ESTIMULACIÓN TEMPRANA DE 3 A 6 AÑOS

Introducción

Cada niño se desarrolla a su ritmo y de forma natural, lo que podemos hacer los educadores es fomentar un ambiente con estímulos que ayuden a su aprendizaje, conociendo lo que es más adecuado en cada etapa del desarrollo, y así puedan experimentar.

Con la estimulación temprana se favorecen las conexiones neuronales, la consolidación y reorganización de funciones cerebrales.

Es importante que se ejerciten todas las áreas, ambos hemisferios cerebrales y que potencie una buena conexión entre ellos.

En este artículo se proponen varias actividades para poner en práctica a estas edades, de los 3 a los 6 años, sin presionar pero si, ofreciéndoles la oportunidad de poner en práctica y aprovechar los periodos sensibles de cada etapa.


Entre los 3 y 4 años

  • Sensorial: Podemos taparles los ojos y que reconozcan un alimento al saborearlo o reconozcan la voz de los demás. Mirar objetos con una lupa, tocar instrumentos, hacer sonidos, escuchar música, jugar con el agua a flotar, hundir, etc.
  • Motriz: meter formas en el espacio correspondiente, caminar de lado, hacia atrás, de puntillas, saltar, empezar a recortar, coger objetos con una pinza y pasarlos de un recipiente a otro.
  • Cognitivo: Separar objetos por tamaño, juegos causa-efecto, aprender las partes del cuerpo, que pesa más o menos, empezar a contar, hacer preguntas a cerca de los cuentos o programas de tv.
  • Lenguaje: Practicar a través de juegos, hacer preguntas, comprender las ilustraciones de un libro, aprender los colores básicos, es importante conversar mucho con ellos para ampliar su vocabulario y pronunciación.
  • Socio-afectivo: Bailar, juegos de imitación y de rol, con títeres y muñecos, jugar con otros.

Entre los 5 y 6 años

  • Sensorial: Diferenciar colores, texturas, tamaños o guiarles con los ojos tapados.
  • Motriz: Copiar letras, equilibrio sobre una tabla, aprender a columpiarse solo/a, a trepar, recorridos con pruebas de tamaños diferentes, colorear sin salirse, usar sacapuntas, recortar con mayor precisión, montar en bici, etc.
  • Cognitivo: Buscar objetos y saber si están en la habitación o no, seguir más instrucciones, contar, copiar su nombre, ordenar por ancho y largo, completar laberinto simple, aprender días de la semana, izquierda y derecha, predecir lo que sucederá después, etc.
  • Lenguaje: Conversar por teléfono, significado y utilidad de lo cotidiano, nombrar 5 cosas que empiezan por la letra, conceptos (más, poco, menos, etc), introducimos los chistes, relatar experiencias diarias y preguntar el significado de las palabras nuevas.
  • Socio-afectivo: Poner la mesa, hacer actividades en grupo, animar a expresar sus emociones, juegos con reglas a seguir, ampliar los roles, dramatizar el papel de un personaje, mantener conversaciones familiares.

Desarrollo de la creatividad

La creatividad es fundamental para el desarrollo positivo del niño/a, por ello, está presente en cada una de las áreas descritas anteriormente.

Mediante el juego y la utilización de la imaginación se puede fomentar el desarrollo de esta cualidad.

Actividades: representar personajes, crear historias, montar bloques, usar disfraces, jugar con arena, barro, plastilina, expresarse libremente, utilizar material para reciclar y construir algo de utilidad, dibujar…

También es muy importante la creatividad a la hora de plantear las actividades y el aprovechar cualquier ocasión para favorecer en lo máximo a los niños.

Por ejemplo en muchas actividades de la vida diaria podemos estar potenciado varias áreas de desarrollo del niño/a:

Al doblar la ropa, utilizamos el área motriz, el pensamiento lógico y matemático al clasificar, numerar, conjuntar, el tamaño y la cantidad, el seguir instrucciones sencillas, la atención y el área socio-afectiva si se hace en familia.


Conclusiones

Son edades de una gran plasticidad cerebral y motivación por experimentar y aprender.

Si fomentamos un ambiente adecuado para el desarrollo en cada una de estas áreas favoreceremos la potencialidad de las capacidades de los niños.

En muchas ocasiones se olvida o da menos importancia a las áreas socio-afectivas y de creatividad lo cual es de vital importancia para el desarrollo integral de la persona.

Referencias bibliográficas

  1. Regidor, R. (2003). Las capacidades del niño: guía de estimulación temprana de 0 a 8 años. Palabra.Ureña Juan. Estimulación temprana: tercer año
  2. Ureña Juan. Estimulación temprana: cuarto año
  3. Ureña Juan. Estimulación temprana: quinto año

Ver más

Estimulación temprana de 0 a 3 años.

Yesika Martínez

Yesika Martínez

Psicóloga.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *