NEUROPLASTICIDAD EN EL CEREBRO AFECTADO DE ALZHEIMER

¿Existe Neuroplasticidad en el cerebro afectado por Alzheimer?

Introducción

Actualmente, se está poniendo mucho hincapié en la tercera edad. Intentando conseguir un envejecimiento sano, enlenteciendo en la máxima medida la aparición de déficits cognitivos (entre otras enfermedades).

Se incide tanto en la enfermedad de Alzheimer, porque es la que más prevalencia tiene y la más incapacitante. Por esta razón, existen múltiples intervenciones dirigidas a la tercera edad.

Pero ocurre una controversia, si la tercera edad es una etapa de pérdidas ¿cómo vamos a conseguir que la gente mayor aprenda cosas nuevas o modifique o adquiera nuevas conductas? Si continuáis leyendo encontrareis la respuesta.


¿Qué es la neuroplasticidad?

La neuroplasticidad es una propiedad innata del Sistema Nervioso (SN) y que está presente a lo largo de toda la vida. Esta plasticidad nos ofrece la capacidad de modificación y adaptación de las funciones y estructuras del SN [3]. La neuroplasticidad también puede denominarse; plasticidad neuronal, cerebral o del sistema nervioso.

Una vez sabemos que es la neuroplasticidad, nos planteamos las siguientes preguntas;

¿Hay neuroplasticidad en el envejecimiento?

Como ya se ha comentado anteriormente, esta plasticidad está presente a lo largo de toda la vida y en el envejecimiento también está presente aunque de forma más reducida. De este modo, se ha observado que el crecimiento adaptativo y las respuestas de tipo regenerativo se encuentran preservadas en el envejecimiento normal [4].

Pero, ¿qué ocurre cuando sucede una lesión a nivel cerebral?. Gracias a esta plasticidad, el cerebro es capaz de adaptarse a nuevas demandas y restablecer el desequilibrio secundario a una lesión cerebral. Evidenciando que las zonas lesionadas tienen cierta capacidad de regeneración y de establecer nuevas conexiones [2].

¿Y qué sucede en el cerebro afectado de Alzheimer?

Existe evidencia de que en la enfermedad de Alzheimer (en fase leve o moderada), se muestran cambios estructurales que reflejan indicios de neuroplasticidad [4].

Aunque no ocurre lo mismo en fases graves de la enfermedad, debido a la gran pérdida de neuronas y ausencia de conexiones sinápticas, ya no hay plasticidad neuronal [6].

A continuación haremos referencia a un concepto que va bastante ligado con la neuroplasticidad; la reserva cognitiva.

¿Qué es la reserva cognitiva?

La reserva cognitiva (RC) es la capacidad cognitiva que la persona ha logrado acumular a lo largo de su vida.La RC potencia la neuroplasticidad, conectando nuevas redes neuronales.

Una persona que ha ejercitado durante toda su vida sus capacidades cognitivas ha acostumbrado a su SN a adaptarse a los cambios y a usar circuitos neuronales alternativos cuando algún circuito ha quedado dañado. Por esta razón, las personas con alta capacidad intelectual retardan la aparición de una demencia, potenciando y usando vías neuronales alternativas cuando la vía principal ha resultado significativamente dañada [1].

A continuación, se explicarán algunos de los factores más importantes que parecen potenciar un envejecimiento más satisfactorio a nivel cognitivo, y cuyos efectos estarían en parte relacionados con la capacidad del SN para potenciar esta plasticidad a lo largo de toda la vida [4].


Variables que intervienen en la reserva cognitiva

Educación

Hay evidencias que confirman que aquellas personas con mayores niveles de estudio mantienen una mejor RC frente aquellas personas que tiene estudios mínimos o que no saben ni leer ni escribir, es decir, que tienen una RC más limitada [4,5].

Estilo de vida

La importancia de mantener un equilibrio entre el trabajo y las actividades de ocio, ayuda a tener una buena RC.

Se comenta que la participación en actividades de ocio se asocian con un mejor funcionamiento de la memoria en edades avanzadas.

Además, tener una buena red de contacto social y el mantenimiento de una familia, reduce en gran medida los riesgos de padecer deterioro cognitivo, así como la creación de nuevas redes neuronales más eficientes que proporcionen una RC que retrase las manifestaciones clínicas de la demencia [4,5].

Estado de salud

Algunos estudios verifican que el consumo de alcohol y tabaco, así como padecer hipertensión influyen negativamente sobre la RC de las personas.

Además, ciertos medicamentos también pueden influir de manera negativa sobre las capacidades cognitivas en personas de edad avanzada.

En cuanto a los hábitos dietéticos, según el “Estudio de Rotterdam” sugiere que un consumo más alto de antioxidantes en la dieta ayuda a proteger frente al deterioro cognitivo [4].

Actividad física

Se ha considerado que realizar ejercicio físico es un factor importante no solo para llevar una vida saludable sino también para mantener una buena salud mental y un mejor funcionamiento cognitivo.

Además, el ejercicio puede influir sobre sistemas moleculares claves para el mantenimiento y la plasticidad del cerebro, proporcionando una reserva contra la degeneración y la demencia [4,5].

Entrenamiento Cognitivo

La base científica de la estimulación cognitiva (EC) en las demencias reside en la capacidad plástica del cerebro y la reserva cerebral.

En el inicio de la enfermedad de Alzheimer existe un grado significativo de plasticidad cerebral y reubicación cognitiva. Por tanto, los tratamientos de EC favorecerían la neuroplasticidad mediante la presentación de estímulos, ejercitando de un modo integral capacidades intelectuales, emocionales, relacionales y físicas [2].

Las capacidades en las que se suele intervenir son: razonamiento, atención y concentración, lenguaje verbal y escrito, praxias, gnosias, aritmética y cálculo y asociación-ordenación.

Según varios estudios, se ha llegado a la conclusión, de que las personas que han sido sometidas a un entrenamiento cognitivo mejoran en sus puntuaciones de plasticidad cognitiva (siendo capaces de beneficiarse de las fases de aprendizaje), mientras que aquellos que no han recibido intervención cognitiva no sólo no mejoran, sino que empeoran [6].

Estado emocional

Estados emocionales como la depresión y la ansiedad se asocian con menor funcionamiento cognitivo [4].


Conclusiones

Para concluir, podemos observar como esta neuroplasticidad, presente a lo largo de toda la vida, da evidencia a todas estas nuevas intervenciones que están surgiendo para la tercera edad.

No hay que olvidar que la persona es un ser holístico y que las intervenciones deben ir dirigidas a todas las esferas que conforman a la persona y no aislar los déficits. Porque como ya hemos visto, un trabajo integral puede enlentecer en gran parte la enfermedad de Alzheimer.

Referencias bibliográficas

  1. Adserá Bertran A. (2008). ¿Qué es la reserva cognitiva en el Alzheimer? Barcelona: enciclopediasalud.com.
  2. García Sánchez C y Estévez González A. Estimulación cognitiva en la Enfermedad de Alzheimer. (2002). Alzheimer. Realidades e investigación en demencia.
  3. Gilibert N. ¿Qué es la plasticidad cerebral?
  4. Redolat R y Carrasco MC. ¿Es la plasticidad cerebral un factor crítico en el tratamiento de las alteraciones cognitivas asociadas al envejecimiento?. (1998). Anales de psicología, [En línea] 14(1), pp.45-53.
  5. Rodríguez Álvarez M y Sánchez Rodríguez JL. Reserva cognitiva y demencia. (2004). Anales de psicología, [En línea] 20 (2), pp. 175-183.
  6. Zamarrón Cassinello MD, Tárraga Mestre L y Fernández Ballesteros R. Plasticidad cognitiva en personas con la enfermedad de Alzheimer que reciben programas de estimulación cognitiva. (2008). Psicothema, [En línea] 20 (3), pp 432-437.
Sonia Pérez Mourón

Sonia Pérez Mourón

Terapeuta ocupacional.

6 comentarios
  1. Noemi
    Noemi Dice:

    Es un tema de gran interés para la medicina. Espero que se siga investigando sobre ello y que cada vez haya más posibilidades de mejora para los usuarios con ese tipo de afectación. Enhorabuena por el artículo, has hecho una exposición muy clara del tema. Felicidades y seguir así.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *