BRAIN GYM

¿Qué es el Brain Gym? ¿Para qué sirve? ¿Es realmente fiable?

Introducción

La Gimnasia Cerebral o Brain Gym ® es un sistema basado en el movimiento que utiliza sencillos ejercicios para que el cerebro trabaje de forma íntegra con el cuerpo, mediante estos simples ejercicio conseguimos realizar de una forma mucho más eficaz cualquier tarea en el campo educativo como por ejemplo en el aprendizaje: pudiendo incidir en diversas situaciones como la: dislexia, aprender a escribir, dificultades del aprendizaje, discalculia, estrés social y problemas emocionales (depresión, ansiedad, estrés, falta de concentración, miedo, dolor de cabeza, etc.)

Investigaciones realizadas recientemente en el ámbito de la Neurociencia, el movimiento y la motricidad temprana son de gran importancia para la generación de nuevas neuronas en edad temprana y de mayor riqueza en su estructura, favoreciendo así la capacidad cognitiva.

El primer aprendizaje que realiza el ser humano es el senso-motriz, teniendo que pasar de unos reflejos primitivos a un control postural, el cual se consigue mediante la repetición de diferentes movimientos, creando de entrada las diferentes redes neuronales y forjando así nuestra capacidad cognitiva que irán en aumento el resto de nuestras vidas.


¿Qué es el Brain Gym?

Brain Gym® forma parte de la Kinesiología educativa y es el resultado de muchos estudios en Neurociencia aplicada en el aprendizaje y en funcionamiento cerebral [1]. El creador de esta técnica es el Dr. Paul Dennison, psicólogo clínico, especializado en aprendizaje, pionero en la investigación aplicada al cerebro y una autoridad en destrezas cognitivas y de lectura. Se doctoró en el campo educativo por su investigación sobre lectura y desarrollo cognitivo.

Su investigación clínica en los EE.UU acerca de las causas y el tratamiento de las dificultades en lectura dieron como resultado la Kinesiología Educativa y el Brain Gym. Hoy en día, estas aportaciones comentadas anteriormente se vienen aplicando en más de 80 países y sus estudios, libros, manuales etc., han sido traducidos en más de 40 lenguas.

El fenómeno básico de esta técnica es que no se restringe en ninguna edad, pudiendo ser administrada desde bebes, niños, jóvenes, adultos hasta ancianos. Pudiendo dar así mejor calidad de vida a mayor grupo de gente.

Origen

En un inicio solo fue desarrollada para intervenir a niños y adultos que presentaran alguna dificultad como dispraxia, TDAH, déficit de atención, dislexia, pero después de observar estos grandes resultados ésta se utiliza para obtener nuestro mayor potencial y obtener una mejor calidad de vida de todas las personas y edades en áreas como:

  • Concentración y focalización.
  • Coordinación física y equilibrio.
  • Habilidades de comunicación y desarrollo lingüístico.
  • Desarrollo personal y manejo del estrés.
  • El cumplimiento de metas tanto profesionales como personales.
  • Liberar hábitos de estrés o compensación que dificultan el aprendizaje.
  • Aprender sin esfuerzo o estrés.
  • Fortalecer habilidades y procesos de aprendizaje
  • Mejorar la memoria, el nivel de comprensión.
  • Comunicarse más fácilmente.
  • Mejorar en matemáticas.
  • Poder leer y escribir con más facilidad.
  • Estar mejor motivado y tener más concentración.
  • Escuchar, coordinar y organizarse más fácilmente.
  • Mejorar su actitud y comportamiento.

Mediante estos diferentes ejercicios físicos conectamos diferentes áreas del cerebro y potenciamos así nuestra capacidad innata aprender, liberar bloqueos, procesar información y responder a nuestro mundo de una manera efectiva, es decir, nos permite obtener nuestro funcionamiento de manera más óptima.

Mediante esta técnica creamos nuevas vías neuronales experimentando de esta forma nuevos patrones de respuesta a medida que se adquiere una comunicación neuronal más rápida y de forma más natural.

Los ejercicios que se utilizan son muy sencillos y, a la vez, poderosos ejercicios físicos que activan las distintas dimensiones de la inteligencia estimulando el flujo de información dentro del cerebro y el cuerpo. En Brain Gym, se trabaja desde tres direcciones:

De lado a lado

Realizando movimientos de derecha a izquierda, estamos hablando de lateralidad. Esta es la habilidad para cruzar la línea central del cuerpo (una línea imaginaria que pasaría por nuestra nariz y nuestro ombligo) a nivel anatómico, estaríamos hablando de potenciar el cuerpo calloso, esta dimensión es indispensable para, entre otras cosas, leer, escribir, etc. Hablaríamos, por tanto, de cómo funciona nuestra coordinación hemisférica.

Arriba abajo

Dimensión de la Concentración, es decir, del movimiento entre arriba y abajo. Aquí se trata de la habilidad para cruzar la línea divisoria entre el componente emocional y el pensamiento abstracto.

Dentro fuera

Es la dificultad para acercarnos o separarnos estamos hablando entonces de la dimensión enfoque, relacionada con la comprensión o atención o bloqueos. Si en cualquier dirección encontramos una dificultad lo asociamos con un bloqueo o rigidez a la hora de realizar diferentes tareas. Nuestro cerebro y, por extensión, el resto de nuestro cuerpo, reaccionan al estrés que supone no poder realizar algo que queremos o que nos piden realizar. El estrés actúa como un inhibidor del movimiento.


¿Es oro todo lo que reluce?

Aunque hasta ahora mucho se ha hablado acerca de los beneficios de este tipo de entrenamiento, lo cierto es que la ciencia, una vez más, ha echado por tierra estos resultados. Este programa, podríamos englobarlo dentro de los tan extendidos mitos acerca de la gimnasia cerebral. Un ejemplo más de las técnicas y métodos pseudocientíficos a los que nos enfrentamos los profesionales en nuestro día a día.

Si quieres leer un análisis pormenorizado acerca de las luces y sombras de esta técnica, te aconsejamos la siguiente lectura: El mito de la gimnasia cerebral, un artículo de José R. Aloso, Neurobiólogo y Catedrático de la Universidad de Salamanca.

Si una lectura no es suficiente, adjuntamos una segunda propuesta. Neuromitos en el aula: de las inteligencias múltiples al Brain Gym, un artículo de Jesus C. Guillén. En el texto se desgrana paso a paso la eficacia de este método.


Referencias bibliográficas

  1. Hannaford, C. (2008). Aprender moviendo el cuerpo. México. Editorial Pax. Dennison, P, E.
  2. Dennison G, E. (2000). Brain Gym Aprendizaje de todo el Cerebro. México. D. F.: Editorial.
  3. Dennison, P, E. y Dennison G, E. (2004). Manual de Brain Gym Gimnasia Cerebral. México D.F: Edición CIKA
Marina Areny Balagueró

Marina Areny Balagueró

Doctora en Psicología Clínica y de la Salud Especialista en Neuropsicología acreditado por la COPC.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *