DISLEXIA: ¿CÓMO TRABAJARLA A TRAVÉS DE APLICACIONES INFORMÁTICAS?

Historia

El 7 de Noviembre de 1896, el British Medical Journal publicó un artículo firmado por el médico e investigador WPringle Morgan, un médico de Sussex, Inglaterra, sobre lo que hoy en día conocemos como dislexia.

En este artículo plasmó la paradoja encontrada siempre en las personas con este diagnóstico: niños brillantes que presentan grandes dificultades a la hora de aprender a leer y escribir.

Es por ello que el erróneo pensamiento que ha estado presente a lo largo de la historia sobre que aquellos niños inteligentes, con motivación y escolarizados de manera temprana tenían las condiciones idóneas para el aprendizaje de la lectoescritura, ha quedado invalidado hoy en día, entendiendo que inteligencia y facilidad para el aprendizaje de la lectura, no van siempre unidos.

Las primeras aproximaciones a la definición de este trastorno, referían que las dificultades eran debidas a problemas visuales.

Eso explicaba el hecho de invertir letras y/o palabras. Más tarde, las investigaciones al respecto dilucidaron otras causas tales como problemas cognitivos, específicamente de las áreas del lenguaje.


¿Qué es la dislexia?

A grandes rasgos, entendemos que la dislexia es un trastorno del lenguaje que implica la dificultad para identificar palabras escritas.

Concretamente, es un trastorno lingüístico del aprendizaje, de origen neurológico y que interfiere en la adquisición de la alfabetización escrita (lectura, escritura y deletreo.

Está caracterizada tanto por una pobre habilidad en la decodificación y el deletreo como por un déficit en la conciencia y/o manipulación fonológica.

Además, esas características principales pueden concurrir con dificultades en el lenguaje hablado y con déficits en la memoria a corto plazo.

Las características secundarias pueden incluir una pobre comprensión lectora (debida a problemas de decodificación y memoria), una expresión escrita deficitaria y dificultades en organizar la información para el estudio y el recuerdo.


Bases biológicas de la dislexia

La teoría más consolidada nos muestra que la dislexia tiene origen genético y base neurológica. Se han identificado algunos genes como los responsables de la dislexia.

Los genes son los encargados de configurar nuestro cerebro funcional y estructuralmente desde la migración, la diferenciación, la mielinizacion y la sinaptogénesis. Así, cuando un gen se expresa de manera anómala, produce una alteración cerebral que se distancia del funcionamiento normal.

El modelo fonológico de la lectura refería un esquema modular de procesamiento cognitivo en el que cada uno de los procesos que lo componen que se encargan de la identificación de una palabra, lo ejecuta una red específica de células.

Pero gracias a la introducción de la Resonancia Magnética Funcional (RMF) para el estudio del cerebro, se han podido medir los cambios metabólicos mientras el sujeto realiza una tarea como la lectura.

De esta manera se han podido localizar diferentes áreas activas tales como la corteza extraestriada del lóbulo occipital para la identificación de las letras, el giro frontal inferior para el procesamiento fonológico y la activación de áreas situadas en los giros temporales mediales y superiores del cerebro para el acceso al significado.

Además, existe un dimorfismo sexual para este proceso, se activan áreas diferentes para este mismo proceso según sea un hombre o una mujer quien esté realizando la actividad.

La probabilidad aumenta de manera muy significativa cuando en la familia hay personas con dislexia (de padres a hijos y entre hermanos dicigóticos y monocigóticos (100%)).

Las tasas aproximadas de prevalencia de este trastorno se sitúan entre el 10 y el 20% de la población en edad escolar y afecta a un número mayor de niños que de niñas.


Tipos de dislexia

La clasificación histórica sobre los tipos de dislexia ha sido la siguiente:

Dislexia fonológica

  • Ruta fonológica alterada. Lectura por la ruta visual (Léxica)
  • Leen bien las palabras frecuentes, sean regulares o irregulares
  • Dificultades para leer palabras desconocidas o pseudopalabras

Dislexia visual

  • Ruta visual (léxica) alterada. Lectura por la ruta fonológica
  • Leen bien palabras regulares y pseudopalabras
  • Tienen dificultades con las palabras irregulares
  • Confusión de homófonos (Ola- Hola)
  • Dificultades en las reglas de acentuación y dependientes de contexto (“arido” por “árido”; “guente” por “gente”)

Dislexia mixta o profunda

  • Las dos rutas se encuentran afectadas
  • No pueden leer pseudopalabras
  • Dificultad para acceder al significado
  • Presencia de errores visuales y derivativos
  • Dificultad en las palabras abstractas, verbos y palabras de función

¿Cómo trabajar estas dificultades por medio de aplicaciones informáticas?

Existen en el mercado una amplia variedad de aplicaciones destinadas al aprendizaje de la lectura, con múltiples métodos como por ejemplo el fonético, el silábico o el global,  y gran variedad de actividades para realizar. Pero cuando nos encontramos con niños con dificultades específicas para el aprendizaje de la lectura, debemos tomar en consideración sólo aquéllas que siguen un modelo específico que incluya todos, o al menos una gran mayoría, de los procesos que estos niños tienen deficitarios. Y una de estas aplicaciones es Diseggxia (Piruletras en castellano).

Diseggxia

Esta aplicación ha sido creada por Luz Rello, una investigadora española, Azuki, responsable del diseño y Clara Bayarri, como desarrolladora de la app.

Ha sido testada por varios grupos de estudiantes con dislexia y ha recibido varios premios importantes por la puesta en marcha de este magnífico proyecto.

La app pretende trabajar por medio de diferentes juegos, 5.000 en total, los errores tradicionales que los niños con dislexia comenten en la lectura y en la escritura.

Los ejercicios se disponen en tres niveles y tienen una amplia variedad: completar una palabra con la letra que sobra o que falta, sustituir una vocal errónea, elegir la terminación adecuada para una palabra, segmentar palabras, ordenar sílabas, etc.

Actualmente se encuentra disponible en iTunes, para dispositivos Apple, totalmente gratuita. La versión para Android se encuentra en fase beta, puede ser descargada para probar con ella.

Con este tipo de aplicaciones informáticas se pretende suplir algunas de las limitaciones que los ejercicios de lápiz y papel presentan ya que la disgrafía es comórbida a la dislexia en muchas ocasiones; además, permiten adaptar los textos en formatos específicos para que puedan ser procesados de mejor manera.


Ver más

  1. Descargar la aplicación para android
  2. Descargar la aplicación para iTunes
Marta Rincón Ortega

Marta Rincón Ortega

Doctorando en Psicología
Neuropsicóloga Infantil en Centro Crece.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *