EL CONCEPTO DE AFASIA DESDE LA NEUROPSICOLOGÍA SOVIÉTICA

Introducción

A pesar de que la aparición de la Neuropsicología propiamente dicha, en la Unión Soviética se da después de la Segunda Guerra Mundial con los trabajos de Luria (1947,19478); sus antecedentes inmediatos los podemos ubicar alrededor de los años veintes con los primeros trabajos realizados por L.S Vygostski, A.N Leontiev, A.R Luria y otros destacados investigadores.

Una de las aportaciones básicas de la psicología Soviética es la concepción de L.S Vygostski, acerca de la génesis y estructura de las funciones psicológicas y su desintegración como consecuencia del daño cerebral.

Desde su punto de vista, las funciones psicológicas del hombre constituyen complejos procesos autorregulados, sociales por su origen, mediatizados por estructura y voluntarios, conscientes y autorregulables por su funcionamiento.

Aquí el lenguaje, como una de las formas más complejas de los procesos psicológicos, desempeña un papel fundamental, ya que de hecho ninguna forma de actividad psicológica compleja transcurre sin su participación directa o indirecta.

La aproximación histórica al estudio de las funciones psicológicas, de su estructura, sus interrelaciones, su desarrollo y origen, permitió enfocar el problema de localización de las funciones en el cerebro de una manera diferente a la aproximación clásica del localizacionismo estrecho, por un lado, y a la aproximación holística por otro.

Estos planteamientos básicos de la psicología Soviética se relacionan con los trabajos de A.R Luria, quien desarrolló más detalladamente esta aproximación sobre la base de los avances contemporáneos de la Psicología, la Fisiología, la Psicofisiología, la Neuroanatomía, la Ligústica y la Psicolingüística.


Psicología general

En la psicología Soviética, el contexto social determina la formación de las funciones psicológicas, y por tanto, su estructura psicológica, de ahí que las características de estos procesos psicológicos, autorregulables y mediatizados, sean el resultado de un largo desarrollo histórico-cultural.

De esta forma, una teoría sobre la localización de las funciones psicológicas se debe fundamentar en la teoría histórica de las funciones psicológicas, en cuya base reconoce la importancia fundamental del carácter cambiante de los enlaces y las relaciones interfuncionales y de la formación de complejos sistemas dinámicos que integran toda una serie de funciones elementales, así como el reflejo generalizado de la realidad en la conciencia, de lo cual se derivan dos tesis.

La primera tesis se refiere a la cuestión de la función del todo y de la parte en la actividad del cerebro. La segunda tesis se refiere a la correlación entre unidades estructurales y funcionales.

Obviamente, esto incluye complejas relaciones entre los diferentes sistemas cerebrales que se establecen durante el proceso de desarrollo, el cual sigue la línea de abajo había arriba y su desintegración transcurre de arriba hacia abajo.


Anatomía.

La localización dinámica de las funciones psicológicas superiores se apoya también en los estudios anatómicos del cerebro. Estos estudios se relacionan sobre todo con los trabajos del destacado investigador G.I Poliakov (1965).

Los datos contemporáneos acerca de los aspectos morfológicos del cerebro permiten representar la organización neuronal de la corteza cerebral como un sistema jerárquico completo, donde se observa tanto una organización vertical como horizontal.

En la base de cada una de las regiones corticales, se encuentran las zonas primarias o de proyección.En la periferia de las zonas primarias se encuentran las zonas secundarias, o zonas proyectivo-asociativas. Finalmente, el tercer nivel está representado por las zonas terciarias, o zonas intrínsecas.

Conclusiones sobre la localización de funciones

Sobre la base de las contribuciones de estas disciplinas científicas surgió una nueva concepción acerca de la localización de funciones denominada localización dinámica de las funciones psicológicas superiores en el cerebro. Esta concepción se apoya en dos conceptos fundamentales.

El primero denominado localización de funciones por etapas que se refiere a los sistemas de elementos nerviosos (eslabones), los cuales trabajan de forma sucesiva y simultanea, pero cada uno con una actividad específica.

El segundo concepto el denominado pluripotencionalismo funcional, que se refiere a que un sistema nervioso no hay formaciones nerviosas con una sola función, sino que una forma nerviosa dada se puede incluir en varios sistemas funcionales y participar en la realización.


Concepto de afasia

Por afasia Luria (1947) entiende la alteración sistemática del lenguaje que surge ante lesiones corticales locales del hemisferio izquierdo (en sujetos diestros), las cuales llevan a la desaparición de uno u otro eslabón que se manifiesta en síndromes específicos, que caracterizan a los diferentes tipos de alteración del lenguaje.

En la base de esta nueva aproximación se encuentra el análisis factorial, que permite descubrir el mecanismo básico que subyace a cada tipo de afasia y por otro lado, el principio del análisis tipo de la lesión.

Clasificación de la afasia

A continuación se detalla la clasificación realizada sobre los diferentes tipos de afasia: concepto, ´síntomas,cuadro clínico, etc.

Afasia motora eferente

Se ha considerado tradicionalmente la afasia motora como una alteración de la capacidad para articular sonidos y palabras con conservación de los movimientos elementales de la esfera oral. Sin embargo, Luria (1947) identifica dos tipos de afasia motora (eferente y aferente), en cuya base en encuentras dos mecanismos diferentes.

El lenguaje expresivo presupone la posibilidad para encontrar los movimientos articulatorios necesarios y sus inervaciones diferenciales. Pero también presupone una cadena cinética (melodía) de movimientos articulatorios.

Para la realización de este programa cinético del lenguaje se requiere un eslabón de su nivel sensomotor, que garantiza la consecutividad y el paso, a tiempo, de un movimiento a otro. La perdida de este eslabón conduce a una afasia motora eferente o afasia cinética.

El cuadro clínico de este tipo de afasia se caracteriza por la presencia de perseveraciones que dificulta, o hacen imposible, la construcción y pronunciación de frases y oraciones.

En el cuadro psicológico, en los casos leves, observamos dificultades para el inicio del lenguaje activo y para la realización del programa motor del enunciado por lo que afecta a las diversas formas del lenguaje expresivo.

Afasia motora aferente

Para la pronunciación de sonidos no solo es necesario una serie de movimientos articulatorios, sino también la información aferente ininterrumpida acerca de la posición de los músculos fonoarticulatorios además del programa especifico o esquema cinético.

Este tipo de afasia aparece ante lesiones de las regiones parietales inferiores. Su mecanismo central, la alteración de la base cenestésica fonoarticulatoria es el responsable del defecto central, que hacen difícil o imposible encontrar la posición adecuada de los órganos fonoarticulatorios para la pronunciación de sonidos y palabras.

El cuadro clínico de este tipo de afasia se caracteriza por la presencia de parafasias literales, tanto en lenguaje espontaneo y repetitivo, como en la denominación, manteniéndose mayormente conservado el lenguaje automatizado.

En el cuadro psicológico se observan alteraciones o imposibilidad para la creación del programa motor de lenguaje como consecuencia de la afectación del eslabón cenestésico.


Afasia sensorial

La estructura de la compresión del lenguaje incluye por lo menos tres niveles de compleja interacción: psicológico, lingüístico y sensomotor.

El nivel psicológico, garantiza la comprensión del sentido, del subtexto oculto, el establecimiento de relaciones y del motivo. El nivel lingüístico, garantiza la comprensión del contenido objetal a nivel de significados. Y el nivel sensomotor, garantiza el inicio del proceso de la comprensión.

El cuadro clínico de la afasia sensorial se caracteriza por la alteración de la comprensión del lenguaje, que se manifiesta en la alteración de la compresión de palabras y de instrucciones.

En el cuadro psicológico observamos todos aquellos procesos psicológicos que no están en relación con el proceso de las gnosias acústicas, tales como praxias, la percepción visual la orientación espacial y el cálculo.

Afasia acústica-mnésica.

Otra forma de alteración de la compresión del lenguaje, se observa cuando se afecta no el eslabón que garantiza la fieferenciacion de los sonidos, sino el eslabón de la memoria verbal operativa. En estos caos aparece así la denominada afasia acústica-mnésica, que surge como consecuencia de lesiones en la segunda circunvolución temporal del hemisferio izquierdo.

El cuadro clínico se caracteriza por la alteración de la compresión del lenguaje, por la ausencia o enajenación del sentido de las palabras, por la incomprensión del sentido oculto del texto, la alteración de la denominación de objetos.

El cuadro psicológico se caracteriza por la alteración de la actualización de la palabra necesaria para la denominación de objetos.

Afasia semántica

Se produce como consecuencia de lesiones en las regiones temporo-parieto-occipitales del hemisferio izquierdo.

Su mecanismo central es la alteración de la síntesis espaciales simultaneas, que conduce al defecto central: alteración de la compresión de las estructuras lógico-gramaticales complejas del lenguaje.

El cuadro clínico se caracteriza por la ausencia de alteraciones en el lenguaje expresivo. Los pacientes pueden conservar y comprender construcciones gramaticales simples.

El cuadro psicológico se caracteriza por dificultades para reconocer y comprender las categorías gramaticales y se conserva solamente su objetivo concreto.

Afasia amnésica

Este tipo de afasia aparece como consecuencia de lesiones en los sectores temporales posteriores y temporo-occipitales del hemisferio izquierdo. En la base de este tipo de afasia pueden encontrarse dos factores o mecanismos centrales.

Uno de ellos, y el más frecuente, se relaciona con la alteración de la percepción de los objetos, es decir, con la alteración de la identificación de las características esenciales. El otro se puede relacionar con el estado patológico de los procesos nerviosos que dificultan el proceso de selección de palabra, dentro de una serie de alternativas.

En el cuadro clínico encontramos la alteración de la función nominativa del lenguaje. Hay presencia de paráfasis semánticas.

El cuadro psicológico se observa alteración de la función nominativa del lenguaje, con el resto de los procesos psicológicos y del lenguaje conservados.

Afasia dinámica

Aparece como consecuencia de lesiones en los sectores anteriores de la zona del lenguaje, por delante de la zona de Broca y en las regiones posteriores de la primera circunvolución frontal. El mecanismo central de este tipo de afasia es el defecto del lenguaje interno y en primer lugar de su aspecto predicativo. El defecto central es la alteración de lenguaje activo y productivo.

El cuadro clínico se caracteriza por un cambio en la esfera motora en ausencia de paresia; hay presencia de hipomimia y lenificación de los movimientos, tanto en la marcha como en los aspectos gestuales.

En el cuadro psicológico se observan alteraciones léxicas que se manifiestan en: dificultades para la actualización de palabras y sobre todo de verbos, reducción del vocabulario general, que se manifiesta en la dificultad para realizar asociaciones verbales, dificultad para la actualización y alteración de la construcción de oraciones y frases.


Referencias bibliográficas

  1. Joanette, Y., Ansaldo, A. I., Kahlaoui, K., Côté, H., Abusamra, V., Ferreres, A., & Roch-Lecours, A. (2008). Impacto de las lesiones del hemisferio derecho sobre las habilidades lingüísticas: perspectivas teórica y clínica. Revista de neurología46(8), 481-488.
  2. Quintanar Rojas, L. (2002) Afasias. Aspectos teóricos y metodológicos. Monografías de la Revista Española de Neuropsicología. Vol, 4, Núm, 1, 2002
Carla Andreia Carvalho Gómez

Carla Andreia Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *