¿QUÉ ES LA REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA?

Introducción histórica

En las últimas dos décadas, la atención se ha centrado fundamentalmente en las personas que han sufrido daño cerebral. Esto es debido al incremento de las tasas de supervivencia en los últimos años. Incremento que ha sido posible gracias a un mayor conocimiento médico y neuropsicológico de las consecuencias del daño, así como la creación de tratamientos y métodos diagnósticos más avanzados que han permitido llegar a diagnósticos más rápidos y precisos [11].

La rehabilitación neuropsicológica tiene una larga historia. Los inicios de esta disciplina se han vinculado con las grandes guerras mundiales, en las que los combatientes sufrían distintos tipos de lesiones y/o daños cerebrales que exigían un tratamiento inmediato y una pronta recuperación [4].

En esta línea, destaca la figura de Kurt Goldstein, neurólogo alemán, cuyos trabajos con soldados durante la Primera Mundial aportaron una amplia experiencia tanto teórica como práctica a los neuropsicólogos acerca de los comportamientos y  las consecuencias derivadas de las lesiones cerebrales [4].

Durante la Segunda Guerra Mundial, en la Unión Soviética, destaca la figura de Alexander Luria, cuyas observaciones de pacientes con daños focales del cerebro ampliaron nuestros conocimientos de los trastornos del lenguaje, la percepción, la memoria y las funciones ejecutivas (Luria, 1966), y nos legaron la idea de que la recuperación no se debe producir sólo a nivel físico sino también dentro de un contexto social [11].


¿Qué es la rehabilitación neuropsicológica?

En palabras de Maater (2006), la rehabilitación neuropsicológica podría definirse como todas aquellas actividades dirigidas a mejorar el rendimiento cognitivo general o alguno de sus procesos y/o  componentes en pacientes con algún tipo de lesión en el Sistema Nervioso Central [11].

La rehabilitación neuropsicología consistiría, por tanto, en aunar los todos los métodos, técnicas e instrumentos necesarios para reducir la discapacidad subyacente, permitiendo a los pacientes alcanzar un nivel óptimo de integración social [20].

En la actualidad, no es inusual encontrar textos en los que se compara el concepto de estimulación cognitiva con el de rehabilitación neuropsicológica. No obstante, ambos términos hacen alusión a realidades claramente diferenciables.

En concreto, el concepto de rehabilitación neuropsicológica hace referencia a un amplio campo de estudio y actuación en el que se engloban diferentes estrategias y métodos de intervención entre los que se incluyen:  la rehabilitación cognitiva (que implica también estimulación cognitiva), la modificación de conducta, la intervención con familias y la readaptación vocacional o profesional [10].

Por tanto, según Mateer (2006) la rehabilitación neuropsicológica abarcaría todo método o proceso que tenga como fin último disminuir las secuelas cognitivas y conductuales de los pacientes que hayan sufrido un daño cerebral a fin de reducir el impacto de éstas en su vida diaria [11].

¿En qué se basa? ¿qué comprende?

Dicho de otro modo, la rehabilitación neuropsicológica comprende un sistema de actividades terapéuticas, basado en la relación cerebro – conducta, dirigidas a alcanzar cambios funcionales mediante [9]:

  • El restablecimiento o refuerzo de patrones de conducta y de actividad cognitiva previamente aprendidos.
  • El establecimiento de nuevos patrones de actividad cognitiva, por medio de estrategias sustitutorias.
  • La introducción de nuevos patrones de actividad gracias a mecanismos compensatorios internos o externos.
  • La ayuda al paciente y a su familia para adaptarse a la nueva condición de discapacidad y mejorar el funcionamiento global.

Por tanto, la rehabilitación neuropsicológica implicaría el trabajo y esfuerzo de un equipo terapéutico constituido no solo por el paciente y el rehabilitador sino por  las familias que, aportarán el apoyo necesario durante todo el proceso [2].

En resumen, la rehabilitación neuropsicológica no puede ser concebida como un proceso aislado, sino como un proceso interactivo. En palabras de McLellan (1991) la rehabilitación es un proceso dinámico en el que interactúan el paciente, las familias, el equipo terapéutico y los miembros más cercanos de la comunidad. Por lo tanto, a raíz de estas afirmaciones, se establece la importancia de los factores biológicos, psicológicos y sociales en el contexto de una enfermedad o discapacidad como es el caso del daño cerebral, estableciendo la importancia del enfoque biopsicosocial dentro de la rehabilitación neuropsicológica [7].

Objetivos de la rehabilitación neuropsicológica (Muñoz, Céspedes, Tirapu, 2001)

  1. Descripción detallada de las consecuencias de la lesión o defunción cerebral en términos de funcionamiento cognitivo, posibles trastornos de conducta y alteraciones emocionales.
  2. Definición de los perfiles clínicos que caracterizan a diferentes tipos de patología que cursan con deterioro neuropsicológico.
  3. Contribución al establecimiento de un diagnostico.
  4. Establecimiento de un programa rehabilitación individualizado.
  5. Determinar de forma objetiva los progrsos de cada paciente.
  6. Identificación de factores de pronostico
  7. Valoración medico-legas
  8. Verificación de hipótesis sobre las relación entre el cerebro y la conducta que permita mejorar nuestra comprensión del modo como el cerebro procesa la información.

Premisas de la rehabilitación neuropsicológica

El cerebro es un órgano plástico. La plasticidad cerebral es una propiedad intrínseca del sistema nervioso que permite realizar modificaciones en la función y estructura del cerebro en respuesta a las demandas ambientales.

Dichas modificaciones se realizan a través del fortalecimiento, la debilitación, la poda o la adición de conexiones sinápticas así como la promoción de neurogénesis.

Esto nos permite establecer el cerebro como un órgano dinámico que se encuentra en continuo cambio, fruto de las demandas ambientales a las que se enfrenta.

En consecuencia, podríamos decir que la plasticidad cerebral es esencial para establecer y mantener los circuitos cerebrales, siendo esencial para la adquisición de nuevas habilidades o para la adaptación después de una lesión.


Principios de la rehabilitación neuropsicológica

  • La rehabilitación debe ser individualizada, es decir, la rehabilitación siempre debe ser n= 1 [10]; prestando especial atención a los deseos, valores, habilidades, roles, personalidad, etc. del paciente [15].
  • Se trata de un proceso estructurado, diseñado en función de los resultados obtenidos en la evaluación neuropsicológica [15].
  • Dicho proceso, no puede basarse en modelos estáticos, debe, por tanto, incorporar diferentes perspectivas y aproximaciones [10].
  • Debe centrarse en el paciente, en sus necesidades y déficits tanto a nivel cognitivo como conductual y emocional [15]. De esta forma, la rehabilitación se centrará en alcanzar objetivos relevantes para el paciente en función de las capacidades del mismo [10].
  • La rehabilitación, podría definirse como intervención educativa basada en las potencialidades, autocontrol y autosuficiencia del paciente [15].
  • Buena parte de la rehabilitación se centrará en que el paciente entienda sus déficits y cómo éstos repercutirán en su vida cotidiana [15]. Dicho proceso, será fundamental de cara a la recuperación.
  • La rehabilitación debe poner énfasis en la participación del sujeto durante el proceso. Hecho que constituirá una clave fundamental en relación a la recuperación [15].
  • La rehabilitación comprende más que el trabajo conjunto paciente – terapeuta. En dicho proceso la familia, constituye una parte esencial del mismo [15].
  • Los profesionales que forman parte del equipo rehabilitador deben trabajar de forma conjunta con el fin de lograr los mejores resultados para el paciente [15].

Factores que influyen en el proceso de rehabilitación

Los factores que influyen en el proceso de la rehabilitación del paciente podría clasificarse en dos grandes grupos: dependientes o independientes, en función, de si dichas variables son intrínsecas o dependientes del paciente o no [8,14].

Mecanismos y modalidades en rehabilitación cognitiva

En la bibliografía actual podemos encontrar la utilización de diversos términos o conceptos para hacer referencia a los distintos mecanismos utilizados en la rehabilitación cognitiva [15].

Los mecanismos en los que se basa la rehabilitación cognitiva pueden ser diversos, pudiendo estos coexistir, es decir, se pueden combinar diferentes mecanismos de forma simultánea [15].

Restauración

Este mecanismo consiste fundamentalmente en estimular y mejorarlas distintas funciones cognitivas trabajando directamente sobre éstas [6].

En concreto, se utiliza este método cuando la pérdida es parcial y está circunscrita a un área, teniendo como resultado una disminución de una o varias de las funciones elementales [13].

Compensación

Cuando la función alterada no puede restaurase, se potencia el empleo de habilidades preservadas [6] con el fin último de lograr una mayor autonomía funcional [13].

Sustitución

Dicho mecanismo se basa en la adquisición de diferentes estrategias de aprendizaje cuyo objetivo es minimizar las secuelas resultante del daño o lesión [6]. En concreto, se maximiza el uso de habilidades alternativas que faciliten la reorganización funcional mediante los sistemas intactos [153.

¿Qué asunciones se derivan de las premisas y principios de la rehabiltacion neuropsicológica? (Muñoz, Céspedes, Tirapu, 2001)

  • Los neuropsicólogos que trabajan en rehabilitación no pueden centrarse única y exclusivamente en los aspectos cognitivos. Dichos profesionales deben tener en cuenta, asimismo, aspectos emocionales o conductuales, entre otros.
  • Estos especialistas deben adoptar diferentes modelos y perspectivas. Por lo tanto, no deben centrarse exclusivamente en un modelo.
  • Los rehabilitadores deben tener un conocimiento exhaustivo del funcionamiento cerebral, incluyendo en su trabajo los avances realizados en el campo de la Neurociencia.
  • Los especialistas en el campo de la Neurorrehabilitación deben prestar especial atención a las relaciones con el paciente y la familias. Relaciones fundamentales de cara al proceso de recuperación.

¿Sobre qué procesos cognitivos actúa?

La rehabilitación neuropsicológica puede emplearse sobre diferentes procesos cognitivos:

Atención

La atención podría ser definida como la capacidad o habilidad cognitiva que nos permite seleccionar y procesar un estímulo para responder de manera efectiva ante éste mientras se dejan de lado otros, es decir, se trata de una habilidad a través de la cual las personas somos capaces de seleccionar la información relevante del total disponible [16].

Praxias

Las praxias podrían definirse como “la habilidad o capacidad para poner en marcha programas motores de manera voluntaria y, normalmente, aprendidos”. Es decir, esta función cognitiva podría ser descrita como los movimientos dotados de una organización que tienden a un fin, a un objetivo [16].

Gnosias

Las gnosias harían referencia a la “capacidad de interpretar, elaborar y asignar un significado a la información captada por los sentidos, es decir, haría alusión a la información relativa al qué [16].

Memoria

De forma general, podemos decir que la memoria constituye un mecanismo a través del cual el conocimiento es codificado y almacenado, para posteriormente ser recuperado [3].

Lenguaje

El lenguaje es la “capacidad o habilidad propia del ser humano, mediante la cual expresamos pensamientos y sentimientos. Se trata de una función neurolingüística, a través de la cual, mediante un conjunto de sonidos, símbolos y/o gestos elaboramos, comunicamos y entendemos ideas” [8].

Funciones ejecutivas

Entre las numerosas definiciones aportadas desde la Neuropsicología en los últimos años destacamos el planteamiento integrador de Tirapu y colaboradores. Dicho autores definen el concepto de funciones ejecutivas como la capacidad de hallar soluciones para un problema novedoso, llevando a cabo predicciones de las consecuencias a las que nos puede llevar cada una de las soluciones imaginadas [17,18,19].

Cognición social

La cognición social haría referencia al conjunto de procesos emocionales y cognitivos a través de los cuales interpretamos, recordamos, empleamos y analizamos la información sobre el mundo social [16]

¿En qué patologías puede emplearse?

La rehabilitación neurológica, en la actualidad, se emplea de forma genérica en cinco grandes grupos:

Daño cerebral adquirido

Dicho concepto hace referencia a una lesión cerebral que se produce en un individuo en un periodo determinado como consecuencia de  un traumatismo craneoencefálico, un accidente cerebrovascular isquémico o hemorrágico, un tumor cerebral, anoxia e hipoxia, encefalitis de diversas etiologías, etc.; que afecta fundamentalmente a los procesos cognitivos, al sistema motor o a la capacidad de regular las emociones y/o conducta. Mecanismos, procesos y sistemas que, hasta el momento, se habían desarrollado con total normalidad.

Trastornos del Neurodesarrollo

Dentro de este grupo podemos diferenciar diferentes trastornos que se manifiestan, principalmente, durante los primeros periodos del desarrollo. En concreto, se caracterizan por la presencia de diferentes déficits a nivel cognitivo, motor, conductual y emocional que afectan de forma significa tanto a su desarrollo personal como académico y social [1].

Enfermedades neurodegenerativas

Bajo este concepto se agrupan diferentes enfermedades, en la mayoría de los casos, de causas desconocidas; caracterizadas por el inicio insidioso, el curso progresivo de los síntomas fruto de la degradación del sistema nervioso y la falta de remisiones [5].

Discapacidad intelectual

La discapacidad intelectual es un trastorno que comienza durante el periodo de desarrollo. Dicho trastorno incluye limitaciones del funcionamiento intelectual como también del comportamiento adaptativo en los dominios conceptual, social y práctico [1].

Trastornos mentales

Existe una amplia variedad de trastornos mentales, caracterizados por diferentes déficits y manifestaciones clínicas. Dichos trastornos se caracterizan por la presencia de diferentes déficits a nivel cognitivo, motor, conductual y emocional que afectan de forma significa tanto a su desarrollo personal como social (OMS)


¿Por qué es necesaria la rehabilitación neuropsicológica?

Como hemos comentado previamente, los pacientes que sufren algún tipo de daño cerebral, Trastorno del Neurodesarrollo, Enfermedad Degenerativa, Trastorno Mental o Discapacidad Intelectual, en la mayoría de los casos, se caracterizan por presentar diferentes déficits tanto a nivel cognitivo, motor, conductual y emocional que pueden afectar de forma significa a su desarrollo personal, académico y/0 social.

A través de este tipo de tratamiento, los neuropsicólogos pretenden crear nuevas estrategias de aprendizaje mediante los mecanismos de recuperación compensación y sustitución.

Dichas estrategias permitirán al paciente recobrar un mayor nivel de funcionalidad, disminuyendo, en consecuencia, los déficits subyacentes de la patología. Dicha reducción le permitirá, en la medida de lo posible, y teniendo en cuenta sus características la reincorporación a su vida diaria.

Conclusiones

En la actualidad existen evidencias científicas claramente establecidas en torno a los beneficios de la rehabilitación neuropsicológica, pues en la actualidad son múltiples los pacientes que se han beneficiado de este tipo de tratamiento.

Como ha mostrado numerosas investigaciones y estudios, a través de este tipo de tratamiento los pacientes no son únicamente capaces de generalizar diferentes estrategias de aprendizaje sino que además se observa como muchos de ellos recobran altos niveles de funcionalidad. Niveles que les permiten la reincorporación a su vida previa y mejorar, en consecuencia, su calidad de vida.

Referencias bibliográficas

  1. American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic criteria from DSM-V. American Psychiatric Association [Washington].
  2. Anderson, N. D., & Winocur etH, G. Palmer (2003),«Principles of Cognitive Rehabilitation». Handbook of Clinical Neuropsychology.
  3. Ballesteros Jiménez, S. (1999). Memoria Humana: Investigación y teoría. Psicothema, 705-723.
  4. Bruna, O., Roig, T., Puyuelo, M., Junqué, C., & Ruano, Á. (2011). Rehabilitación neuropsicológica. Intervención y práctica clínica. Barcelona: Editorial Elsevier.
  5. de Pipaón, I. S., & Larumbe, R. (2001). Programa de enfermedades neurodegenerativas. In Anales del Sistema Sanitario de Navarra(Vol. 24, pp. 49-76).
  6. Fernández-Guinea, S. (2001). Estratregias a seguir en el diseño de los programas de rehabilitación neuropsicológica para personas con daño cerebral. Revista de Neurología33(4), 373-377.
  7. García, V., Hoover, J., & Gil Obando, L. M. (2007). La discapacidad, una mirada desde la teoría de sistemas y el modelo biopsicosocial. Hacia la Promoción de la Salud12(1), 51-61.
  8. León-Carrión, J. L. C. (1995). Manual de neuropsicología humana. Siglo Veintiuno de España,.
  9. Marrón, E. M., Alisente, J. L. B., Izaguirre, N. G., & Rodríguez, B. G. (2011). Estimulación cognitiva y rehabilitación neuropsicológica. Editorial uoc.
  10. Mateer, C. (2003). Introducción a la rehabilitación cognitiva. Avances en psicología clínica latinoamericana21(10).
  11. Mateer, C. A. (2006). Introducción a la rehabilitación cognitiva. En J. C. Arango Lasprilla, Rehabilitación Neuropsicológica. (págs. 1-14). México: Manual Moderno.
  12. McLellan, D. (1991). Rehabilitation. Brithis Medical Journal., 293-311.
  13. Muñoz Céspedes, J.M., Tirapu Ustárroz, J. (2001). Rehabilitación Neuropsicológica, Madrid . Síntesis.
  14. Muñoz-Céspedes, J. M., Paúl-Lapedriza, N., Pelegrín-Valero, C., & Tirapu-Ustarroz, J. (2001). Factores de pronóstico en los traumatismos craneoencefálicos. Rev Neurol32(4), 351-64.
  15. Tirapu Ustárroz, J. (2007). La evaluación neuropsicológica. Psychosocial Intervention16(2), 189-211.
  16. Tirapu Ustárroz, J., Rios Lago, M., & Maestú Unturbe, F. (2008). Manual de Neuropsicología. Barcelona: Viguera Editores S.L.
  17. Tirapu-Ustarroz, J., & Luna-Lario, P. (2008). Neuropsicología de las funciones ejecutivas. Manual de neuropsicología, 219-249.
  18. Tirapu-Ustarroz, J., & Muñoz-Céspedes, J. M. (2005). Memoria y funciones ejecutivas. Revista de neurología, 41(8), 475-484.
  19. Tirapu-Ustárroz, J., García-Molina, A., Luna-Lario, P., Roig-Rovira, T., & Pelegrín-Valero, C. (2008). Modelos de funciones y control ejecutivo (I). Rev neurol, 46(684), 92.
  20. World Health Organization. (2002). WHO (2001). The world health report.
Carla Andreia Carvalho Gómez

Carla Andreia Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga.
Formación en Neuropsicología

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] la rehabilitación neuropsicológica el papel del neuropsicólogo es determinante. A grandes rasgos, se podría decir que dicha tarea […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *