¿Qué es la atención?

Introducción

La atención es un proceso psicológico básico e indispensable para el procesamiento de la información, sustentado por un complejo sistema neuronal, encargado de controlar toda actividad mental [1].

El objetivo del presente artículo consiste en explicar los componentes y las características de la atención, así como los modelos teóricos del proceso, con el fin de lograr una definición clara y precisa del constructo, aceptada por todos los profesionales del campo.

La atención es una función neuropsicológica compleja, y por ello, difícil de definir. Por ello, no parece existir un claro acuerdo sobre qué y qué no es la atención. Como sabemos existen múltiples definiciones sobre qué es la atención, las cuales han surgido a lo largo de la historia de la mano de diversos autores [2]. Entre estas definiciones destaca la propuesta en 1890 por William James quien definió la atención como: “[…] la toma de posesión por parte de la mente, de forma clara y vívida, de uno de los que parecen ser diferentes objetos o líneas de pensamiento que suceden de manera simultánea. Su esencia son la localización y la concentración de la consciencia. Implica dejar de lado algunas cosas para poder tratar de forma efectiva otras“. Sin embargo, pese a ser una definición clásica, es una definición subjetiva e incompleta [4].

No obstante, no nos centraremos en analizar cada una de las definiciones surgidas en torno al concepto. De manera generalizada diremos que la atención es la “capacidad o habilidad cognitiva que nos permite seleccionar y procesar un estímulo para responder de manera efectiva ante éste mientras se dejan de lado otros, es decir, se trata de una habilidad a través de la cual las personas somos capaces de seleccionar la información relevante del total disponible”[6].


Tipos de atención

A pesar de no existir un acuerdo sobre qué es y qué no es la atención, en lo que parece ser que existe un acuerdo es en la gran confusión terminológica que existe en relación al término, ya que parte del problema parece residir en el hecho de que la atención no es un proceso unitario, así la atención debe ser entendida como un sistema complejo de subprocesos específicos.

Muchos son los autores que han propuesto teorías acerca de los tipos de atención existentes, centrándose en diferentes características de este proceso cognitivo. En este sentido, destaca el modelo propuesto por Sohlberg y Mateer (1987;1989) debido a su uso altamente extendido en el entorno clínico. Dicho modelo es jerárquico y, cada nivel requiere el correcto funcionamiento del nivel anterior y la asunción de que cada componente es más complejo que el que le precede. En concreto, estas autoras proponen la existencia de seis tipos atencionales:

Arousal. Capacidad de estar despierto y mantener la alerta, es decir, implica la capacidad de seguir estímulos y órdenes.

Atención focal. Habilidad para enfocar la atención en un estímulo ya sea visual, auditivo ó táctil.

Atención sostenida. Capacidad para mantener una respuesta de forma consistente durante un periodo prolongado de tiempo.

Atención selectiva. Es la capacidad para seleccionar, de entre varias posibles, la información relevante que hay que procesar o el esquema de acción apropiado, inhibiendo unos estímulos mientras se atiende otros.

Atención alternante. Es la capacidad para alterar el foco de atención entre tareas que implican requerimientos cognitivos diferentes, controlando qué información es procesada en cada momento.

Atención dividida. Capacidad para atender a dos cosas al mismo tiempo. Es la capacidad de realizar la selección de más de una información a la vez o de más de un proceso o esquema simultáneamente.


Procesos atencionales

Como en el caso anterior, son varios los autores que han centrado su atención en delimitar los procesos atencionales. Sin embargo, pese al gran número de teorías surgidas al respecto, parece haber un consenso en relación a los procesos atencionales. En este sentido, la atención se podría dividir en tres procesos:

Arousal. El arousal hace referencia a la capacidad de estar despierto y mantener la alerta, es decir, implica la capacidad de seguir estímulos y órdenes.

Selección. Habilidad para seleccionar la información relevante e inhibir la información irrelevante.

Control. A través del control atencional las personas pueden dirigir su comportamiento para conseguir las metas que se proponen, a pesar de los eventos que puedan distraerlas del objetivo. Además, permite procesar la información novedosa para dar una respuesta apropiada.

Conclusiones

En este artículo hemos tratado de delimitar los tipos y procesos atencionales. No obstante, aunque hemos propuesto un conjunto de tipos y procesos, no hay una única solución válida, pues a lo largo de la historia han surgido numerosas teorías y modelos a través de los cuales se han tratado de establecer los distintos tipos y procesos que integran este dominio cognitivo.

En la práctica clínica, por tanto, pueden existir tantos abordajes como modelos y teorías. No obstante, para que dicho abordaje sea satisfactorio, el profesional del ámbito deberá ajustarse al modelo o teoría que considere más valido, facilitando de esta forma un estudio exhaustivo del paciente dentro de cada esfera cognitiva.

Referencias bibliográficas

  1. Gómez-Pérez, E., Ostrosky-Solís, F., & Próspero-García, O. (2003). Desarrollo de la atención, la memoria y los procesos inhibitorios: relación temporal con la maduración de la estructura y función cerebral. Revista de neurología, 37(6), 561-567.
  2. Ocampo, L. P. L., Chamorro, I. L., Morales, M. R., & Cordero, C. P. La atención: un proceso psicológico básico. In Abstracts. European sociological Associaciation Third Conferencia. Inclusions Exclusions (Vol. 9, p. 10).
  3. Pérez Hernández, E. (2009). Desarrollo de los procesos atencionales.
  4. Redolar Ripoll, D. (2014). Neurociencia Cognitiva. Madrid: Panamérica.
  5. Sohlberg, M. M., & Mateer, C. A. (1989). Introduction to cognitive rehabilitation: Theory and practice. Guilford Press.
  6. Tirapu Ustárroz, J., Rios Lago, M., & Maestú Unturbe, F. (2008). Manual de Neuropsicología. Barcelona: Viguera Editores S.L.
Carla Andreia Carvalho Gómez

Carla Andreia Carvalho Gómez

Grado en Psicóloga. Formación en Neuropsicología

42 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] tenga mayor carga tenga en la ejecución de este juego sean aquellos mecanismos relacionadas con la atención. Es esencial que los jugadores, para un correcto desarrollo del juego, pongan en marcha los […]

  2. […] me parece algo fascinante. Comprender las bases neurales de cómo memorizamos, qué es atender o las alteraciones que se dan en el cerebro por ejemplo en algunos trastornos neurológicos es un […]

  3. […] el Capitán Flint la atención, junto a la velocidad de procesamiento, son funciones claves para convertirse en el ganador del […]

  4. […] nos permite, entre otras funciones, trabajar la atención. Concretamente, para trabajar esta función cognitiva basta con desplegar todas las piezas sobre el […]

  5. […] nos permite, entre otras funciones, trabajar la atención. Concretamente, para trabajar esta función cognitiva basta con desplegar todas las piezas sobre el […]

  6. […] extraescolares, relaciones con profesores y compañeros y dificultades relacionadas con la atención y/o […]

  7. […] nos permite, entre otras funciones, trabajar la atención. Concretamente, para trabajar este dominio cognitivo basta con que el jugador vaya presentando […]

  8. […] El objetivo final es la evaluación de la atención sostenida mediante una tarea de […]

  9. […] estas funciones mediante este juego se pueden trabajar diferentes aspectos cognitivos tales como la atención, la memoria de trabajo o las funciones ejecutivas, ya que en todo momento niños y niñas deben […]

  10. […] diseño del material nos permite, al mismo tiempo, trabajar otros dominios cognitivos tales como la atención, la memoria, la memoria de trabajo y otros componentes de las Funciones […]

  11. […] está llevando a la búsqueda de métodos y recursos capaces de evocar la atención de los alumnos; métodos asociados a la recompensa y no al castigo, ya que la curiosidad que se […]

  12. […] Intelectual: implica explorar y descubrir la realidad, inventar situaciones a las que dar solución, memorizar reglas y desarrollar la atención. […]

  13. […] muestran mayor activación y mayor grosor en áreas relacionadas con la conciencia corporal y la atención, posiblemente por el hecho de que una de las principales características de la practica […]

  14. […] el fin de trabajar la orientación en el tiempo y la atención, así como conocer las características de cada estación del […]

  15. […] temperamento, experiencias vitales, y el uso de las capacidades superiores de las que contamos, atención, memoria, percepción, orientación, resolución de problemas; así diremos que somos más […]

  16. […] qué es y qué no es la atención, actualmente, no es tan fácil. Dicha complejidad es evidente ya que si indagamos en la literatura […]

  17. […] Atención/Funciones ejecutivas. […]

  18. […] el desarrollo de procesos cognitivos tales como la atención y concentración, la memoria de trabajo o memoria […]

  19. […] asistencia a los servicios de educación especial (31%), un menor logro académico con problemas atencionales (24%) y cierto riesgo de presentar retraso mental o un nivel de inteligencia límite […]

  20. […] estado de ánimo influye en los procesos de pensamiento como la asimilación de la información, la atención y la memoria de […]

  21. […] Además, existe evidencia de que aumenta la actividad de áreas corticales implicadas en el proceso atencional […]

  22. […] Utilizar los dedos para guiar la atención, […]

  23. […] este área se trabaja el razonamiento lógico, la creatividad, la orientación espacial, la atención selectiva, la observación, la memoria, el cálculo y los conceptos […]

  24. […] Neuropsicología de la Velocidad de Procesamiento y la Atención […]

  25. […] al niño a ejercer una ligera presión sobre la pantalla que hace que los niños  multipliquen la atención sobre el trazo mejorando notablemente la coordinación ojo-mano a la vez que se eleva el tono […]

  26. […] el aumento de la capacidad nemotécnica, de atención y de concentración. Incrementa el rendimiento en el trabajo, estimula el análisis, la síntesis y […]

  27. […] de trabajo sistemático en niños que cometen errores en sus tareas diarias por problemas de atención. Se basa en la teoría de autoinstrucciones de Mencheinbaum, mediante la cual el niño verbaliza […]

  28. […] con mucha frecuencia a causa de diversas alteraciones cognitivas que presenta el paciente, de atención, percepción, memoria, aprendizaje, procesamiento de la información, razonamiento, impulsividad y […]

  29. […] atención podría ser definida como la capacidad o habilidad cognitiva que nos permite seleccionar y procesar […]

  30. […] lo que respecta al funcionamiento atencional, los datos son controvertidos. Por un lado existen estudios que indican la existencia de […]

  31. […] una herramienta diseñada para potenciar la atención y el cálculo. No obstante, también se potencian otras funciones […]

  32. […] cognitivas: atención sostenida, atención selectiva, heminegligencia, relación espacial y velocidad de […]

  33. […] secundarias (en atención táctil y visual y en la conducta […]

  34. […] Alteración en la concentración y la atención. […]

  35. […] entre posibles distractores y manteniendo nuestro estado de alerta lo que se conoce como “vigilancia o atención”; o, por el contrario, tendremos que pulsar muchas veces teniendo que refrenar así una respuesta lo […]

  36. […] nuestro rendimiento cognitivo no es el mismo, ya que pueden aparecer problemas de concentración, atención, dificultades para memorizar o para resolver problemas complejos de la vida diaria, entre otras […]

  37. […] provocando la aparición de diversas alteraciones en diferentes dominios cognitivos, incluyendo la atención, la memoria, las funciones ejecutivas y las habilidades visoespaciales, entre otras [4]. […]

  38. […] caracteriza por un nivel de distracción que puede ir desde moderado a grave, períodos breves de atención, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas. (adsbygoogle = […]

  39. […] en el caso de la atención también son muchos los autores que han tratado de dar una definición clara y precisa acerca de […]

  40. […] atención es la “capacidad o habilidad cognitiva que nos permite seleccionar y procesar un estímulo para […]

  41. […] lesiones difusas los déficits más destacados son déficits de atención (dificultades para localizar y atender a más de una cosa a la vez, atención sostenida, y centrar […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *