HITOS DEL DESARROLLO: PRIMERA INFANCIA

Introducción

La infancia es una etapa caracterizada por múltiples cambios. Este periodo abarca desde el nacimiento hasta aproximadamente los 11 años, momento en que los niños y niñas comienzan una nueva etapa, conocida como adolescencia.

A continuación, con el fin de entender algunos de los cambios que se producen durante este periodo, el lector podrá observar algunas de los hitos más importante del desarrollo que tienen lugar a lo largo del ciclo vital.


¿Qué es la infancia?

El concepto de infancia hacer referencia al periodo inicial de la vida del ser human que, como hemos comentado antes abarca desde el nacimiento hasta la adolescencia o pubertad que tiene lugar aproximandamente hacia los 11 años de vida.

Primera infancia

No obstante, dentro del periodo infantil, podemos distinguir varias etapa, entre ellas: la primera infancia.

La primera infancia, es el periodo inicia, que abarca desde el nacimiento hasta los 5 años aproximadamente.

De esta forma se convierta en la primera etapa de vida de todo ser humano, en relación a su ciclo vital.

Estructuración espacio – tiempo

La estructuración des espacio se relación con la conciencia de las coordenadas en las que nuestro cuerpo se mueve y en las que transcurre nuestra acción [3].

Desde los planos espaciales más elementales (arriba-abajo, delante-detrás) hasta los más complejos de aprender (derecha-izquierda), niños y niñas se tienen que ir representando su cuerpo en el contexto del escenario espacial en el que transcurre su vida, siendo capaces de organizar su acción en función de parámetros como cenca-lejos, dentro-fuera, corto-largo, etc [3].

Una vez que han adquirido estas nociones, podrás adquirir aprendizajes relaciondos con el espacio, lo que se traducirá en una adquisición del espacio previamente a nivel de accion que de reperesentación [3].

Si comparamos estas nociones espaciales con las temporales, observaremos que éstas últimas son más díficiles de dominas, ya que al contrario que las primeras éstas no son perceptivamente evidentes [3].

Estructuración del espacio 

Implica las nociones espaciales de arriba-abajo, delante- detrás, derecha-izquierda. Se domina antes a nivel de la acción que a nivel de representación[3].

Estructuración del tiempo

Implica nociones temporales como antes-después, mañana-tarde-noche, ayer-hoy-mañana. Son más difíciles de adquirir que las nociones espaciales porque no son perceptivamente evidentes [3].

Lateralidad

Aunque el cuerpo humano es morfológicamente simétrico, con la mitad izquierda simétrica a la derecha, desde el punto de vista funcional es claramente asimétrico, de manera que la mayor parte de las personas utilizan el brazo y la pierna derecha del cuerpo mucho más que los mismos miembros simétricos del hemicuerpo izquierdo, esto se debe a que existe un cuerpo dominante [3].

Las preferencias  laterales pueden ser homogéneas, es decir, el mismo lado para todos los órganos y cruzadas, pues cambia para órganos distintos [3].

En el caso de algunos niños, la preferencia lateral aparece claramente diferenciada ya en la primera infancia [3]. Otros niños, sin embargo, continúan con cierto nivel de indefinición durante los años preescolares [3].

Por lo general, este fenómeno se produce entre los 3 y 6 años. Si por alguna causa ésta no se produjera de manera espontanea convendría poner los medios adecuados para que se produzca antes de los 5 años [3]. 


Control de esfínteres

El control de esfínteres se consigue entre los 18 y 36 meses. Se controla antes las heces que la orina. La orina se controla antes de día que de noche y las heces al contrario.

En las niñas hay mayor precocidad tanto en el control de las heces y la horina [3].

Relajación infantil

En relación con este aspecto tienen lugar varios hitos. En este sentido destacamos:

Control del tono muscular

Aunque en parte es involuntario, es susceptible de control mediante el aprendizaje de la relajación [3].

El desarrollo del tono muscular podría repercutir de manera notable sobre el control postural y en la mayor o menor extensibilidad de las extremidades [3].

Control del equilibrio

El control del equilibrio está estrechamente relacionado con el desarrollo cerebelar, siendo la base de nuestra autonomía funcional y nuestra independencia motora [3].

Control respiratorio

Al igual que el control del equilibrio, el control respiratorio supone una importante función corporal, la cual implica conocer como se respira y controlar conscientemente el ritmo y la profundidad de la respiración [3].


Grafomotricidad: el dibujo y la escritura

El desarrollo del gesto gráfico está influenciado por diversos factores tanto madurativos como sociales [3].

La grafomotricidad es una de las habilidades cuyo control se va afinando a lo largo de estos años al hilo de los avances madurativo que permiten ganar destrezas tanto globales como segmentarias [3].

Desarrollo del dibujo

Los autores coinciden en señalar los 18 meses como punto de partida para el desarrollo del dibujo, aunque aún no está del todo claro cómo ni cuándo se desarrolla esta habilidad [3].

  • Antes de los 2 años.Un poco antes de los 2 años empezaran a aparecer formas circulares que implicaran la articulación de la muñeca [3].  No obstante, estos trazos carecerán de intencionalidad representativa. [3].
  • Desde 2,5 a 3 años. Los niños realiza garabatos pero sin planteamiento a priori. Aunque en ocasiones los niños pueden anunciar que van a dibujar algo determinado, frecuentemente no existe un planteamiento previo [3].
  • Entorno a los 3-4 años. Los dibujos propiamente dichos son hechos con conciencia representativa e intencionalidad. Existe una etapa de “realismo intelectual” y otra de “realismo visual” [3].
  • Entre los 5 y 8 años. Los niños comienza a elaborar de un mayor número de detalles, la coordinación de distintas partes o componentes de sus dibujos y el desarrollo de imágenes progresivamente más realistas [3].

Desarrollo de la escritura

Se distinguen tres etapas en el desarrollo de la escritura manuscrita: etapa precaligráfica, postcaligráfica y alógrafo

Etapa precaligráfica

La etapa precaligráfica, la cual abarca todo el periodo de adquisición de las destrezas gráficas especializadas [3].

Se trata de un trazo inseguro, sin regularidad, variaciones  de tamaño e inclinación, falta de ligado, primeras letras [3].

Etapa postcaligráfica

La etapa postcaligráfica se logra tras la adolescencia, cuando se define  un estilo caligráfico personal [3].

Alógrafo

El alógrafo contiene la información sobre las características esenciales del trazado de cada letra y sus variaciones posibles. Son patrones  motores del trazo de letras (secuencia movimientos, dirección, tamaño y proporciones) [3].

Cada alógrafo se adapta además a las condiciones físicas de la escritura que vienen dadas por las características del instrumento de escritura y del soporte [3].

El repertorio de alógrafos no permite desarrollar de manera continua, fluida y automática los grafos, los movimientos de escritura que dan como resultado el trazo, permitiendo al escritor centrar su atención en la composición del texto y no en los movimientos que debe ejecutar [3].


Referencias bibliográficas

  1. Amar Amar, J. J. (2011). Educación infantil y desarrollo social. Investigación & Desarrollo, (7).
  2. Craig, G. J., & Baucum, D. (2001). Desarrollo psicológico. Pearson Educación.
  3. Marchesi, Á., Palacios, J., & Coll, C. (2017). Desarrollo psicológico y educación. Alianza Editorial.
  4. Rice, F. P. (1997). Desarrollo humano: estudio del ciclo vital. Pearson Educación.
Carla Andreia Carvalho Gómez

Carla Andreia Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] desarrollo del cerebro comienza durante el crecimiento embrionario y concluye en […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *