Principios activos de las plantas: concepto y aplicaciones

Introducción

A lo largo de los años, las diversas civilizaciones de la historia han usado diferentes sustancias para experimentar sensaciones (ya bien sea con sustancias estimulantes, sedantes o alucinógenas).

Debido a esto, en las diversas culturas ya se conocían qué plantas producían ciertos efectos. Incluso ciertos animales saben qué clase de sustancias les producen ciertos efectos psicotrópicos y las consumen a propósito sabiendo que van a experimentar sensaciones psicotrópicas, como ciertas especies de rumiantes con ciertas setas de características alucinógenas.

Debido a esto, en las diversas culturas ya se conocían qué plantas producían ciertos efectos. Incluso ciertos animales saben qué clase de sustancias les producen ciertos efectos psicotrópicos y las consumen a propósito sabiendo que van a experimentar sensaciones psicotrópicas, como ciertas especies de rumiantes con ciertas setas de características alucinógenas.

En este artículo se mostrarán algunos principios activos de algunas plantas, cómo funcionan dentro del organismo y con qué propósitos solían usarse en tiempos pasados y cómo se usan actualmente. Además, en algunos casos se verá que el consumo de este tipo de plantas es realizado por animales [5, 10].

Principios activos: concepto

El concepto de principio activo hace referencia a la composición química que presentan ciertas sustancias, que son las que causan la reacción en el organismo. Dicha reacción puede ser sedante, estimulante o psicotrópica, y tiende a actuar en uno o varios centros concretos.

Diversas plantas poseen diferentes principios activos, y desde antiguo los humanos las usaron para diferentes funciones terapéuticas; el estudio y el conocimiento de este tipo de plantas con diversas propiedades farmacológicas se llama “farmacognosia”.

Aunque estos principios activos procedentes de las plantas pueden usarse para multitud de funciones no relacionadas con el sistema nervioso (por ejemplo, para reducir inflamaciones o para potenciar el colágeno del organismo), pero este artículo tratará esencialmente de los principios activos que tienen una influencia directa en el sistema nervioso, dejando de lado aquellos que no poseen una influencia directa sobre el sistema nervioso [8, 12].

Algunos principios activos

A lo largo de la historia del estudio y la investigación de la composición química de los diferentes principios activos, se ha llegado a una clasificación que atiende a la estructura química y las propiedades derivadas de ésta:

  • Neurolépticos: Este tipo de sustancias actúan a modo de sedantes, reduciendo la actividad cortical.
  • Neuroanalépticos: Este tipo de sustancias actúan a modo de estimulantes, aumentando la actividad cortical
  • Neurodislépticos: Las sustancias que se engloban dentro de este grupo alteran la química del sistema nervioso produciendo alucinaciones.

Las diferentes plantas con propiedades psicotrópicas constan de diferentes principios activos. Algunos de los más conocidos son los siguientes:

Primer grupo

Del primer grupo, se pueden mencionar el opio y derivados (por ejemplo, la heroína, la morfina o la codeína), cuyo principio activo se obtiene de una planta conocida como adormidera, una flor emparentada con las amapolas y que actúa sobre unos receptores específicos de las neuronas (los conocidos como receptores mu) provocando una sensación de adormecimiento; las benzodiacepinas también actúan como sedantes del sistema nervioso, aunque actúan en unos receptores distintos a los de los opiáceos, teniendo su actividad en los receptores del neurotransmisor GABA (uno de los neurotransmisores más empleados para actividades inhibitorias del sistema nervioso) y causando esa sedación,

Los barbitúricos también se engloban dentro de este grupo y también actúan dentro de los receptores GABA, pero actúa de distinto modo a las benzodiacepinas, movilizando otros elementos a nivel intracelular y extracelular; la escopolamina también es otro principio activo de los que causan depresión en el sistema nervioso, actuando conjuntamente con otras sustancias depresoras y potenciando los efectos de éstas; por último, el alcohol es, tal vez, uno de los depresores del sistema nervioso más conocidos, causando alteraciones en los receptores de GABA y NMDA conjuntamente con otras alteraciones en el sistema dopaminérgico.

Segundo grupo

Del segundo grupo, se pueden mencionar a la cocaína y sus derivados, las cuales son unas sustancias que estimulan el sistema nervioso impidiendo que la dopamina sea recaptada dentro del sistema dopaminérgico, estando actuando en los circuitos neuronales de forma ininterrumpida; las anfetaminas son otras sustancias que también actúan como estimulantes del sistema nervioso, pero estas sustancias actúan modificando la actividad de los receptores de noradrenalina y dopamina, provocando esa estimulación actividad del sistema nervioso,

La nicotina es otro estimulante del sistema nervioso, actuando sobre unos receptores específicos nicotínicos (en los que interviene la acetilcolina) y que acaban derivando en una inicial liberación de GABA que luego deriva en liberación de dopamina, siendo clave en la adicción al tabaco; por último, las xantinas (sustancias tales como la cafeína, teobromina y teofilina) son otro grupo de sustancias estimulantes del sistema nervioso, actuando en receptores dopaminérgicos y de adenosina, modificando la actividad de la adenosina y haciendo que así la dopamina pueda actuar estimulando el sistema nervioso central.

Tercer grupo

En el tercer grupo podemos encontrar a, por ejemplo, la marihuana, actuando en los receptores cannabioides del sistema nervioso, causando alteraciones en la percepción de la realidad y del entorno que percibe el sujeto; los hongos alucinógenos, que poseen sustancias tales como la psilocibina, psilocina y baeocistina, que actúan en los receptores muscarínicos provocando sensaciones alucinógenas de diversa índole (son de las primeras drogas usadas por los humanos) en las personas.

La planta de peyote, poseedora de la mescalina, actúa sobre receptores serotoninérgicos del sistema nervioso y que permite la intoxicación y posterior alucinación por parte del sujeto; el LSD (dietilamida de ácido lisérgico) es otra sustancia alucinógena usada con fines recreativos y que también actúa en los receptores serotoninérgicos provocando alucinaciones en las personas que la consumen; por último, la bufotemina es otra sustancia que se obtiene tanto de plantas como de animales (sapos) y que también actúa sobre los receptores serotoninérgicos, provocando también efectos alucinógenos en las personas [1, 3, 6, 7, 9, 11, 13].

Usos de algunos de estos principios activos

Las investigaciones acerca de los diferentes principios activos han originado diferentes modos de administración y elaboración de fármacos basados en estos principios activos. Se requiere un largo tiempo de investigación para comprobar cuáles son sus efectos, cuáles son sus dianas y con qué otros compuestos deben reaccionar para poder fabricar un fármaco apto para tratamientos. Por ejemplo, algunos de los medicamentos para tratar la hiperactividad en pacientes vienen derivados de las anfetaminas, puesto que el sistema nervioso de esos individuos necesita un aporte extra de actividad para poder funcionar. Por otro lado, sustancias derivadas del opio son útiles como anestésicos tales como la morfina.

El otro uso que se suele hacer de estos principios activos es el uso recreativo. Desde tiempos antiguos, la humanidad ha estado consumiendo sustancias cuyos efectos en la consciencia variaban en función de la sustancia; desde viajes espirituales hasta usos rituales en ceremonias especiales. Se ha visto, además, que es algo compartido por distintas civilizaciones a lo largo de los siglos, por lo que además de usarse como ocio y recreación, también puede ser concebida como unas sustancias usadas para rituales de diversa índole [4, 14].

Conclusiones

Los principios activos son unos compuestos químicos que pueden llegar a ser muy útiles para la elaboración de medicamentos que mejoren las condiciones de vida de las personas, sobre todo en el terreno psicológico.

Continuar en la investigación y en el descubrimiento de nuevas propiedades de los principios activos ayudará a mejorar la capacidad de elaborar nuevos fármacos y actuar con mayor eficacia en los centros clave de las diferentes enfermedades [2].

Referencias bibliográficas

  1. Benitez, M., & Morós, C. (2016). prevención del consumo de tóxicos (1. a parte):¿ Qué sustancias consumen nuestros adolescentes. 
  2. Caputo, L. (2018). Chemical and biological study of natural substances active on the central nervous system.
  3. Fabricant, D. S., & Farnsworth, N. R. (2001). The value of plants used in traditional medicine for drug discovery. Environmental health perspectives, 109(Suppl 1), 69.
  4. Goodman, J., Sherratt, A., & Lovejoy, P. E. (Eds.). (2014). Consuming habits: drugs in history and anthropology. Routledge.
  5. López Cruz, L., Pardo, M., Dosda, A., Salomone, J. D., & Correa Sanz, M. (2011). Comparación de dosis altas de las metilxantinas cafeína y teofilina en efectos motores y ansiogénicos: estudio en modelos animales.
  6. Noguera, C. A. (2016). Necesidad de establecer mandamiento de prisión preventiva en contra de las personas inmersas en escala mínima de sustancias sujetas a fiscalización (Bachelor’s thesis).
  7. Phillipson, J. D. (2007). Phytochemistry and pharmacognosy. Phytochemistry, 68(22-24), 2960-2972.
  8. Sáez, J. A. L. (2017). Los alucinógenos. Los libros de la catarata.
  9. Tolu, S., Eddine, R., Marti, F., David, V., Graupner, M., Pons, S., … & Zemdegs, J. (2013). Co-activation of VTA DA and GABA neurons mediates nicotine reinforcement. Molecular psychiatry, 18(3), 382.
  10. Torres Bares, C., & Escarabajal Arrieta, M. D. (2005). Psicofarmacología: una aproximación histórica. Anales de psicología, 21(2).
  11. Villegas Bruguera, E. B. (2015). Estudio autorradiográfico de las alteraciones de los receptores N-metil-D-aspartato (NMDA) del glutamato en el sistema nervioso central en consumidores crónicos de alcohol
  12. Vinatoru, M. (2001). An overview of the ultrasonically assisted extraction of bioactive principles from herbs. Ultrasonics sonochemistry, 8(3), 303-313.
Germán Albeleira

Germán Albeleira

Licenciatura en Psicología. Máster en Neurociencias.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *