autismo

¿Autismo, Gluten y Caseína?

Introducción

El Autismo presenta diferentes atracciones neuropsicológicas con heterogeneidad de manifestaciones; abarcando nivel social, afectivo, comunicación, conducta lingüística, deterioro social, trastornos conductuales, actividades restringidas y estereotipadas.

El trastorno social se conoce a través de diferentes investigaciones, las más recientes ponen de manifiesto que estos pacientes tienen importantes dificultades a la hora de responder ante señales emocionales influyendo notoriamente en las interacciones sociales.

En concreto, se observan dificultades para interpretar el tono de voz de otra persona, los gestos faciales y las comunicaciones no verbales, pudiendo afectar directamente a la hora de responder ante la misma.

Asimismo, se observa alteración en el lenguaje, con alteración en la la fluidez, observándose en la mayoría de los casos ecolalias y sonidos como respuesta.

Su diagnóstico se rige actualmente por el DSM-V que agrupa el autismo dentro de los TEA (Trastorno del Espectro Autista). [1].

No obstante, no podemos hablar de rasgos puntuales y comunes en todos los TEA ya que se observa gran variabilidad en función del caso e intensidad.


Prevalencia

No conocemos con seguridad el número de casos de TEA que existen en España, ya que se desconocen estudios poblacionales y censos oficiales.

Lo que si que conocemos es que ha habido un aumento considerable de casos detectados y diagnósticos realizados.

Es posible que dicho incremento sea debido a un avance en la detección, en los procesos diagnósticos o un aumento de la incidencia de este trastorno.

Por la contra, si que se conocen cifras epidemiológicas en Europa, que recalcan una prevalencia de aproximadamente 1 caso de TEA por cada 100 nacimientos (Autism – Europe aisbl 2015). En EEUU, por el contrario, se estima un caso de TEA por cada 88 nacimientos.

¿Leche de vaca y autismo?

Existen varios estudios donde que ponen de manifiesto la relación existente entre el consumo de leche de vaca y cereales con gluten, con diferentes afectaciones: alergias, intolerancias y efectos opiáceos; que provocan insuficiencias alimentarias y trastornos conductuales en los TEA [2, 3].

Estas sustancias, por su estructura, no se digieren al completo, pudiendo así generar péptidos que tienen diferentes efectos como opiáceos, ya que traspasan la pared intestinal llegan hasta el cerebro e interfirien en la transmisión de impulsos nerviosos, provocando un efecto profundo en la conducta, el desarrollo y el aprendizaje de estos pacientes.

Gluten

En población general, existe una prevalencia estimada del 6% de sensibilidad al gluten y de entre el 1,9% y el 4,9% para la leche de vaca. Por tanto, es razonable pensar que en pacientes TEA, dónde se ha demostrado una permeabilidad intestinal y una alteración microbiotica, éstos presenten gran cantidad de problemática digestiva.

En diferentes investigaciones realizadas con pacientes TEA se ha demostrado un efecto beneficioso de una dieta sin gluten y sin caseína [3].

En concreto, un estudio llevado a cabo por Pennesi et al. (2012) concluyó (en función de una valoración realizada por los padres) que los TEA que presentaban una mejora de la sintomatología digestiva también mejoraban su comportamiento tras la dieta libre de gluten y caseína [4].

Otra investigación concluyó que un 86.75% (n=26) de los pacientes estudiados, presentó un cambio positivo (moderados e intensos) en diferentes sintomatologías como por ejemplo (gastrointestinal, interacciones sociales, contacto ocular y movimiento).

El 60% mostró cambios positivos en los 4 síntomas, mientras que el 30% restante mostró mejoras en tres de los síntomas. Se observó una mayor mejoría a lo largo del tiempo, tras haber realizando una dieta libre de gluten y caseína, siempre realizando este tratamiento junto a un profesional de la nutrición. 


Otros estudios

Otra investigación realizada por la Universidad de Columbia estudió la relación entre los Trastornos del Espectro Autista y la sensibilidad al gluten.

En concreto, se estudiaron a un total de 37 infantes y 76 controles con edades similares (con y sin síntomas intestinales).

Los resultados de este estudio mostraron que los niños con TEA presentaban un mayor nivel de (lgG) respecto al grupo control [7].

Conclusiones

Estas dietas se han de realizar por un nutricionista o un pediatra que tenga conocimientos de nutrición, para poder realizar una adecuada nutrición del sistema.

Valorando previamente el estado del sistema y analizando mediante estudios específicos las alergías que el cuerpo de los pacientes puede presentar.

Cada vez son más los niños con TEA que realizan estas dietas y presentan resultados positivos. Es importante no realizarlo sin supervisión profesional.

Si usted es familiar/conocido de un niño autista previamente debe contactar con profesional en el tema, el cual aconsejará de la forma mas adecuada al tratamiento idóneo.

En primer lugar se realizará un estudio específico global, para valorar todas las opciones y tratamientos posibles.

Recordando siempre que la finalidad es conseguir la mejor calidad de vida de la persona que presenta el este caso el TEA.

Referencias bibliográficas

  1. Buie T. (2013) The relationship of autism and gluten. Clin Ther. 35(5), 578-583.
  2. De Magistris, L., Familiari, V., Pascotto, A., Sapone, A., Frolli, A., Iardino. P, et al. (2010). Alterations of the intestinal barrier in patients with autism spectrum disorders and in their first-degree relatives. J Pediatr Gastroenterol Nutr.51, 418 – 424.
  3. Laguzzi, J., Lavanda, I., Leal, M.,Herrera, J., Carrazana, C. & Cilento Pintos, C.A. (2013). Improvement in symptoms and nutritional assessment after following a gluten – and casein – free diet in a group of children wIth autism from an especialised institution. Nutr. clín. diet. Hosp. 33, 39-47.
  4. Pennesi, CM., Klein, LC. (2012). Effectiveness of the gluten-free, caseinfree diet for children diagnosed with autism spectrum disorder: Based on parental report. Nutr Neurosci. 15, 85-91.
  5. Troncone, R., Jabri, B. (2011). Coeliac disease and gluten sensitivity. J Intern Med. 269, 582-590.
  6. Vandenplas, Y., Greef, E., Devreker, E. (2014). Treatment of cow’s milk protein allergy. Pediatr Gastroenterol Hepatol Nutr.17, 15.
Marina Areny Balagueró

Marina Areny Balagueró

Doctora en Psicología Clínica y de la Salud Especialista en Neuropsicología acreditado por la COPC.

3 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] comprenderlos circuitos neuronales asociados a trastornos como el Alzhéimer,Párkinson,autismo, esquizofrenia etc. Necesitamos conocer las anomalías en los circuitos para poder tener un […]

  2. […] autismo es un trastorno donde se ve afectada la empatía. Se presenta en la imposibilidad de tener una […]

  3. […] en el habla coloquial se hable de “autismo”, “persona autista” y conceptos similares, lo cual es, hasta cierto punto, un error porque […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *