LA ESTIMULACIÓN MULTISENSORIAL Y LOS ESPACIOS SNOEZELEN

Introducción

La estimulación multisensorial se define como un gran abanico de técnicas dirigidas a proporcionar diferentes sensaciones y/o estímulos específicos a personas que presentan ciertas dificultades cognitivas y/o motoras, con la finalidad de mejorar su calidad de vida y de propiciar o incrementar sus respuestas ante el entorno, sobretodo ante otras personas o bien ante diferentes objetos.

El termino Snoezelen nació en el 1974, en el centro Hartenberg en Holanda, de la mano de Ad Verheul y Jan Hulsegge, con el objetivo de ofrecer momentos de relajación a personas con una discapacidad intelectual grave.

Este tipo de intervención en estimulación multisensorial o estimulación Snoezelen pretende dar vivencias agradables que contribuyan al bienestar emocional y incrementen por un lado el nivel de relajación y por el otro disminuyan la cantidad e intensidad de conductas disruptivas que puedan darse.

Según la visión de Snoezelen, el mundo en el que estamos se basa en múltiples sensaciones, ya sean lumínicas, acústicas, olfativas, etc… Estas sensaciones las percibimos a través de los órganos sensoriales, es por eso que este tipo de estimulación pretende potenciar todas las entradas sensoriales, ya que es una forma de conectarnos con nuestro entorno, es decir con el mundo.

Funciones que se pueden promover en un espacio snoezelen (Kwok,2003)

Durante las sesiones en espacios Snoezelen se pretende incentivar la aparición de  una serie de objetivos o funciones, que son:

  • Potenciar los momentos de relajación y disminuir los momentos de estrés.
  • El desarrollo de la autoconfianza.
  • La aparición y el manejo del autocontrol.
  • Incentivar la exploración y las capacidades creativas.
  • Establecer una buena comunicación con el entorno.
  • Proporcionar una sensación de bienestar y de ocio.
  • Promover la capacidad de elección
  • Incrementar el tiempo de atención y concentración.
  • Reducir las alteraciones conductuales que pueden aparecer.

A quien va dirigida

En un principio, la estimulación Snoezelen fue desarrollada para aplicarse a personas con discapacidad intelectual, por eso su principal campo de aplicación ha sido esta patología, aunque se han descrito múltiples campos donde se han observado beneficios en su aplicación.

Discapacidad intelectual

Fue el primer campo donde se aplicó esta intervención, en personas con discapacidad intelectual grave. Actualmente se aplica en los diferentes grados o niveles de discapacidad intelectual.

Hay diferentes estudios donde se ha constatado una mejoría de las capacidades generales de estas personas, mediante la estimulación de sus órganos y capacidades sensoriales.

En 1998, Kenyon y cols. comprobaron que la estimulación multisensorial en personas con discapacidad intelectual producían cambios en su conducta, así como un incremento del estado de relajación y de su bienestar.

En otros estudios, se constato una disminución de las estereotipias y un aumento de las conductas funcionales mientras se realizaba la intervención, así como una disminución de las alteraciones conductuales.

Y en relación al aspecto comunicativo y emocional, también se han llevado a cabo una serie de investigaciones, las cuales muestran que las personas con discapacidad intelectual que realizan este tipo de intervención, incrementan su comunicación y sus emociones positivas en detrimento de los patrones negativos de comunicación y de la expresión de las emociones negativas.

Enfermedades psiquiátricas

En diferentes estudios se comprobó que la intervención sensorial en personas que padecen una enfermedad mental, les ayudaban a reducir su nivel ansiedad y estrés y aumentaban los sentimientos de bienestar y confianza.

Además, en algunos estudios se ha observado que este tipo de estimulación ayuda a reducir la sintomatología psiquiatría que ocasiona alteraciones conductuales.

Envejecimiento normal y demencias

En la actualidad, la estimulación sensorial en personas con demencia, sobretodo demencia tipo Alzheimer está cogiendo fuerza y se están realizando diferentes investigaciones para observar que beneficios pueden obtener estar personas.

La mayoría de las intervenciones en demencia se realizan en personas en fases avanzadas.

Algunos de los beneficios observados han sido: una reducción de los sentimientos de ansiedad y estrés; una importante reducción de las alteraciones conductuales durante la sesión y en un periodo de tiempo corto al finalizarla; y un significativo efecto positivo en las conductas apáticas, depresivas y agresivas, así como una disminución de las conductas desinhibidas.

Además, se ha observado que las sesiones continuas favorecen el incremento en la interacción y la comunicación de estas personas con el entorno, así como una mayor independencia en las actividades de la vida diaria.

Dolor crónico y cuidados paliativos

Schofield y Davis realizaron un estudio en el 2000 con personas con dolor crónico, y se observó que estas personas experimentaban una elevada reducción del dolor tanto crónico como sensorial después de realizar la intervención multisensorial.

En otro estudio se analizó el impacto de esta estimulación en personas con una enfermedad terminal, y se comprobó una disminución de su nivel de ansiedad teniendo en cuenta su situación.

Parálisis cerebral

En este campo, también se ha constatado que la intervención Snoezelen tiene cierta efectividad. Diferentes estudios muestran, una mejora en la calidad de vida de estas personas. Y en otro estudio, se observó una mejora en el nivel de alerta y atención ante estímulos presentados por vía sensorial visual y auditiva, aunque dicha mejoría no se mantenía después de la sesiones. Además, se constató un mayor nivel de relajación durante e incluso una hora después de la sesión.

Aspectos a tener en cuenta antes y durante la intervención

Cuando nos planteamos empezar con una intervención en estimulación snoezelen debemos tener en cuenta una serie de aspectos:

  • Realizar una evaluación exhaustiva previa de los diferentes canales sensoriales.
  • Definir bien los objetivos de la estimulación y que estos sena individualizados.
  • Verbalizarle a la personas continuamente qué se está haciendo y qué se va a hacer.
  • Reforzar los logros, por mínimos que sean, cualquier respuesta es un logro.
  • Respetar en todo momento el estado, los ritmos y las preferencias de la persona.
  • Colocar a la persona en una postura que le resulte cómoda.
  • Revisar de forma periódica los informes médicos y las entrevistas con la familia.
  • Considerar que la respuesta a la estimulación no siempre es inmediata.
  • Repetir la estimulación del mismo modo cada vez.
  • Registrar cualquier cambio respecto a la situación previa. Es importante anotar las respuestas producidas para ir adecuando la estimulación a las necesidades de la persona.
  • Revisar los objetivos marcados al inicio de la intervención y modificarlos o adaptarlos según logros conseguidos.
  • Generalizar las actividades de estimulación a otras situaciones y/o otros contextos.

Técnicas de estimulación multisensorial y Espacios Snoezelen

Una sala multisensorial o sala Snoezelen es una espacio adaptado con material específico para realizar diferentes experiencias sensoriales. Estas experiencias se basan en actividades de estimulación que son controladas y dirigidas por profesionales, y pueden ser activas o pasivas.

Esta estimulación se realiza teniendo en cuenta todas la vías sensoriales, ya sean juntas o por separado y siempre, valorando las necesidades tanto físicas, psicológicas como sociales de cada personas.

Elementos

Los elementos u objetos que están presentes en espacio Snoezelen se clasifican en función del sistema sensorial a estimular:

  • Elementos visuales: Estos tiene una gran relevancia para poder crear un ambiente agradable y que favorezca la relajación. Algunos de los elementos visuales existentes son: las columnas de burbujas, el haz de fibras ópticas, luces de colores, etc.. También podemos utilizar otros elementos como fotografías de objetos o de familiares, juegos de construcción, tableros con piezas encajables…
  • Elementos auditivos: La voz del terapeuta debe ser suave, se pueden utilizar sonidos simples, como una campanilla, un cascabel, o pueden ser complejos, como melodías, canciones… Además, podemos utilizar elementos que al manipularlos emiten sonidos, como el papel de celofán, el plástico de burbujas, una pandereta…
  • Elementos táctiles: Debemos utilizar elementos que produzcan diferentes sensaciones táctiles, algunos de ellos son: el haz de fibras ópticas, cuaderno de telas con diferentes texturas, objetos con texturas varias como: el guante con doble textura, esponjas, algodón… y también utilizar elementos que tengan diferentes temperaturas.
  • Elementos vibratorios: el sistema vibratorio está muy ligado al sistema auditivo, algunos de los elementos que se utilizan en una sala Snoezelen son la colchoneta vibratoria y el Sound Box que es una especie de caja que emite sonidos y en consecuencia la vibración de dichos sonidos.
  • Elementos vestibulares: el sistema vestibular es necesario para disminuir el tono muscular y facilitar la relajación. En este caso, el principal objeto, en una sala Snoezelen, que estimula el sistema vestibular es la cama de agua, aunque podemos realizar otro tipo de ejercicios o actividades encaminadas a reforzar este sistema.
  • Elementos gustativos y olfatorios: Para estimular estos sentidos se suelen utilizar diferentes frascos, ya sean con los gustos básicos o olores simples y complejos. También se pueden utilizan diferentes alimentos.

Referencias bibliográficas

  1. Cid M, Camps Misericordia. Estimulación multisensorial en un espacio snoezelen: concepto y campos de aplicación. Siglo Cero Revista Española Sobre Discapacidad Intelectual. (2010); 41:22-32.
  2. Hulsegge, J. y Verheul, A. (1987). Snoezelen: Another World. Rompa Editorial.
  3. Kwok Hwm., To YF Sung HF (2003). The application of a Multisensory Snoezelen room for people with learning disabilities. Hong Kong Medical Journal, 9, 122-126.
  4. López-Almela, A. Gómez-Conesa, A. Intervención en demencias mediante estimulación multisensorial (snoezelen). Fisioterapia 2011;33(2):79—88
Laia Remolà Cabasés

Laia Remolà Cabasés

Psicóloga General Sanitaria (Neuropsicología)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *