INTELIGENCIA EMOCIONAL:UNA BREVE APROXIMACIÓN

Introducción

Para Darwin la inteligencia es la adaptación al medio, las habilidades y herramientas que puede usar una persona en función de las circunstancias, los hechos y las condiciones pueda adaptarse y evolucionar para ser autónomo e independiente. Es la manera de percibir nuestro entorno, analizarlo, procesarlo, gestionarlo y responder ante él.

Dependiendo de la personalidad, carácter, temperamento, experiencias vitales, y el uso de las capacidades superiores de las que contamos, atención, memoria, percepción, orientación, resolución de problemas; así diremos que somos más inteligentes en algunos aspectos que en otros, y también si tenemos buenas capacidades intelectuales compensaremos las menos diestras con otros aspectos, o potenciaremos nuestras ventajas haciendo nuevos aprendizajes e intentando dominar cada vez más todos los aspectos.


¿Qué es la inteligencia?

Según Jorge Fiszer, instructor de las técnicas de estudio, la inteligencia es la capacidad para adquirir nuevos conocimientos y aplicarlo en situaciones nuevas para resolver problemas no programados.

Se dice que un animal es más inteligente que otro cuando presenta una mayor capacidad para adaptarse al medio ambiente. Esta adaptación al medio ambiente, trasladado al terreno humano, es una buena conexión con los principios y las técnicas que propone la inteligencia emocional.

La inteligencia es el arte de comprender parámetros, pero también de adaptarnos a la existencia.

En 1920, el psicólogo Eduard Fondaic, postula la existencia en las personas de lo que llamó inteligencia social [1,2]

Estudios de Howard Gardner

En 1986, Howard Gardner, psicólogo y educador de la universidad de Harvard, en su obra estructuras de la mente, la teoría de las inteligencias múltiples, habla de siete inteligencias.

Hoy se acepta que el ser humano posee distintas habilidades provenientes de distintas inteligencias. En un primer acercamiento se puede hablar de dos tipos de inteligencias: una lógica o racional y otra emocional. En el presente se manejan muchas definiciones sobre el término de inteligencia emocional, una sencilla sería saber manejar las emociones propias  y las ajenas. Este término apareció en 1995 en Estados Unidos tras la publicación de un libro de Daniel Goleman.

Durante el siglo XX estabamos acostumbrados a pensar que la inteligencia descansa solamente en el intelecto, incluso podríamos haber pensado muchas veces que las emociones son un estorbo para el intelecto, hoy sabemos que no es así.


¿Qué son las emociones?

La emoción viene del latín EMOVERE, que significa ser movido por. Laura Wincker, especialista en emociones, dice que nosotros estamos movidos constantemente por… y movemos a los demás continuamente, tenemos que ser saber que nuestra sóla presencia influye a los demás.

Según Charles Darwin, las emociones se han creado en un principio para preparar al hombre para la acción, en especial ante una situación de emergencia. Son impulsos básicos para la preservación de la vida. La mayoría de nuestras emociones están en nuestro código genético.

Todos los sentimientos y todas las emociones tienen una razon de ser, ningún sentimiento  es malo en sí mismo, simplemente cumple una función si lo sabemos aprovechar. No es negativo, es perturbador, pero nos permite analizar el problema y realizar las acciones oportunas para gestinarlo. Las emociones y los sentimientos no están en el corazón, se encuentran en la amígdala.

La inteligencia emocional, es una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos y engloba las habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, etc. [1,2]


Tipos de inteligencia emocional

Podemos distinguir dos tipos de inteligencia emocional en función de diferentes características.

Inteligencia personal

Está compuesta a su vez por una serie de competencias que nos indica como nos relacionamos con nosotros mismos.

Conciencia de uno mismo, conocmiento de las propias habilidades y conocimientos y sus limitaciones.

Autorregulación o control de sí mismo, son personas que controlan sus emociones y comportamiento, sin afectarles a otros aspectos de su vida.

Automotivación, son personas que se motivan ellos mismos, con iniciativas, proactivas, y con grandes habilidades para adaptarse a los cambios y reccionar ante ellos, y poner en marcha nuevas estrategias para llevar a cabo nuevas empresas con exito.

Inteligencia interpersonal

Está formada por competencias que nos indica como nos relacionamos con los demás.

Empatía, habilidad que tenemos para saber ponernos en el lugar de otras personas, sabiendo comprender y sentir cómo si fueran nuestros los  sentimientos, las emociones, las necesidades de los demás, sabe anticiparse a ellas, sabe escuchar y comprender.

Habilidades sociales

Son al aptitudes para desenvolvernos con los demás, dará lugar a buenas relaciones con los demás, la manera de comportarnos, de saber estar, interactuar con los demás. Las personas con más habilidades sociales, son personas con más exito en lo personal  y en lo laboral. Son personas mas queridas, son más seguras de sí mismas porque el refuerzo continuo del medio les hace sentirse muy bien [1,2]


¿Qué son las emociones?

Las emociones son reacciones como alegría, tristeza, amor, envidia, odio,  que sentimos los humanos antes ciertos estímulos, personas, y el entorno dónde nos movemos, lo que sentimos, no están bajo el control del razonamiento, aunque se pueden controlar por el razonamiento la manifestación de ellos, o que nos afecten más o menos, no podemos controlar sentirlos.

Emoción es un fenómeno consciente de capacidad de respuesta. El ser humano responde a circunstancias y a entradas específicas con combinaciones de reacciones mentales y fisiológicas. Las reacciones mentales son parte del conocimiento.

La base de operaciones de la inteligencia emocional es el sistema límbico, compuesto a su vez por la amígdala, que se podria definir como el asiento de toda pasión y el hipocampo. Allí surgen todas las emociones de placer, disgusto, ira, miedo y se guardan los recuerdos emocionales asociados con ellos.

Este nucleo primitivo está rodeado por el neocórtex, el asiento del pensamiento, responsable del razonamiento, la reflexión, la capacidad de anticipar y de imaginar. Allí también se procesan las informaciones que llegan desde los órganos de los sentidos y se producen las percepciones conscientes [2,3]

Emociones primarias (Plutchik,1980)

Robert Plutchik, 1980, describió las emociones primarias:

  • Ira
  • Miedo
  • Felicidad
  • Amor
  • Sorpresa
  • Disgusto
  • Tristeza

¿En qué consiste la competencia  de la autorregulación?

Es la capacidad de controlar cada individuo su equilibrio emocional, afectivo, conductual, por si mismo, con las herramientas que necesite pero con autonomía. Cuando se pierde el equilibrio, trabaja para resolver los problemas y volver a un estado estable.

Manejar las emociones para que faciliten las tareas que se llevan a cabo, y no interfieran en ellas, habilidad para recuperarse rápido del stress emocional, ser consciente y demorar la gratificación en la busquedad de los objetivos.

Autocontrol

Mantener bajo control las emociones y los impulsos conflictivos. Gobernar adecuadamente las emociones. Permanecer sereno y positivo, y mantener la atención sin dejar que las emociones alteren y hagan perder la concentración, a pesar de las  presiones.

Confiabilidad

Ser responsable, actuar de una manera correcta con moralidad, creando confianza a los demás. Ser capaz de reconocer los errores, buscando soluciones, sin engañar, así siempre pueden defender sus acciones y argumentos.

Integridad

Siempre cumplir las promesas y compromisos, se responsabilizan de sus objetivos, organizar y cuidar los trabajos.

Innovación y adaptabilidad

Estar atentos y abiertos a los conocimientos nuevos y aceptar los cambios. Aportan soluciones a los problemas, buscar nuevas ideas de fuentes nuevas, adoptar nuevas aportaciones y asumir riesgo en su planificación. Manejar múltiples situaciones, saber organizarse dando prioridades. Adaptarse rapidamente a los cambios. La visión de los acontecimientos se hace más flexible. Adaptar las respuestas a las circunstancias cambiantes [2,3]


Características de la mente emocional

La mente emocional es infantil, en cuanto que es categórica, todo lo enfoca personalizándolo en una misma. Es auto afirmante ya que no se fija en nada que socave sus sentimientos o creencias, se centra en lo que lo confirma.

Impone el pasado sobre el presente, evocando sentimientos y emociones que provocaron situaciones semejantes en el pasado, cuando se viven en el presente. Se autojustifica en el presente con la mente racional, sin saber ni conocer la situación actual, dar a entender que la domina perfectamente. Realidad específica de estado, cada emoción tiene su repertorio de sensaciones, pensamientos y recuerdos asociados, por lo que las situaciones no se viven igual, depende de las emociones, los recuerdos, los pensamientos y sensaciones, con las que las enfrentemos.

La mente emocional también es selectiva, por lo que resalta más algunos recuerdos que otros dependiendo de la emoción con que los vivió. No le importa el tiempo, sólo como se perciben y lo que nos recuerdan los acontecimientos.

Podemos decir que está orientada a las emociones, a sentir, reir, llorar, creer, intuir, vincular, impaciencia, rapidez, actuaciones por ensayo/error. Es cálida, imprecisa y se ocupa de las relaciones con los demás y con nosotros mismos. (1 y 2)


Ideas relevantes sobre el papel de la inteligencia emocional en el entorno escolar

Un niño que sabe expresar, controlar y anticiparse a los sentimientos, emociones y comportamientos de los demás, que tiene la capacidad de ponerse en el lugar del otro, tiene empatía, resuelve bién sus problemas y se regula, controla bien de acuerdo con las circunstancias de la vida y el entorno. Tiene buen concepto de sí mismo, su autoconcepto es muy bueno, cuenta con una buena coordinacion, entonces sus movimientos y presencia es correcta, todo ello favorecerá buenos resultados y esté preparado para un buen aprendizaje y adaptación a nuevas experiencias [4,2].

¿Cómo influye en el entorno escolar?

Por todo ello podemos decir que un niño con buen desarrollo de la inteligencia emocional en el entorno escolar, obtendrá mejores resultados en lo académico, será capaz de tener muy buenas relaciones afectivas de amistad con sus coetáneos, se organizará mejor su tiempo, pudiendo realizar distintas tareas y actividades, llevando una vida muy activa, tendrá un mejor desarrollo de la personalidad, su capacidad para expresar sus emociones y sentimientos, las habilidades sociales, la voluntad de decir si/no, sin dañar a los demás, expresar sus necesidades, lo que le gusta o no, pedir favores cuando los necesite y hacerlos también cuando los tenga que hacer.

Al relacionarse mejor con los demás contará con una mayor autoestima, eso hará que tenga más ganas de explorar y conocer nuevas personas y relaciones, sin miedo, lo que determinará su personalidad y sus capacidades cognitivas, potenciándolas más. Consiguiendo mejores resultados en la atención, memoria, percepción, razonamiento lógico, habilidad visoconstructiva… y por lo tanto tendrá mayor destreza en todo. Y en un futuro próximo laboralmente y profesionalmente se proyectarán muy bien.


Referencias bibliográficas

  1. Goleman, Daniel. (2006). La inteligencia social. Editorial Kairos. Barcelona.
  2. Goleman, Daniel. (1996). La inteligencia emocional. Editorial Kairos. Barcelona.
  3. Chóliz, Mariano. (2005). Psicología de la emoción: El proceso emocional. Departamento de psicología básica. Universidad de Valencia.
  4. Goleman, Daniel y Lantieri, Linda. (2009). La inteligencia emocional infantil y juvenil. Editorial Aguilar.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *