas de diferente histología con disposición trasversal que se agrupan en diez pequeños lóbulos que a su vez, forman otros más amplios:

  • Lóbulo anterior.
  • Medio
  • Lóbulo floculonodular.

Si atendemos al nivel funcional (y filogenético) el cerebelo se divide en:

  • Arquicerebelo o cerebelo vestibular: filogenéticamente es el más antiguo, y está relacionado con el aparato vestibular y por tanto, en el mantenimiento de la postura.
  • Paleocerebelo o cerebelo espinal: recibe aferencias de origen espinal y trigéminal, y entre sus funciones controla y regula la musculatura axial.
  • Neocerebelo o cerebro cerebelo: filogenéticamente alcanza su máximo desarrollo con los primates. Recibe aferencias de la corteza cerebral a través del haz corticopontocerebeloso, aparte de otras de origen espinal, visual y acústico. Está conectado a áreas corticales frontales, prefrontales, parietales posteriores y límbicas implicadas en procesos cognitivos, emotivos y perceptivos.

Timman et al., (2010), asigna funciones cognitivas al área lateral, motoras al área intermedia y emocionales al área media del cerebelo.

Conexiones del cerebelo

El  cerebelo está conectado con distintas partes del sistema nervioso central por numerosas fibras eferentes y aferentes que forman tres haces de fibras conocidas como pedúnculos.

Los pedúnculos cerebelosos superiores conectan el cerebelo con el mesencéfalo, los medios con la protuberancia, y los inferiores con el bulbo raquídeo.

Entre las principales conexiones encontramos las siguientes:

  • Vía cerebropontocerebelosa: aferencias del núcleo del puente cerebral que conectan áreas de asociación cerebral con hemisferios laterales del lóbulo posterior del cerebelo.
  • Vía cerebelotalamocortical: eferencias de núcleos profundos pasando por el tálamo a áreas corticales.
  • Conexiones cerebelo- hipotálamo reciprocas.
  • Cerebelo- tálamo.
  • Conexiones cerebelo con sistema reticular, sistema límbico y paralimbico y áreas de asociación neocortical.
  • Conexiones lóbulos inferiores del vermis con áreas asociativas.

Cerebelo y sus funciones

Como se ha comentado anteriormente, en la literatura clásica se le han atribuido funciones motoras, y de equilibrio. Sin embargo, la investigación reciente ofrece evidencias sobre su contribución en la cognición, la emoción o la conducta,  coordinando procesos cognitivos y emocionales.

Cerebelo y funciones motoras

El cerebelo destaca por ser un centro de coordinación y organización del movimiento. Se encarga de la ejecución y planificación motora, del aprendizaje de secuencias y aprendizaje asociativo motor, del condicionamiento clásico del parpadeo.

Así, ante una afectación cerebelosa Luigi Luiciani (1891) y Gordon Holmes  (1939) proponen una trilogía de síntomas básicos:

  • Hipotonía (disminución del tono muscular en los grupos musculares afectados).
  • Astenia (fácil fatigabilidad o pérdida de fuerza muscular en la realización de movimientos).
  • Ataxia  o  incapacidad para mantener una postura estable.

Estos síntomas explicarían la aparición de otros como la incoordinación, el error del cálculo de la distancia a un objeto (disimetría), etc.

Los síntomas motores en afectación cerebelosa están refrendados por numerosos estudios clínicos.

Cerebelo y funciones no cognitivas (cognición y emoción)

La relación cerebelo- cognición se empieza a vislumbrar a partir de los años ochenta tras estudios anatómicos y experimentales con animales, y clínicos y de neuroimagen con pacientes con daño cerebeloso.

Allen et. al. 1997, proponen la existencia de una disociación entre las distintas estructuras cerebelosas y las funciones que desempeñan cada una de ellas. Distintas regiones influyen en distintas funciones.

Regiones más primitivas (lóbulo floculonodular, núcleo fastigial, vermis y en menor medida el núcleo globoso) podrían encargarse, grosso modo, de los primitivos mecanismos de defensa (lucha, emoción, afecto, sexualidad y memoria emocional). En referencia a estas estructuras, Schamman y Sherman desarrollan la “hipótesis del cerebelo límbico” (1991, 2007, 2009).

Schutter DJ. et al., 2015 estudian con ratas la relación del cerebelo con el sistema endocrino, y relacionan al vermis con el miedo y con el aprendizaje del mismo a través de las conexiones que establece con el hipotálamo. A esta misma conclusión, llegan otros estudios como los de Saccheti B. et al., 2002; y Gerdalucci B. et al. 2002.

Los hemisferios laterales, en cambio, están relacionados con la modulación del pensamiento, planificación, modulación de estrategias, aprendizaje, memoria  y lenguaje.

En estudios de neuroimagen, Schtter y van Honk (2009) relacionan al cerebelo con  humor negativo tras la estimulación mágnetica trascraneal occipital y cerebelosa. Mientras que Peterson et al., 2000, lo relaciona con el lenguaje también a través de estudios con pacientes de lesión cerebelosa y sujetos sanos. Buckner et al. y Desmond et al. 2000, de forma paralela, concluyen su intervención en procesos de memoria, atención, y  resolución de problemas.

Por otro lado, Hernáez- Goñez et al. (2010) en estudios con distintas patologías del cerebelo (infarto en la arteria cerebelosa superior, degeneración cerebelosa alcohólica, enfermedades degenerativas, tumores de la fosa posterior, degeneraciones, síndrome de Joubert, síndrome de Gillespie, Síndrome Cognitivo Afectivo Cerebeloso, siderosis superficial) lo implican con alteraciones emocionales, afectivas y de conducta

Síndrome Cerebeloso Afectivo Cognitivo

Schamman y Sherman en 1998 acuñan este término para referirse a un síndrome que presentaban los pacientes con daño focal cerebeloso y que engloba síntomas motores y no motores. Estos autores llevan un estudio prospectivo de siete años con un grupo de pacientes con isquemia cerebelosa, cerebelitis postinfecciosa, atrofia cerebelosa cortical, y tumor cerebeloso medial.

Schamman (2004), propone que los síntomas o síndromes motores aparecen cuando la patología cerebelosa afecta a áreas sensioromotoras; y el síndrome SCCA, cuando la patología afecta a la parte posterior de los hemisferios laterales (que participa en el procesamiento cognitivo) o en el vermis (que participa en la regulación emocional).

Características

Este síndrome se caracteriza por:

  • Alteraciones en las funciones ejecutivas: planificación, flexibilidad, fluidez verbal, razonamiento abstracto y memoria operativa.
  • Dificultades en las habilidades espaciales incluyendo organización visuoespacial, y memoria.
  • Cambios en la personalidad: embotamiento afectivo o desinhibición y comportamientos inadecuados.
  • Déficits lingüísticos como agramatismo y disprosodia

Las manifestaciones del SCCA aparecen en lesiones cerebelosas, enfermedades congénitas y adquiridas del cerebelo (Steinlin et al. 1999; Riva y Giorgi, 2000; Levisohn et al., 2000; Karatekin et al., 2000), en Síndrome de Dandy- Walker, la enfermedad de Machado- Joseph, la ataxia espinocerebelosa, ARCA-1 (Duque y Megina, in press); y tumores cerebelosos tras resección (Riva y Giorgi, 2000; Levisohn et al. 2000; karatekin et al., 2000).

En cuanto a los estudios con tumores cerebelosos, se han documentado en números trabajos la presencia del Síndrome tanto en resección completa del cerebelo, como en parte de este. Así, tras la resección del vermis se encuentran síntomas neuropsicológicos como dificultad en el inicio de una tarea motora, alteraciones en la memoria de trabajo o reciente, dificultades para la resolución de determinadas tareas e, incluso, mutismo. Estos síntomas  no aparecen tan evidentes tras lesiones de los hemisferios cerebelosos y tienden a recuperarse con el tiempo (Delgado-García, J.M.; 2001). Se han descrito déficits visuoespaciales tras extirpación de tumor del hemisferio izquierdo cerebelar (Wallesch y Horn, 1990); mutismo y disartria posterior tras resección completa (Kingma et al., 1994; van Dongen et al., 1994; Pollack et al., 1995), cambios de personalidad, labilidad emocional y pobre iniciación de movimiento voluntario (Pollack et al, 1995), y también, problemas con lenguaje expresivo (Levisohn et al., 1997).

Evaluación y Rehabilitación

Debido a la diferente etiología del SCCA no existen estudios estructurados que hagan referencia a la evaluación y rehabilitación de dicho síndrome.

En cambio, y debido a la incidencia del cáncer infantil, especialmente los de sistema nervioso central (segundo en frecuencia tras la leucemia) y entre ellos, los de fosa posterior (se localizan en el cerebelo y presentan SCCA); sí que podemos encontrar estudios referentes a la evaluación y rehabilitación del SCCA en tumores cerebelosos.

Aún así, no se encuentran protocolos de intervención o evaluación específicos y generalizados (y probablemente no serían funcionales), sino que se opta por una evaluación neuropsicológica  comprensiva, recogiendo información sobre funciones ejecutivas, cognición en general, logros académicos, destrezas, ajuste emocional y social, cambios en el desarrollo y de factores contextuales y ambientales,  y por una rehabilitación multiprofesional Grau (2011), Barahona et al. (2012).

Entre las pruebas de evaluación que se proponen se encuentran las pruebas de CI como las escalas de Wechsler o el K-ABC (Bernabeu et all) y Peabody (Castellino et al. 2011 y Duque y Megina, 2014).

Al mismo tiempo, la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Infantil La Fe de Valencia, elaboró un protocolo de evaluación y rehabilitación  neuropsicológica para diagnosticados de PNET, tumores intracraneales y leucemias irradiadas.

Siguiendo con la rehabilitación, Butler propone un modelo de intervención cognoscitiva “Cognitive Remediation Program, CRP.” (Butler, 1998; Butler y Copeland, 2002; Butler Copeland et al. 2008).

En cambio, otros autores elaboran el programa “AMAT-C (Amsterdam Memory and Attention Training for Children)” con una batería de pruebas que incluyen: atención/ concentración, tiempo, habilidades visoconstructivas, aprendizaje y memoria y funciones ejecutivas (Madsen Sjö, Spellerberg, Weidner y Kihlgren, 2009).

Chiesa y Serreti, (2010) incluyen estrategias lúdicas, académicas, físicas, familiares, emocionales, sociales, psicológicas e inclusive, la meditación, en la intervención.

Para concluir y siguiendo a Duque y Megina, (2014), los programas de rehabilitación no difieren de los que se llevan a cabo en adultos y en otros cuadros patológicos. Estos autores, siguen los conceptos y métodos de la Neuropsicología Funcional.

Referencias bibliográficas

  1. Barahona T., Grau C., Cañete A., Sapiña A., Castel V. y Bernabeu J. (2012). Rehabilitación neuropsicologica en niños con tumores del sistema nervioso central y leucemias irradiadas. Psicooncología. Vol.9, Num. 1, pp 81-94.
  2. Barrios, M., Guárdia, J. (2001). Relación del cerebelo con las funciones cognitivas: evidencias neuroanatómicas, clínicas y de neuroimagen. Rev Neurol; 33 (6): 582- 591.
  3. Bernabeu J., Cañete A., Fournier C., López B., Barahona T., Grau C., Tórtola A., Badal MD., Álvarez JM., Suárez M., Castel V. (2003) Evaluación y Rehabilitación Neuropsicológica en Oncología Pediátrica. Psicooncología. Vol. 0, Num. 1, pp. 117-134.
  4. Delgado-García, J.M. (2001). Estructura y función del cerebelo. Rev Neurol; 33 (7): 635-642.
  5. Duque P. y Megina, M. Neurocognición y Tumores Cerebrales en Edad Pediátrica, (in press).
  6. Grau P. (2015). La calidad de vida de los niños con tumores intracraneales: Prevención, detección y rehabilitación de los “efectos tardíos” de la enfermedad. Siglo Cero. Vol. 42 (3). Núm. 239, 2011. pp 35- 52.
  7. Hernáez- Goñi, P.; Tirapu- Ustárroz, J.; Iglesias- Fernández, L.; Luna- Lario, P. (2010). Participación del cerebelo en la regulación del afecto, la emoción y la conducta. Rev. Neurol; 51 (10): 597-609.
  8. Nieto Barco A., Wollman E. y Barroso Ribal J. (2004). Cerebelo y Procesos cognitivos. Anales de Psicología, vol. 20. nº 2 (diciembre), pp. 205 – 221.
  9. Quintero-Gallego EA., y Cisneros E. (2011). Nuevos Retos para el Neuropsicologo: su aporte en unidades de oncología pediátrica. Revista CES Psicología ISSN 2011- 3080 Vol 6 Núm 2 Julio- Diciembre 2013, pp. 149-169.
  10. Steinlin M, et al. (2003). Neuropsychological long-tern sequelae after posterior fossa tumour resection during childhood. Brain, 126, pp. 1998-2008.
  11. Schmahmann JD. Y Sherman JC. (1998). The cerebellar cognitive affective syndrome. Brain, 121, 561-579.
  12. Tirapau- Ustárroz J, Luna- Lario P., Iglesias- Fernández MD., Hernáez- Goñi P. (2011). Contribución del cerebelo a los procesos cognitivos: avances actuales. Rev Neurol, 53 (5): 301-315.

Mercedes Martínez Morales

Licenciada en Psicología. Máster en Neurorrehabilitación Clínica. Máster en Psicología General Sanitaria.

CARAS-R: Test de Percepción de Diferencias-Revisado

Ficha técnica

  • Nombre: CARAS-R: Test de Percepción de Diferencias Revisado
  • Autor: Thurstone y Yela (2017)
  • Aplicación: Individual y colectiva
  • Edad de aplicación: Niños (6 a 18 años)
  • Tiempo de aplicación: El tiempo de aplicación puede variar, siendo aproximadamente 3 minutos el tiempo necesario para su aplicación
  • Evaluación: El objetivo final es la evaluación la percepción y la atención en niños y adultos con problemas psiquiátricos
  • Editorial: TEA Ediciones

Materiales

  • Manual de aplicación, corrección e interpretación
  • Ejemplar autocorregible

Instrucciones

El evaluador dará una breve explicación sobre porqué se realiza la evaluación, cuál es el objetivo de la misma y qué debe hacer. Una vez realizado este paso se procederá a realizar la prueba para la cual se dará al evaluado un total de 3 minutos.

Puntuaciones

A través del CARAS-R podemos obtener puntuaciones ricas y variadas acerca del estado atencional y perceptivo del evaluado.

  • Aciertos (A): Número total de aciertos del evaluado. Se concederá un punto por cada respuesta correcta
  • Errores (E): Número total de errores del evaluado. Se restará un punto por cada respuesta errónea
  • Aciertos netos (A-E): Los aciertos netos se obtienen restando los aciertos menos los errores, obteniendo de esta forma una medida precisa del rendimiento del sujeto
  • Indice de Control de la Impulsividad (ICI): Esta puntuación se obtiene dividiendo los aciertos netos (A-E) entre el numero de respuestas dadas por el sujeto (A+E) multiplicado por 100

Finalidad de la evaluación

Los objetivos perseguidos mediante la aplicación del CARAS-R, como los de cualquier otra prueba psicológica, pueden ser son múltiples. A continuación detallamos algunos de los usos de este instrumento.

Detección

La aplicación del CARAS-R, a través de sus baremos, nos permite detectar posibles déficits asociados a un funcionamiento deficitario de la atención y la percepción.

Intervención

La intervención, asimismo, también sería otro de los objetivos finales del CARAS-R. Como hemos comentado previamente a través de la aplicación de este instrumento podemos establecer la existencia de déficits a nivel atencional y/o perceptivo, lo cual nos permitirá establecer programas de intervención centrados en las características de nuestros pacientes, no solo a nivel personal sino también clínico.

Progresos

El CARAS-R también puede ser utilizado como una herramienta para evaluar los progresos realizados por los pacientes tras aplicar un programa de intervención. Concretamente, a través de las puntuaciones otorgadas por este instrumento, podemos determinar o no la existencia de diferencias significativas pre y post tratamiento.

Ventajas

A continuación, se detallan un conjunto de ventajas encontradas tras el análisis exhaustivo del CARAS-R.

Aplicación

Como detallábamos más arriba, la aplicación del CARAS-R únicamente requiere de 3 minutos. Esta característica lo convierte en un test ideal, sobretodo, en aquellas situaciones en las que los profesionales cuenta con un tiempo limitado para la evaluación

Corrección

Este instrumento consta de un ejemplar autocorregible, lo cual facilita la labor del evaluador, ahorrando un tiempo significativo en la tarea relacionado con la correción, en comparación con otros test neuropsicológicos

Puntuaciones

Como comentábamos previamente, a pesar de ser un instrumento especialmente sencillo, las puntuaciones que obtenemos a través de su aplicación son múltiples, pues no únicamente nos informa del estado perceptivo del paciente, sino que además obtenemos información relativa a los mecanismos atencionales e inhibitorios de los evaluados.

Limitaciones

Hasta el momento no hemos encontrado limitaciones reseñables relacionadas con instrumento de evaluación.

Carla Andreia Carvalho Gómez

Carla Andreia Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología

Principios activos de las plantas: concepto y aplicaciones

Introducción

A lo largo de los años, las diversas civilizaciones de la historia han usado diferentes sustancias para experimentar sensaciones (ya bien sea con sustancias estimulantes, sedantes o alucinógenas).

Debido a esto, en las diversas culturas ya se conocían qué plantas producían ciertos efectos. Incluso ciertos animales saben qué clase de sustancias les producen ciertos efectos psicotrópicos y las consumen a propósito sabiendo que van a experimentar sensaciones psicotrópicas, como ciertas especies de rumiantes con ciertas setas de características alucinógenas.

Debido a esto, en las diversas culturas ya se conocían qué plantas producían ciertos efectos. Incluso ciertos animales saben qué clase de sustancias les producen ciertos efectos psicotrópicos y las consumen a propósito sabiendo que van a experimentar sensaciones psicotrópicas, como ciertas especies de rumiantes con ciertas setas de características alucinógenas.

En este artículo se mostrarán algunos principios activos de algunas plantas, cómo funcionan dentro del organismo y con qué propósitos solían usarse en tiempos pasados y cómo se usan actualmente. Además, en algunos casos se verá que el consumo de este tipo de plantas es realizado por animales [5, 10].

Principios activos: concepto

El concepto de principio activo hace referencia a la composición química que presentan ciertas sustancias, que son las que causan la reacción en el organismo. Dicha reacción puede ser sedante, estimulante o psicotrópica, y tiende a actuar en uno o varios centros concretos.

Diversas plantas poseen diferentes principios activos, y desde antiguo los humanos las usaron para diferentes funciones terapéuticas; el estudio y el conocimiento de este tipo de plantas con diversas propiedades farmacológicas se llama “farmacognosia”.

Aunque estos principios activos procedentes de las plantas pueden usarse para multitud de funciones no relacionadas con el sistema nervioso (por ejemplo, para reducir inflamaciones o para potenciar el colágeno del organismo), pero este artículo tratará esencialmente de los principios activos que tienen una influencia directa en el sistema nervioso, dejando de lado aquellos que no poseen una influencia directa sobre el sistema nervioso [8, 12].

Algunos principios activos

A lo largo de la historia del estudio y la investigación de la composición química de los diferentes principios activos, se ha llegado a una clasificación que atiende a la estructura química y las propiedades derivadas de ésta:

  • Neurolépticos: Este tipo de sustancias actúan a modo de sedantes, reduciendo la actividad cortical.
  • Neuroanalépticos: Este tipo de sustancias actúan a modo de estimulantes, aumentando la actividad cortical
  • Neurodislépticos: Las sustancias que se engloban dentro de este grupo alteran la química del sistema nervioso produciendo alucinaciones.

Las diferentes plantas con propiedades psicotrópicas constan de diferentes principios activos. Algunos de los más conocidos son los siguientes:

Primer grupo

Del primer grupo, se pueden mencionar el opio y derivados (por ejemplo, la heroína, la morfina o la codeína), cuyo principio activo se obtiene de una planta conocida como adormidera, una flor emparentada con las amapolas y que actúa sobre unos receptores específicos de las neuronas (los conocidos como receptores mu) provocando una sensación de adormecimiento; las benzodiacepinas también actúan como sedantes del sistema nervioso, aunque actúan en unos receptores distintos a los de los opiáceos, teniendo su actividad en los receptores del neurotransmisor GABA (uno de los neurotransmisores más empleados para actividades inhibitorias del sistema nervioso) y causando esa sedación,

Los barbitúricos también se engloban dentro de este grupo y también actúan dentro de los receptores GABA, pero actúa de distinto modo a las benzodiacepinas, movilizando otros elementos a nivel intracelular y extracelular; la escopolamina también es otro principio activo de los que causan depresión en el sistema nervioso, actuando conjuntamente con otras sustancias depresoras y potenciando los efectos de éstas; por último, el alcohol es, tal vez, uno de los depresores del sistema nervioso más conocidos, causando alteraciones en los receptores de GABA y NMDA conjuntamente con otras alteraciones en el sistema dopaminérgico.

Segundo grupo

Del segundo grupo, se pueden mencionar a la cocaína y sus derivados, las cuales son unas sustancias que estimulan el sistema nervioso impidiendo que la dopamina sea recaptada dentro del sistema dopaminérgico, estando actuando en los circuitos neuronales de forma ininterrumpida; las anfetaminas son otras sustancias que también actúan como estimulantes del sistema nervioso, pero estas sustancias actúan modificando la actividad de los receptores de noradrenalina y dopamina, provocando esa estimulación actividad del sistema nervioso,

La nicotina es otro estimulante del sistema nervioso, actuando sobre unos receptores específicos nicotínicos (en los que interviene la acetilcolina) y que acaban derivando en una inicial liberación de GABA que luego deriva en liberación de dopamina, siendo clave en la adicción al tabaco; por último, las xantinas (sustancias tales como la cafeína, teobromina y teofilina) son otro grupo de sustancias estimulantes del sistema nervioso, actuando en receptores dopaminérgicos y de adenosina, modificando la actividad de la adenosina y haciendo que así la dopamina pueda actuar estimulando el sistema nervioso central.

Tercer grupo

En el tercer grupo podemos encontrar a, por ejemplo, la marihuana, actuando en los receptores cannabioides del sistema nervioso, causando alteraciones en la percepción de la realidad y del entorno que percibe el sujeto; los hongos alucinógenos, que poseen sustancias tales como la psilocibina, psilocina y baeocistina, que actúan en los receptores muscarínicos provocando sensaciones alucinógenas de diversa índole (son de las primeras drogas usadas por los humanos) en las personas.

La planta de peyote, poseedora de la mescalina, actúa sobre receptores serotoninérgicos del sistema nervioso y que permite la intoxicación y posterior alucinación por parte del sujeto; el LSD (dietilamida de ácido lisérgico) es otra sustancia alucinógena usada con fines recreativos y que también actúa en los receptores serotoninérgicos provocando alucinaciones en las personas que la consumen; por último, la bufotemina es otra sustancia que se obtiene tanto de plantas como de animales (sapos) y que también actúa sobre los receptores serotoninérgicos, provocando también efectos alucinógenos en las personas [1, 3, 6, 7, 9, 11, 13].

Usos de algunos de estos principios activos

Las investigaciones acerca de los diferentes principios activos han originado diferentes modos de administración y elaboración de fármacos basados en estos principios activos. Se requiere un largo tiempo de investigación para comprobar cuáles son sus efectos, cuáles son sus dianas y con qué otros compuestos deben reaccionar para poder fabricar un fármaco apto para tratamientos. Por ejemplo, algunos de los medicamentos para tratar la hiperactividad en pacientes vienen derivados de las anfetaminas, puesto que el sistema nervioso de esos individuos necesita un aporte extra de actividad para poder funcionar. Por otro lado, sustancias derivadas del opio son útiles como anestésicos tales como la morfina.

El otro uso que se suele hacer de estos principios activos es el uso recreativo. Desde tiempos antiguos, la humanidad ha estado consumiendo sustancias cuyos efectos en la consciencia variaban en función de la sustancia; desde viajes espirituales hasta usos rituales en ceremonias especiales. Se ha visto, además, que es algo compartido por distintas civilizaciones a lo largo de los siglos, por lo que además de usarse como ocio y recreación, también puede ser concebida como unas sustancias usadas para rituales de diversa índole [4, 14].

Conclusiones

Los principios activos son unos compuestos químicos que pueden llegar a ser muy útiles para la elaboración de medicamentos que mejoren las condiciones de vida de las personas, sobre todo en el terreno psicológico.

Continuar en la investigación y en el descubrimiento de nuevas propiedades de los principios activos ayudará a mejorar la capacidad de elaborar nuevos fármacos y actuar con mayor eficacia en los centros clave de las diferentes enfermedades [2].

Referencias bibliográficas

  1. Benitez, M., & Morós, C. (2016). prevención del consumo de tóxicos (1. a parte):¿ Qué sustancias consumen nuestros adolescentes. 
  2. Caputo, L. (2018). Chemical and biological study of natural substances active on the central nervous system.
  3. Fabricant, D. S., & Farnsworth, N. R. (2001). The value of plants used in traditional medicine for drug discovery. Environmental health perspectives, 109(Suppl 1), 69.
  4. Goodman, J., Sherratt, A., & Lovejoy, P. E. (Eds.). (2014). Consuming habits: drugs in history and anthropology. Routledge.
  5. López Cruz, L., Pardo, M., Dosda, A., Salomone, J. D., & Correa Sanz, M. (2011). Comparación de dosis altas de las metilxantinas cafeína y teofilina en efectos motores y ansiogénicos: estudio en modelos animales.
  6. Noguera, C. A. (2016). Necesidad de establecer mandamiento de prisión preventiva en contra de las personas inmersas en escala mínima de sustancias sujetas a fiscalización (Bachelor’s thesis).
  7. Phillipson, J. D. (2007). Phytochemistry and pharmacognosy. Phytochemistry, 68(22-24), 2960-2972.
  8. Sáez, J. A. L. (2017). Los alucinógenos. Los libros de la catarata.
  9. Tolu, S., Eddine, R., Marti, F., David, V., Graupner, M., Pons, S., … & Zemdegs, J. (2013). Co-activation of VTA DA and GABA neurons mediates nicotine reinforcement. Molecular psychiatry, 18(3), 382.
  10. Torres Bares, C., & Escarabajal Arrieta, M. D. (2005). Psicofarmacología: una aproximación histórica. Anales de psicología, 21(2).
  11. Villegas Bruguera, E. B. (2015). Estudio autorradiográfico de las alteraciones de los receptores N-metil-D-aspartato (NMDA) del glutamato en el sistema nervioso central en consumidores crónicos de alcohol
  12. Vinatoru, M. (2001). An overview of the ultrasonically assisted extraction of bioactive principles from herbs. Ultrasonics sonochemistry, 8(3), 303-313.
Germán Albeleira

Germán Albeleira

Licenciatura en Psicología. Máster en Neurociencias.

WEBINAR: Apego y vínculos interpersonales en adultos (VINCULATEST)

Nombre

Apego y vínculos interpersonales en adultos: (VINCULATEST)

Organiza

TEA Ediciones

Modalidad

ONLINE

Precio

Gratuito

Fecha

17 de Enero

Mi Primer Frutal - HABA

Mi primer frutal: un juego para trabajar la atención de los más pequeños

Ficha técnica

  • Título: Mi Primer Frutal
  • Idea del juego: Annaliese Farkaschovsky
  • Ilustraciones: Jutta Neundorfer
  • Edad recomendada: 2+
  • Idiomas: español, alemán, inglés, italiano y francés
  • Empresa: Haba
  • Comercial: EducaMoon

Materiales

  • Instrucciones (reglas del juego)
  • 16 frutas: 4 manzanas rojas, 4 manzanas verdes, 4 peras y 4 ciruelas
  • 1 dado: 6 caras (azul, rojo, amarillo, verde, cesta y cuervo)
  • 4 arboles
  • 5 cartas de camino
  • Cuervo

Edad

Se recomienda utilizar a partir de los 2 años

Número de jugadores

  • De 2 – 4 jugadores
  • Está diseñado para jugar en grupo o en familia

Instrucciones

El objetivo final del juego es que los niños recolecten todas las frutas en la cesta, antes de que el cuervo llegue al fnal del camino.

Tiempo de juego

El tiempo de juego puede ser variable, entre 10 – 15 minutos aproximadamente, dependiendo del número de jugadores y las edades de éstos.

Funciones cognitivas

A través de Mi Primer Frutal podemos trabajar diferentes funciones cognitivas en los niños como por ejemplo la atención, la percepción o la inhibición, entre otras.

Atención

La atención, es una de las funciones cognitivas necesarias para llegar a convertirse en vencedor de la partida. Como hemos comentado anteriormente, cada jugador tirará el dado. En función de que lo que le toque realizará una acción u otra.

  • Azul: Introducirá una ciruela en la cesta
  • Rojo: Introducirá una manzana roja en la cesta
  • Amarillo: Introducirá una pera en la cesta
  • Verde: Introducirá una manzana verde en la cesta
  • Cesta: El jugador introducirá una fruta en la cesta
  • Cuervo: Avanzará una posición el camino.

Percepción

La percepción es otra de las funciones cognitivas que son necesarias para la puesta en marcha del juego. Concretamente, cada jugador debe ser capaz de percibir y reconocer los distintos colores a fin de que, una vez que lance el dado, éste reconozca el color o figura marcado y realice las acciones necesarias, tal y como hemos indicado en el apartado previo.

Inhibición

La inhibición, como en la mayoría de los juegos, puede ser trabajada a través del respeto de los turnos. Como sabemos, en los más pequeños existe una cierta tendencia a no respetar al resto de los jugadores. A través de Mi Primer Frutal podemos trabajar este aspecto, fomentando la participación del resto de los compañeros.

Motricidad

Además de todo lo comentado, el diseño de las piezas de Mi Primer Frutal nos ayudará a trabajar todo lo relacionado con la motricidad de los más pequeños, adquiriendo con el paso del tiempo destrezas semejantes a niños con un nivel mayor de desarrollo evolutivo.

Ventajas

Como hemos visto en apartados anteriores, el diseño de Mi Primer Frutal nos permite trabajar diferentes aspectos, tanto cognitivos como motrices, mejorando el desarrollo de los más pequeños.

Por tanto, teniendo en cuenta las características y ventajas que presenta Mi Primer Frutal, puede ser un excelente regalo para los más pequeños de la casa estas Navidades.

Limitaciones

Después de probar el producto que nos enviaron nuestros amigos de Educamoon, hasta el momento no hemos encontrado ningún tipo de limitación relacionada con este recurso.

Carla Andreia Carvalho Gómez

Carla Andreia Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología